Foros de discusión de Catholic.net :: Ver tema - La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Foros de discusión
El lugar de encuentro de los católicos en la red
Ir a Catholic.net


Importante: Estos foros fueron cerrados en julio de 2009, y se conservan únicamente como banco de datos de todas las participaciones, si usted quiere participar en los nuevos foros solo de click aquí.
La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puede editar mensajes o responder    Foros de discusión -> Temas Controvertidos de la fe y la moral
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
ultravioleta
Invitado





MensajePublicado: Mie Oct 04, 2006 4:48 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

ultravioleta escribió:
Inés: el tema es la Verdad sobre Medugorje por el Obispo Mons. Ratko Peric

Los buenos frutos no son señal suficiente para determinar la veracidad de las apariciones de Medjugorje. Hace algunos años, en El Palmar de Troya, España, las que parecían ser auténticas apariciones marianas y fueron motivo de muchas conversiones, acabaron con el surgimiento de un antipapa. Es decir, no todo lo que en un principio parece bueno es necesariamente bueno. Así, la Iglesia, por prudencia, no puede dar el ansiado «sí» a Medugorje sino hasta que las apariciones acaben. Aunque, quizá, sí podría dar un «no» definitivo antes de su término en el caso de que se determinara que fueran falsas. Y nosotros, católicos, habremos de someternos, examinando todo y quedándonos con lo bueno (cfr. 1Tes.5,9). La obediencia es lo más importante.

Arrow Cosa que en algunos no hemos visto.


-------------

Desobedecen la autoridad de la Iglesia.- A pesar de que el Obispo prohibió que se siguiera fomentando el fenómeno de Medjugorje, las puertas del templo parroquial continuaron abiertas para que los videntes pudieran tener las apariciones en dicho lugar.

Faltan milagros científicamente comprobables.- Así como para la canonización de los santos, aunque se haya demostrado la heroicidad de sus virtudes, se requiere la presencia de milagros que confirmen la santidad de la persona, también hacen falta signos objetivamente comprobables y comprobados que confirmen las afirmaciones hechas por los videntes o las personas favorecidas con la aparición.

Se habla de una oleada de curaciones, pero cuando el buró médico de Lourdes analizó las de Medjugorje, encontró que no cumplían los requisitos necesarios para poder ser declaradas milagrosas. Esto no significa necesariamente que en Medjugorje no ocurran milagros, pero sí que los que hasta ahora pudieran haber ocurrido no son verificables.

MSF (Mayo 2006).


Mexico Siempre Fiel es lo que yo puse hace páginas atrás e Inés se puso furiosa...
Volver arriba
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Mie Oct 04, 2006 5:24 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Este artículo lo publico especialmente para mi querido Alejandro.

Me ha sorprendido constatar que el Obispo Brincar hace una aclaración sobre el juicio negativo del Obispo Peric, y aseguro no leí este artículo, recien lo leo, y veo que no me equivoqué en mi definición de 'juicio positivo' y 'juicio negativo'.

También tomen nota que según la Historia de la Iglesia "Roma termina siempre por referirse a la autoridad y a la competencia del Ordinario del lugar" como he resaltado a lo largo de este tema.

Este es un artículo objetivo de cómo la Iglesia conduce supuestas apariciones marianas. No se lo pierdan. Y medítenlo por favor.


Tomado de: http://mypage.bluewin.ch/cafarus/medjugorje.esp.html

LO QUE DICE LA IGLESIA CON RESPECTO A LOS HECHOS de MEDJUGORJE

Traducido del documento de la Diócesis di Puy en Velay del 10.11.2003 publicado en http://catholique-lepuy.cef.fr/evek/documents/marie-medjugor.pdf

En los sigloss XX y XXI, después del concilio Vaticano II, Pablo VI en primer lugar y Juan- Pablo II a continuación, precisaron por sus numerosas enseñanzas, el lugar de la Virgen María en el culto cristiano, así como el sentido de la piedad marial. Antes de abordar los hechos de Medjugorje, conviene resumir estas enseñanzas.



I - El lugar de la Virgen María en el culto cristiano:

El concilio Vaticano II (1) hace hincapié en primer lugar en el hecho de que se honra a la Virgen María como "verdadera Madre de Dios y del Redentor". Pero inmediatamente, añade: aunque "su don de gracia tan eximia, antecede, con mucho, a todas las criaturas celestiales y terrenas (...) al mismo tiempo está unida en la estirpe de Adán a todos los hombres que necesitan ser salvados." La humilde "sierva" del Muy Alto lo dice en su "Magnificat": "proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador". Vaticano II destaca a continuación que en la cruz, la madre de Dios coopera "por su caridad al nacimiento en la Iglesia de los fieles que son miembros de su Jefe". Parece importante destacar que la caridad de María pertenece al fundamento de su maternidad sobre la Iglesia. La caridad, en efecto, es participación a la vida divina. Es en el creyente una gracia que finaliza la libertad humana en una plenitud ultima. Según la fe católica, la Virgen María ejerce una maternidad, deseada por el propio Cristo, una maternidad que "perdura sin cesar en la economía de la gracia". Con respecto a las enseñanzas de Vaticano II, destacamos aún dos puntos que se pueden presentar de la siguiente forma:

a) El papel materno de María con respecto a los hombres "nada quita ni agrega a la dignidad y eficacia de Cristo, único Mediador". Manifiesta al contrario su virtud.

b) El amor materno de la Virgen "cuida de los hermanos de su Hijo que peregrinan y se debaten entre peligros y angustias y luchan contra el pecado hasta que sean llevados a la patria feliz."

Tal solicitud reviste la forma de una "auxilio" que el último concilio caracteriza brevemente declarando que la Virgen María, madre de Dios y madre de los hombres, "brilla ante el pueblo de Dios peregrinante, como signo de esperanza segura y de consuelo." En efecto, por una parte, es para la Iglesia un modelo "en el orden de la fe, de la caridad y de la perfecta unión con Cristo". Es decir que la Iglesia comtempla en la Virgen María la actitud que Cristo espera de su Esposa. Y, por otra parte, esta madre incomparable "es la imagen y principio de la Iglesia que ha de ser consumada en el futuro".

Aclarando las enseñanzas del último concilio ecuménico, Pablo VI y Juan-Pablo II hicieron hincapié en el aspecto trinitario, cristológico y eclesial del culto de la Virgen María. Este aspecto es esencial para la verdadera piedad marial. Tal piedad es importante, ya que es capaz de convertirse en un "instrumento eficaz para llegar al pleno conocimiento del Hijo de Dios, hasta alcanzar la medida de la plenitud de Cristo" (2). Significativamente, Pablo VI añade: ello "contribuirá a incrementar el culto debido a Cristo mismo porque, según el perenne sentir de la Iglesia, confirmado de manera autorizada en nuestros días, se atribuye al Señor, lo que se ofrece como servicio a la Sierva; de este modo redunda en favor del Hijo lo que es debido a la Madre; y así recae igualmente sobre el Rey el honor rendido como humilde tributo a la Reina."(3) Se comprende por lo tanto por qué el culto marial, esencialmente diferente del que se rende a Cristo, conduce a Cristo.



II - Principales ejercicios de piedad aprobados y recomendados por la Iglesia:

Desde siglos, el Angelus y el Rosario de la Virgen María son oraciones de alabanza de la Virgen María. El triple angelus de cada día recuerda que el tiempo es un don de Dios, concedido para hacer crecer por el efecto de la gracia y por un libre don del corazón, la comunión filial del hombre con su Creador y Padre.

El saludo de la mañana incita el que cree a acordarse de los beneficios de la Trinidad divina, concedidos con superabundancia. Permite también ofrecer el día que comienza y librarse pacíficamente a la guía de la Providencia: "¿Qué me ocurrirá hoy, Dios mío? Lo ignoro. Todo lo que sé, es que no ocurrirá nada que de toda eternidad no hayas dispuesto por tu santa Providencia..."

A la mitad del día, cuando se manifiestan tentaciones de cansancio y desaliento, el rezo del ángelus concentra en Dios las fuerzas vivas del alma, alternando así las gracias de valor y perseverencia.

A la hora en que se perfilan las sombras de la noche, el Angelus es alabanza y gracias para el día que se acaba. Suscita el abandono que confía en una alegre esperanza.

El Rosario es un resumen del Evangelio que nos permite comtemplar todas las escenas de la vida de María y Jesús. "Los misterios de Cristo son también, en cierto sentido, los misterios de su Madre." (4) Desgranando los misterios gozosos, luminosos, dolorosos o gloriosos, al cristiano recorre los principales acontecimientos de la Encarnación redentora. Se une al rezo de intercesión y alabanza de la Iglesia universal, rezo sostenido por el de la Virgen María. En una palabra, rezar el Rosario, es rezar con "la hija perfecta del Padre", con "la Madre virginal del Verbo encarnado", con la "Esposa inmaculada del divino Paráclito", poniendo nuestros pasos en los suyos para pertenecer enteramente a Jesucristo.

La veneración hacia la Madre de Dios puede también expresarse por un peregrinaje en un santuario dedicado a la Virgen María. ¿No es María el modelo de los peregrinos, la que acompaña "la Iglesia en marcha" hacia la Jerusalén celestial, y cada fiel en su camino interior hacia el Padre? Más allá del peregrinaje hacia tal o cual santuario marial, se nos invita a ir hacia "el que ha de venir" (5) y, como María, a dejarnos conducir por el Espíritu Santo. En Francia, como en todo el mundo, numerosos lugares de peregrinajes mariales como la Rue du Bac, Lourdes o Fatima.... son reconocidos por la Iglesia y su frecuentación es fomentada.



III Las apariciones mariales:

Digamos una palabra sobre las apariciones mariales. Pueden constituir señales de esperanza que no se deben descuidar cuando la Iglesia opera los discernimientos necesarios. Sin embargo, tales apariciones nunca son, en realidad, "objeto de fe". Como lo explica claramente el cardenal Ratzinger, "la autoridad de las revelaciones privadas es esencialmente diversa de la única revelación pública: ésta exige nuestra fe; en efecto, en ella, a través de las palabras humanas y de la mediación de la comunidad viviente de la Iglesia, Dios mismo nos habla (...) La revelación privada es una ayuda para la fe, y se manifiesta como creíble precisamente porque remite a la única revelación pública."(6)

El caso de Medjugorje:

En 1999, la Asamblea de los Obispos de Lourdes me pidió, como obispo encargado de acompañar la Asociación de las Obras Mariales, que respondiera a la cuestión planteada por uno de los miembros de nuestra conferencia episcopal: "¿Existe una posición autorizada y oficial de la Iglesia para lo que se refiere a los hechos que justifican los peregrinajes a Medjugorje?" Esta nota se publicó en la "Documentación católica" del 6 de febrero de 2000.

"Les Nouveaux Cahiers Marials" me pidieron que precisara, de nuevo, la posición de la Iglesia con respecto a los "hechos" de Medjugorje, hechos que se están aún desarrollando. No teniendo misión de emitir un juicio en nombre de la Iglesia, limitaré mis palabras a lo que dicen aquellos que tienen autoridad para operar de manera oficial los discernimientos necesarios. En este caso, se trata del obispo del lugar, de la conferencia episcopal de la antigua Yugoslavia y luego la de Bosnia - Hercegovina, finalmente de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Pero de antemano, querría hacer dos observaciones y ruego al lector tenerlas en cuenta:

a) Queda por realizar una historia objetiva, serena y detallada de los acontecimientos que se desarrollan desde 1981, a Medjugorje. Más allá de las polémicas o de los argumentos "pro domo", contribuiría eficazmente a la claridad del debate, ayudando a comprender las verdaderas razones de la actitud cautelar adoptada por la Iglesia.

b) En un tiempo en el que reina el subjetivismo, factor de desagregación social y de graves disensiones eclesiales, conviene recordar que una obediencia humilde y flexible respecto a los que, en la Iglesia, asumen el servicio de la autoridad, es un acto de obediencia dirigido directamente a Cristo: "Quién los escucha, me escucha." Esta palabra divina, al orientar la libertad de creyente, permite a éste seguir exactamente a aquel que es "la vía, la verdad y la vida."

Es imposible entender las intervenciones de la Iglesia sin hacer referencia a un documento importante. En 1978, en efecto, la Congregación para la Doctrina de la Fe decretó "Normas" que explican cuáles son las personas o grupos de personas que, en la Iglesia, tienen autoridad y competencia para pronunciarse en cuanto a apariciones y revelaciones privadas (7). Las "Normas" citan sucesivamente:

- el obispo u Ordinario del lugar;

- la conferencia episcopal a la cual pertenece el obispo interesado;

- la Congregación para la Doctrina de la Fe, en nombre del Soberano Pontífice.

Con exepción de estas autoridades reconocidas, entre las cuales, conviene destacarlo, hay una unidad y una complementariedad de acción, nadie, por famoso que sea, está habilitado para pronunciarse en nombre de la Iglesia. Insistimos sobre este punto.

Examinemos ahora lo que las instancias eclesiales competentes hicieron público con respecto a los hechos de Medjugorje.



1) El obispo u Ordinario del lugar:

La primera autoridad eclesiástica mencionada en las "Normas" es el obispo del lugar, a quien "generalmente corresponde en primer lugar investigar e intervenir" (Cool, ya que al obispo diocesano corresponde "gobernar la Iglesia particular que le está encomendada con potestad legislativa, ejecutiva y judicial, a tenor del derecho." (9) Este Poder se ejerce en virtud del carisma episcopal - carisma doctoral, pastoral y jurídico - que se basa en la palabra de Cristo. (10) Como lo recuerda el concilio Vaticano II, tal palabra obliga seriamente a los fieles: "Enseña, pues, este sagrado Sínodo que los Obispos han sucedido por institución divina en el lugar de los Apóstoles como pastores de la Iglesia, y quien a ellos escucha, a Cristo escucha, y quien los desprecia, a Cristo desprecia y al que envió."

El discernimiento y el juicio de las apariciones y revelaciones privadas están incluidos en la misión de Gobierno cuya dimensión personal y carácter consagrado se destacó por el último concilio: "Esta potestad que personalmente poseen en nombre de Cristo, es propia, ordinaria e inmediata (...) En virtud de esta potestad, los Obispos tienen el sagrado derecho y ante Dios el deber de legislar sobre sus súbditos, de juzgarlos y de regular todo cuanto pertenece al culto y organización del apostolado". Por sus repercusiones pastorales (acompañamiento espiritual y asistencia sacramental de los "videntes", visitantes y peregrinos), tanto como por la doctrina de los "mensajes" atribuidos a la Virgen María, los hechos de apariciones públicas entran en la categoría de "cuanto pertenece al culto y organización del apostolado". (12)

Para Medjugorje, el Ordinario del lugar es el obispo de Móstar-Duvno. Cuando las apariciones comenzaron, el 24 de junio de 1981, el obispo era Mons. Zanic, a quien sucedió el 24 de julio de 1993 su coadjutor, Mons. Peric, actual Ordinario de Medjugorje. En el justo ejercicio de su misión episcopal, los obispos de Móstar - Mons. Zanic, luego Mons. Peric - se han esforzado en hacer obra de discernimiento, afin de guiar el pueblo que se les había confiado. Mencionemos brevemente los aspectos principales de su acción episcopal.

Debido a la prolongación de las apariciones y de las cuestiones de carácter pastoral que se planteaban, Mons. Zanic, en su calidad de Ordinaria del lugar, instituyó mediante un decreto del 11 de enero de 1982, una comisión de investigación encargada de estudiar los hechos. Esta comisión, colocada bajo su Presidencia, comprendía a dos sacerdotes seculares y dos franciscanos. Mientras que la comisión se ponía a trabajar, Mons. Zanic mantenía la Santa Sede informada del desarrollo de los acontecimientos. Lo dice él mismo en un documento importante que conviene leer atentamente. He aquí un extracto: "El obispo se esforza por informar la Santa Sede sobre todos los acontecimientos de Medjugorje." Habló dos veces con el Papa. El Papa le recomendó ser muy prudente ("¡proceder con una gran prudencia! "). El 2 de junio de 1982, el obispo fué de nuevo a Roma, y presentó un informe a la Santa Sede. Se le recomendó no apresurarse a emitir un juicio, porque el tiempo aportaría nuevas pruebas a favor y en contra." (13)

Inmediatamente, Mons. Zanic adoptó las medidas pastorales que se imponían in situ, dando instrucciones al clero franciscano de la parroquia de Medjugorje. Estas medidas, perfectamente legítimas, eran mucho menos draconianas que aquéllas que decretaron en su tiempo, para Lurdes, Mons. Laurence, obispo de Tarbes y, para Beauraing, Mons. Charue, obispo de Namur. Consciente de la importancia de asegurar a los fieles un acompañamiento espiritual y una asistencia sacramental, Mons. Zanic, en efecto, no prohibió a los sacerdotes o a los religiosos el ir a esos lugares, ni el celebrar allí la eucaristía.

En cambio, el obispo hizo hincapié en la necesidad de hacer cesar toda propaganda con respecto a los hechos. Pidió también a los franciscanos que sirven la parroquia y a los videntes, observar sobre estos hechos un silencio completo. En una carta oficial que envió, el 25 de marzo de 1985, al nuevo cura de la parroquia, el padre Tomislav Pervan, Mons. Zanic constató con tristeza que no se le había obedecido: "El obispado había constituido en 1982 la Comisión para investigar los acontecimientos y para estudiar con profundidad este caso. Por esta razón, el obispado se había abstenido de formular ninguna declaración oficial sobre el verdadero estado de la situación. Sin embargo, en sucesivas ocasiones y por intermedio de sus cartas, el obispado deseó y pidió que se cesara la propaganda vuelta vana debido a la desobediencia de los responsables de la pastoral de los "videntes". (14)

El 3 de mayo de 1984, las reservas y las inquietudes de Mons. Zanic se expresan en el cuaderno de la Crónica de la parroquia de Medjugorje. "El obispo, desde el inicio, sigue los acontecimientos de Medjugorje. Aconsejó a los Franciscanos no ultrajar, con sus declaraciones, el veredicto de la Iglesia, pero hicieron lo que quisieron, yendo de una propaganda desenfrenada, declarando la existencia de milagros imaginarios, al colocar en la iglesia la estatua terriblemente fea de la "Reina de la paz", así como libros, folletos, recuerdos etc. Actualmente, la situación es muy delicada. La Iglesia no necesita falsedad, aunque ésta puede resultar atractiva y eficaz. ¿Quién no sería feliz de ver apariciones auténticas? Las divisiones en la diócesis, en la Provincia franciscana y en el mundo con respecto a las "apariciones de la Reina de la Paz", se convirtieron en factores de estancamiento". (15)

De acuerdo con las recomendaciones de prudencia que había recibido de la Santa Sede, Mons. Zanic tomó la sabia decisión de seguir el estudio de las "apariciones". A tal efecto, en enero de 1984, amplía la comisión de investigación, agregándole nuevos miembros sacerdotes y religiosos, elegidos o propuestos por sus superiores en las distintas Facultades de teología del país, así como algunos médicos y un psicólogo-psiquiatra de la Universidad de Zagreb. (16)

Por su parte, la conferencia episcopal de Yugoslavia era plenamente consciente de los problemas que plantearía en adelante "la cuestión de Medjugorje". El 14 de enero de 1984, el cardenal Kuharic, arzobispo de Zagreb y Presidente de la conferencia episcopal, publicaba una resolución prohibiendo a los videntes de Medjugorje producirse en público en las iglesias de su diócesis.

Estas dificultades, y los resultados de los trabajos de la comisión ampliada, llevaron Mons. Zanic a publicar, el 30 de octubre de 1984, un largo documento intitulado: "La posizione attuale (non ufficiale) della Curia vescovile di Mostar nei confronti degli eventi di Medjugorje". Este texto de 23 páginas expone de manera detallada las oposiciones y las dificultades que Mons. Zanic había encontrado por parte de los partidarios de la autenticidad de los hechos.

El 15 de mayo de 1986, Mons. Zanic viajó a Roma para depositar ante la Congregación para la Doctrina de la Fe el expediente de los trabajos de la comisión de investigación diocesana. El 19 de mayo, redactó, en la "Ciudad Eterna", su declaración que implicaba un juicio negativo sobre los hechos de Medjugorje. A petición del Cardenal Ratzinger, no se publicó este juicio negativo.



2) La conferencia episcopal:

La segunda instancia que tiene autoridad para estudiar los hechos de apariciones es la conferencia episcopal. Las "Normas" fijadas por la Congregación para la Doctrina de la fe lo recuerdan claramente: "Pero la conferencia episcopal regional o nacional puede verse obligada a intervenir: a) Si el Ordinario del lugar, después de haber cumplido las obligaciones que le incumben, recurre a ella para estudiar el conjunto del hecho. b) Si el hecho se refiere también a la región o la nación, pero con el consentimiento previo del Ordinaria del lugar." (17)

El texto destaca como prealable a la intervención de la conferencia episcopal, la demanda formulada por el Ordinario del lugar, o por lo menos su consentimiento en cuanto el hecho de la aparición supera los límites de la diócesis. Fue el caso para Medjugorje. No es pues asombroso, que con el acuerdo del obispo de Móstar, la conferencia episcopal se haya interesado por la cuestión. El 29 de enero de 1987, la conferencia episcopal de Yugoslavia publicó un comunicado - firmado conjuntamente por el cardenal Franjo Kuharic, Presidente de la conferencia episcopal, y Mons. Zanic, obispo de Móstar - anunciando la institución, a nivel de dicha conferencia, de una comisión de investigación sobre los hechos de Medjugorje. Este importante comunicado indica: "En conformidad con las normas canónicas relativas al discernimiento de pretendidas apariciones y revelaciones privadas, la Comisión diocesana instituida a tal efecto por el obispo de Móstar, Ordinario del lugar, realizó una investigación sobre los acontecimientos de Medjugorje. Resultó durante la investigación que los acontecimientos en cuestión superan ampliamente los límites de la diócesis. Por ello, sobre la base de las normas anteriormente mencionadas, resultó que convenía proseguir los trabajos a nivel de la Conferencia episcopal, instituyendo a tal efecto una nueva Comisión.

Se informó a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Esta última eclaró que apreciaba el trabajo realizado por la Comisión diocesana bajo la responsabilidad del Ordinario del lugar y fomentó la continuación de estos trabajos en las instancias episcopales nacionales.

La conferencia episcopal instituyó pues una Comisión con el fin de llevar a cabo el estudio de los acontecimientos de Medjugorje. A la espera de los resultados de los trabajos de la Comisión y el juicio de la Iglesia, los Pastores y los fieles deben observar la actitud de prudencia habitual en tales situaciones. Por eso no está permitido organizar peregrinajes y otras manifestaciones que serían justificados por el carácter sobrenatural asignado a los hechos de Medjugorje. La legítima devoción a la Virgen, recomendada por la Iglesia, debe ajustarse a las directivas del Magisterio y especialmente a aquellas contenidas en la Exhortación apostólica "Marialis cultus" del 2 de febrero de 1974."

Durante cinco años, en su calidad de Ordinario del lugar y de acuerdo con las "Normas", Mons. Zanic había cumplido las obligaciones que le incumbían. Como los hechos superaban los límites de la diócesis de Móstar, la Congregación para la Doctrina de la Fe aceptó que la conferencia episcopal de Yugoslavia se haga cargo del asunto. Con respecto a esto, es importante destacar de nuevo que todo se desarrolló según el procedimiento previsto por las "Normas".

A principios del mes de febrero de 1987, el cardenal Kuharic, Presidente de la conferencia episcopal, y Mons. Zanic, obispo de Móstar, firmaron juntos una declaración pública donde se decía en particular: "no está permitido organizar peregrinajes u otras manifestaciones justificadas por el carácter sobrenatural que se atribuiría a los hechos de Medjugorje". (1Cool

Después de unos cuatro años de indagaciones e investigaciones, la conferencia episcopal de Yugoslavia publicó en abril de 1991 una declaración dicha de "Zadar". He aquí esta declaración:

"Basándose en las investigaciones hasta ahora realizadas, no puede afirmarse que se esté tratando de apariciones sobrenaturales y revelaciones. Sin embargo, las numerosas reuniones de fieles que, desde diferentes partes del mundo acuden a Medjugorje, inspirados tanto por motivos de fe como por otros varios, requieren la atención y el cuidado pastoral, primeramente del Obispo diocesano, y con él, también de los otros Obispos, para que, en Medjugorje y en todo aquello que esté relacionado con ello, sea promovida una sana devoción a la bienaventurada Virgen María, de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia. Para este propósito, los Obispos darán directrices litúrgico-pastorales apropiadas. Asimismo, a través de su comisión, continuarán manteniéndose cercanos, e investigando todo cuanto acontece en Medjugorje."

Esto constituye el único texto oficial de la conferencia episcopal de Yugoslavia, que fue disuelta "de facto" por la división del país, un año más tarde. No se trata de un juicio negativo ("constat de non supernaturalitate"), como aquél que había enunciado individualmente Mons. Zanic, sino de la constatación de una situación, constatación seguida de recomendaciones pastorales. La comisión de la conferencia episcopal no se pronunció sobre el fondo, limitándose a decir que en el estado de las cosas - diez años después del principio de las apariciones - no había evidencia que los fenómenos fueran de carácter sobrenatural ("non constat de supernaturalitate"). Sin embargo, como los hechos de Medjugorje atraían una multitud de peregrinos, convenía acompañarlos en su devoción de piedad marial.

La conferencia episcopal de Bosnia y Hercegovina tiene ahora el poder de pronunciarse, en nombre de la Iglesia, sobre los "hechos", ya que Medjugorje se encuentra en el territorio que depende de su autoridad. No obstante, esta conferencia no habiendo anunciado su intención de dictar una nueva sentencia, la única que sea oficial y que comprometa la autoridad de la Iglesia es la declaración de Zadar.

Mons. Peric, el sucesor de Mons. Zanic, después de haber estudiado cuidadosamente los hechos de Medjugorje, y en el ejercicio legítimo de su misión pastoral, hizo suya la actitud de su antecesor (19) con respecto a los peregrinajes. El obispo de Móstar hizo las siguientes declaraciones: "Debido a desbordamientos, el Ordinario del lugar (pidió) de no organizar peregrinajes oficiales, ya sea a nivel de parroquias, diócesis y más generalmente en nombre de la Iglesia... Quién actúa diversamente, se opone directamente a las declaraciones oficiales de la Iglesia, las cuales, incluso después de catorce años de supuestas apariciones y de propaganda intensiva, siguen siendo válidas para los católicos"(20). La declaración de 1995 fue seguida por otra del 21 de julio de 1998: "Los peregrinajes oficiales o de Iglesia no se autorizan, ni las visitas "privadas" que tendrían por objeto probar que las supuestas "apariciones" y "mensajes" son auténticos." (21)



3) En nombre del Soberano Pontífice, la Congregación para la Doctrina de la Fe:

Entre los dicasteros a los cuales el Soberano Pontífice delega el ejercicio de su poder supremo, el que es encargado de seguir los hechos de las apariciones es la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Por añadidura, la historia de la Iglesia enseña que Roma termina siempre por referirse a la autoridad y a la competencia del Ordinario del lugar. En efecto, siendo únicamente al servicio de la comunión eclesial, las dos autoridades del Soberano Pontífice y del obispo del lugar no podrían oponerse ni contradecirse, así como lo ha recordado el concilio Vaticano II: "A ellos (los obispos) se les confía plenamente el oficio pastoral, es decir, el cuidado habitual y cotidiano de sus ovejas, y no deben ser tenidos como vicarios de los Romanos Pontífices, ya que ostentan una potestad propia y son, con toda verdad, los Jefes del pueblo que gobiernan. Así, pues, su potestad no queda anulada por la potestad suprema y universal, sino que al revés queda afirmada, robustecida y defendida, puesto que el Espíritu Santo mantiene indefectiblemente la forma de gobierno que Cristo Señor estableció en su Iglesia "(22).

La historia de las apariciones mariales, sobre todo en la época moderna, muestra como, en la materia, las dos autoridades se han ejercido conjuntamente de maniera armoniosa, en vista de la edificación del pueblo de Dios.

Con respecto a Medjugorje: La Congregación para la Doctrina de la fe no publicó ningún texto relativo a los hechos de Medjugorje. En cambio, publicó distintos textos de carácter pastoral relativos a los peregrinajes a Medjugorje. Los mencionamos brevemente:

- El 23 de mayo de 1985, una carta va dirigida al Presidente de la conferencia episcopal italiana: "Excelencia, de varios lados, se constata y se deplora - especialmente el Ordinario competente de Móstar (Yugoslavia) - la extensa propaganda en torno a los hechos vinculados a las pretendidas apariciones de Medjugorje. Se organizaron peregrinajes y otras iniciativas, lo que no puede sino contribuir a extender la confusión entre los fieles y a perturbar el trabajo de examen delicado de los "hechos" en cuestión, a la cual la Comisión oficial se está librando. Con el fin de evitar la extensión de esta propaganda y la especulación que causa en Italia, a pesar de los dictámenes y recomendaciones de la conferencia episcopal de Yugoslavia, esta Presidencia (de la conferencia episcopal italiana) quiera bien sugerir al episcopado italiano desalientar públicamente la organización de peregrinajes al pretendido centro de apariciones, así como cualquier otra forma de publicidad, especialmente por vía escrita... " (23)

- El 14 de febrero de 1996, una carta va dirigida a Mons. Taverdet, obispo de Langres: "No deben organizarse los peregrinajes oficiales a Medjugorje, entendido como lugar de auténticas apariciones mariales, porque estarían en contradicción con lo que afirman los obispos de la ex-Yugoslavia." (24)

- El 26 de mayo de 1998, Mons. Bertone responde a Mons. Aubry, obispo de Saint-Denis-de-La-Réunion. Después de haber recordado la declaración de Zadar, añade: "deseo sobre todo precisar que no es el uso de la Santa Sede asumir, en primera instancia, una posición propia frente a supuestos fenómenos sobrenaturales". Referiéndose a la cuestión de los peregrinajes, el secretario de la Congregación precisó: "finalmente, en lo que se refiere a los peregrinajes a Medjugorje que se desarrollan de manera privada, esta Congregación retiene sobre todo que están permitidos a condición de que no sean una autentificación de acontecimientos en curso, que requieren aún un examen por la Iglesia".

Debido a la proliferación de los hechos de apariciones en el mundo - verdaderas o supuestas -, de las cuestiones que plantean, de sus repercusiones en el pueblo de Dios, la Congregacioón para la Doctrina de la Fe está trabajando sobre un texto más preciso. Esta misma Congregación anunció,hace un tiempo, la publicación de un importante documento relativo a "algunas líneas de orientación". He aquí la información:

"Se registra - en el año en curso - un aumento de fenómenos extraordinarios, supuestas apariciones mariales, mensajes, estigmas, exudaciones de estatuas de la Virgen María o de Nuestro Señor Jesucristo, "milagros eucáristicos" de toda clase, que son señalados a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Se señalan, de todas las partes del mundo, fuertes presiones ejercidas sobre la autoridad diocesana local por grupos de fieles, para inducir esta autoridad a reconocer la autenticidad de apariciones mariales, que incluso a veces se produjeron en un pasado lejano. Ocurre en algunos casos que, entre fieles que creen en estas "apariciones" y el obispo competente que no está dispuesto a concederles ningun reconocimiento, surgen tensiones persistentes y preocupantes que amenazan la unidad de la Iglesia local. La Congregación para la Doctrina de la Fe - plenamente consciente de deber dar también en esta materia delicada una respuesta pastoral adecuada a las investigaciones que, con insistencia, le llegan de distintas partes del mundo católico -, proyecta proporcionar al pueblo de Dios y a sus Pastores unas líneas de orientación a partir de nuevos criterios actualizados, afin de aclarar el sentido de las apariciones, mensajes y fenómenos extraordinarios del mismo tipo a la luz del depósito de la fe, y proponer criterios prácticos de discernimiento "(25).

Más de veinte años después del inicio de los "hechos" de Medjugorje, la Iglesia sigue adoptando una actitud de gran prudencia. Tal actitud tiene sus razones. Es pues sabio, humilde y sobrenatural tenerla en cuenta. El deseo del signatario de estas líneas es favorecer, para lo que lo concierne, un verdadero renacimiento de la piedad marial, renacimiento que pasa por un recurso frecuente al medio habitual que la Iglesia pone a nuestra disposición y que el papa Juan-Pablo II no deja de recomendar:

"¡O llena de gracia, hace brillar de un nuevo resplandor las estrellas, guías de nuestro camino: la fe viva, la esperanza inebranlable y el amor sin límite! "(26)

+ Henri BRINCARD

Obispo de Puy-en-Velay, Obispo-Acompañante de la Asociación de las Obras Mariales



1- Lumen Gentium §§ 53,.60,.62,.63, 68

2- Pablo VI: "Mariales cultus" n°25

3- Pablo VI: "Marialis cultus" n°25

4-Juan-Pablo II, "Rosarium Virginis Mariae" n°24

5-Ap 1, 4.

6 - "El Mensaje de Fatima", comentario teológico del cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, "La Documentation catholique", n°2230 del 16 de julio de 2000, p. 679

7-Normas de discernimiento para las apariciones y revelaciones privadas, definidas por la Congregación para la Doctrina de la fe en 1978

8-Normas III, 1

9-Canon 391, §1

10-Jn 20, 21-23

11-Lumen gentium, 20

12-Lumen gentium, 27

13-Mons. Zanic, "La posizione attuale (non ufficiale) della curia vescovile di Mostar nei confronti degli eventi di Medjugorje", 30 octubre 1984

14-Mons. Zanic, carta del 25 de marzo 1985 al Padre Tomislav Pervan, franciscano de Medjugorje, intitulada "Nanoviji momenti oko dogadjaja u Medjugorjé" (las noticias más recientes de Medjugorje), traducción francesa publicada en "Ivo Sivric, la cara ocultada de Medjugorje", 1988, p 141-143. La carta recuerda los cinco documentos de instrucción, dirigidos entre el 13 de diciembre de 1981 y el 19 de julio de 1984 al clero parroquial de Medjugorje, y que permanecieron sin efecto.

15- citado por Ivo Sivric, p. 137

16- se publicó la lista de los miembros de esta segunda comisión ampliada en "La Documentation Catholique" del 3 de junio de 1984, p. 596

17-Normas, III, 2.

18 - "Osservatore Romano", 14 de febrero 1987

19-Mons. Peric, "Sede de la Sabiduría" Móstar 1995 y "Espejo de justicia" Móstar 2002

20-Mons. Peric, "Sede de la Sabiduría" Móstar 1995

21-Mons. Peric, "Private visits to unauthentic Apparitions", comunicado del 21 de julio 1998, Catholic information agency (KIUM, Mostar)

22-Lumen gentium, 27

23-Carta de Mons. Alberto BOVONE, secretario de la congregación para la Doctrina de la fe, a Mons. Egido Caporello, secretario de la conferencia episcopal italiana, con fecha 23 de mayo de 1985, publicada en el "Civita catolica" del 19 de octubre 1985

24-Carta de Mons. Bertone, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, con fecha del 14 de febrero de 1996, a Mons. Taverdet, obispo de Langres

25-"Attivita della Santa Sede", 2001, p. 707

26-Oración compuesta hacia los años cincuenta por tres jóvenes Lituanos desplazados en Unión Soviética
_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Mie Oct 04, 2006 5:29 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

ultravioleta escribió:
Perdón, por volver al tema de Cleveland, querida Beatriz, solo quería aclarar. Mil disculpas! Smile


No problem Ultra. Gracias a ti por participar en este tema.

que Dios te bendiga muchísimo
_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Mie Oct 04, 2006 6:36 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Ahora me voy a dedicar a traducir las razones del Obispo Zanic. El objetivo de este tema es informar a quien está desinformado. Lo publico en inglés para el que entiende.


February 1990: statement of Bp. Zanic

"I know that there will probably be many sincerely pious souls that will misunderstand me and consider me an enemy of Our Lady.... What I am doing is defending the truth, defending the Church, and I pray to God that I be able to give up my life for this." -- Most Rev. Pavao Zanic


The Truth about Medjugorje: Bishop Zanic's Latest Statement
[Bishop Zanic's reasons for writing this statement]
1. The truth regarding the events in Medjugorje is being sought out by a Commission of the Bishops' Conference of Yugoslavia (BKJ). Their work is progressing slowly. Therefore, with this statement, I wish to help the Commission in coming to a decision as soon as possible.
Propaganda in favor of Medjugorje is being rushed in order to place before the Church and the world a "fait accompli." This has been the intention of the defenders of Medjugorje from the beginning. It must be admitted that they have succeeded, because the other side is either working too slowly or remaining silent. For these reasons and due to the motivation that I have been given from many from all over the world who realize that the truth has been trampled upon, I have decided to make another statement according to my duty and my conscience and help the commission. With this statement I wish to awaken the conscience of those who defend Medjugorje. Their path is simple, wide, and downhill all the way, while mine is difficult, thorny, and uphill.

The Church and Our Lady have no need of falsehoods. Jesus says: "The truth will make you vendedor" (John 8:32). "I am the way and the truth and the life" (John 14:6). "For this I was born, and for this I have come into the world, to bear witness to the truth. Everyone who is of the truth, hears my voice" (John 18:37). For a short description of the falsehoods about Medjugorje we would need 200 pages, but for now all I will give is this short summary without a scientific approach. I am somewhat uneasy because of the fact that in some statements my name is in the forefront, yet from the beginning of the "apparitions" I have been in the center of the events due to my episcopal position and duties. I am sorry as well for having to mention some "unpleasant things," but without them the arguments lose their strength. However, the most unpleasant things will be left out.


[Promoters of Medjugorje concealing the truth]

2. A characteristic attitude: Marina D., a tourist guide for Atlas travel, brought a priest from Panama to my office in August 1989. His name: Presbitero Rodriguez Teofilo, pastor of Nuestra Senora de Lourdes. With him came Carmen Cecilia Capriles - a journalist, Director General of the IATA agency, Avenida Alberto Navarro, Apartado 1344 Zona 7, Panama. Marina presented herself as a tour-guide translator for English and a convert because of Medjugorje.
The priest asked me for the reasons why I do not believe in the "apparitions." I told him that I have at least 20 reasons not to believe, of which only one is necessary for those who are sober and well instructed in the faith to come to the conclusion that the apparitions are not of supernatural origin. He asked me to please tell him at least one reason.

I told him about the case of the ex-Franciscan priest Ivica Vego. Due to his disobedience, by an order of the Holy Father the pope, he was thrown out of the Franciscan religious order by his General, dispensed from his vows and suspended "a divinis." He did not obey this order, and he continued to celebrate Mass, distribute the sacraments and pass the time with his mistress. It is unpleasant to write about this, yet it is necessary in order to see who is speaking for Our Lady. According to the diary of Vicka and the statements of the "seers", Our Lady claimed 13 times that Vego was innocent and that the bishop was wrong. When his mistress, Sister Leopolda, a nun, became pregnant, both of them left Medjugorje and the religious life and began to live together near Medjugorje where their child was born. Now they have two children. His prayerbook is still sold at Medjugorje and elsewhere in hundreds of thousands of copies.

Marina cannot be blamed for having fallen into a community which is concealing the truth. When I asked Marina to translate Vego's story into English, she spontaneously responded according to the practice in Medjugorje: "Do we have to tell them these ugly things?" I responded by saying that if she and other Medjugorje supporters had not held back the truth and covered up these "ugly events," these people from Panama would have found out earlier, and they would not have had to travel to Medjugorje for nothing. It is an injustice and a sin to hide this truth; even though it be unpleasant, it must be said.

3. The Marian theologian Rene Laurentin behaves in the same manner. He came to visit me around Christmas 1983, and I offered him dinner. When he asked me why I did not believe in the apparitions, I told him that according to the diary of Vicka and the words of the other "seers" this "Lady" has been speaking against the bishop. Laurentin quickly responded: "Don't publish that, because there are so many pilgrims and converts here." I was scandalized by this statement of this well-known Mariologist! Unfortunately this has remained Laurentin's position: to hide the truth and defend falsehoods. He has written around ten books on the topic of Medjugorje, and in almost all of them, the truth and Bishop Zanic are under fire. He knows well what people like to hear. Therefore, it was relatively easy for him to find those who would believe him. "A veritate quidam auditum avertent, ad fabulas autem convertentur" -- "They will turn away from listening to the truth and wander into myths" (2 Tim. 4:4). The "seers" and defenders of Medjugorje led by Laurentin from the very outset have seen that the modern believer in a communist country very quickly believes in something "miraculous," in apparent miraculous healings and apparent messages from "Our Lady."

4. The main players on which Medjugorje rests are retired Archbishop F. Franic, R. Laurentin, L. Rupcic OFM, Amorth, Rastelli S.J., and some Franciscans and charismatics from all over the world. Many books have been quickly published, as well as articles, brochures, films, and souvenirs. There are tourist agencies, pilgrimages, 600,000 copies of prayerbooks (written by two Franciscans, Vego and Prusina, who were thrown out of their Order) published in many languages, fanatical prayer groups that are inspired by the apparent messages of Our Lady, and finally there is the greatest motivator of all -- money. No one even mentions that which throws doubt on the "apparitions." The bishop has been warning everyone, but the "machinery" has been working overtime.

Fifty miraculous healings have been mentioned, then 150, 200, 300, and so on. Laurentin chose 56 dossiers and sent them to the "Bureau medical de Lourdes." Dr. Mangiapan responded in their Bulletin, April '84, that these dossiers have no practical value, and they cannot be used or considered as serious proofs of the apparitions in Medjugorje. Much has been written about the healing of Diane Basile. I sent the dossier to Dr. Mangiapan who studied the case and then took the position "opinion plus que reservée." It is a case of multiple sclerosis. More will be written about this later in a book.


[The credibility of the seers: Mirjana Dragicevic]

5. The credibility of the "seers" - Mirjana Dragicevic. One month after the beginning of the "apparitions" I went to Medjugorje to question the "seers." I asked each of them to take an oath on the cross and demanded that they speak the truth. (This conversation and oath were recorded on tape.) The first one was Mirjana: "We went to look for our sheep when at once..." (The associate pastor interrupted and told me that they actually went out to smoke, which they hid from their parents.) "Wait a minute, Mirjana, you're under oath. Did you go out to look for your sheep?" She put her hand over her mouth. "Forgive me, we went out to smoke," she said. She then showed me the watch on which the "miracle" occurred because the hands of the watch had gone haywire. I took the watch to a watch expert, who said that the watch had certainly fallen and become disordered. After bringing the watch back to her I told her not to mention that a miracle occurred. Yet, on cassettes taped later on, she went to to speak of how a miracle occurred with the watch and that initially they had gone out to search for their sheep.
Later on, she claimed that Our Lady said that all faiths are equal. How much can we believe Mirjana?


[The credibility of the seers: Vicka Ivankovic]

6. Vicka Ivankovic has been the main "seer" from the beginning and through her the creator of Medjugorje, Rev. Tomislav Vlasic OFM, has launched the main portion of falsehoods regarding Medjugorje. He presented himself to the Pope in a letter May 13, 1984 as follows: "I am Rev. Tomislav Vlasic, the one, according to Divine Providence, who guides the seers of Medjugorje." It would have been better for him to withdraw into the "desert" and remain silent, because his past speaks enough about him. Vicka spoke and wrote much, and in so doing she fell into many contradictions. Prof. Nikola Bulai, a member of the first commission, questioned her and wrote a 60-page study on her. He numbered all the illogicalities and falsehoods of her diary. Here I will only mention the bloody handkerchief incident.
Word spread around that there was a certain taxi driver who came across a man who was bloody all over. This man gave this taxi driver a bloodied handkerchief and he told him to "throw this in the river." The driver went on and then he came across a woman in black. She stopped him and asked him to give her a handkerchief. He gave her his own, but she said: "not that one but the bloody handkerchief." He gave her the handkerchief she wanted and she then said: "If you have thrown it into the river, the end of the world would have occurred now." Vicka Ivankovic then wrote in her diary that they asked Our Lady if this event was true, and she said that it was, and along with this, "that man covered with blood was my son Jesus, and I [Our Lady] was that woman in black."

What kind of theology is this? From this it appears that Jesus wants to destroy the world if a handkerchief is thrown into a river and that it's Our Lady who will save the world!

7. On the 14th of January 1982 Vicka, Marija, and little Jakov came to visit me. Vicka began to speak quite nervously because she was speaking falsehoods. She said, "Our Lady sent us to you to tell you that you are too harsh with Franciscans..." In what way? "We don't know!"

Two Franciscan chaplains in Mostar, Ivica Vego and Ivan Prusina, which the bishop sought to remove from Mostar because of disorder and disobedience towards the faithful of the newly-established cathedral parish in Mostar, defended themselves before their superiors by saying they would not leave Mostar because Our Lady, through Vicka, told them not to leave. This was mentioned to me by a member of the Franciscan Provincial Council.

I asked Vicka at our meeting: "Did Our Lady mention anything about the Mostar chaplains, Vego and Prusina?" "She did not. We don't know them," responded all three. Our conversation lasted 30 minutes, and I taped all of it. I repeated the question of the chaplains of Mostar several times, and they always responded, "We don't know them." Later on, I found from Vicka's diary that they knew the chaplains very well. It was clear to me that they were lying, yet I did not want to mention this to them in order to maintain their confidence during our conversations.

8. On the 4th of April 1982, Vicka and Jakov came to visit me "sent by Our Lady." The chaplains of Mostar, Vego and Prusina, were thrown out of the Franciscan Order in January of that year by the superiors of their Order. Many followers of Medjugorje and "Our Lady" defended the expelled chaplains. During our conversation, Vicka very excitedly began: "The last time we were with you, we didn't tell you everything and for this reason Our Lady scolded us. We spoke of many things and therefore we forgot..." "What did you forget?" "Our Lady told us to tell you that those chaplains, Vego and Prusina, are priests and, therefore, they can celebrate Mass just like other priests." "Wait a minute. Did Our Lady tell you this before our last meeting?" "Yes, that's why she sent us to you. Last time I spoke of many other things and I forgot to mention this." during that previous meeting I asked her directly several times if Our Lady mentioned anything about the two chaplains. It was clear to me that Vicka was lying, and this was proof enough for me not to trust her statements. Marija and Jakov also participated in this lie.

9. Towards the end of January 1983, Rev. Grafenauer, a Jesuit priest, came to me with the intention of researching the phenomenon of Medjugorje. He listened to 20 cassettes, and after having listened to them he said that he would not go to Medjugorje because he concluded that Our Lady was not appearing there. Upon my insistence he went to Medjugorje and after a few days he came back as a "convert" of Fr. Vlasic. He brought some documents, threw them on the table and said: "Here's what Our Lady wishes to tell you!" I understood this as a plot to overthrow the bishop with the help of Our Lady. The documents he brought were a compilation of Vicka's diary, the parish chronicle and hand-written documents. For this reason it is difficult to establish where they were first written. Vicka and those who defend Medjugorje hid this from the bishop for more than a year. Here are a few quotes:


December 19, 1981: "Our Lady said that the bishop is to blame for the disorder in Herzegovina. She also said that Rev. Ivica Vego is not to blame, yet that the bishop has all authority. Our Lady said that he [Vego] should remain in Mostar and not leave.
January 3, 1982: All the "seers" together asked Our Lady about Rev. Ivica Vego. Our Lady answered: "Ivica is innocent. If they throw him out of the Franciscan Order, may he remain courageous.... Ivica is innocent." Our Lady repeated this three times.

January 11, 1982: We asked again about the two chaplains of Mostar, and Our Lady repeated twice what she had mentioned earlier regarding them. (Note: January 14, 1982, Vicka was at the Chancery office with the bishop and at that meeting she mentioned that she did not know Vego.)

January 20, 1982: The children asked what Rev. Ivica Vego and Rev. Ivan Prusina were to do now that they were thrown out of the Order. Our Lady answered: "They are innocent. The bishop was harsh in his decision. They can stay."

April 15, 1982: Vicka asked Our Lady a question. "Could you generally tell me everything about Ivica Vego and Ivan Prusina?" Our Lady smiled at first and then she said, "They are innocent." She repeated twice that: "The bishop has made a mistake... let them remain at Mostar.... they can say Mass sometimes but may they be careful to stay away from attention until things calm down. They have no faults...."

April 16, 1982: "Yesterday while we were with Our Lady we asked her if we could pray the Our Father for them [Vego and Prusina]. She answered immediately: 'Yes you can,' and she prayed with them. When we finished the prayer she smiled and said to me: "Those two are constantly on your mind." I answered, "You're right."

April 26, 1982: Our Lady: "The bishop has no real love of God in his heart. Regarding the bishop, may Ivica and Ivan remain calm. What the bishop is doing is contrary to the will of God, yet he can do as he pleases, but one day justice as you have never seen shall be revealed."

10. Vicka never denied that Our Lady said these things or that she wrote these things down in her diary. The assurance and authenticity of this can be best confirmed by a cassette taped by Rev. Grafenauer during his talks with Vicka and Marija. He left taped copies of the cassette in the parish of Medjugorje, with the bishop, and he left one with the Bishops' Conference in Zagreb. The cassette should be heard!

A conversation with Vicka: "The bishop has the duty to judge whether or not this is Our Lady...," said Rev. Grafenauer.


Vicka: He can judge as he wants, but I know it's Our Lady.
Grafenauer: The Church says that those who are confident in themselves, that this itself is a sign that Our Lady is not appearing here.

Vicka: Let those who are doubtful remain doubtful; I'm not.

Grafenauer: This is not a good sign... you once told the bishop that he should listen more to Our Lady than to the Pope.

Vicka: Yes I did.

Grafenauer: This means that the bishop should listen to you more than to the Pope.

Vicka: No, not me.

Grafenauer: But the bishop doesn't know what the phenomenon is, and perhaps it is not Our Lady.

Vicka: Yes, it is Our Lady.

Grafenauer: You told the bishop that he is to blame and that those two [Vego and Prusina] are innocent and that they can perform their priestly duties.

Vicka: Yes I did.

Grafenauer: Can they hear confessions? Did Our Lady mention that?

Vicka: Yes.

Grafenauer: If Our Lady said this and the Pope says that they cannot....

Vicka: The Pope can say what he wants, I'm telling it as it is!

Grafenauer: See, this is how one can come to the conclusion that this is not Our Lady... when the Pope says no, they cannot celebrate Mass, and they cannot hear confessions, and then on the other hand, Our Lady says they can do both, this cannot be!

Vicka: I know what is right [What Our Lady said].

Grafenauer: This cannot be true. I would put my hand into fire to testify that this is not Our Lady speaking. When a person has a greater gift there also exists a greater danger that the devil could be at work upon this person.

What a degrading humiliation of Our Lady! According to these statements she is destroying obedience in the Church, obedience to the bishop, to the heads of the Franciscan Order, and to the Holy Father. She is defending Vego!

11. The apparition in Cerno. Cerno is a village not far away from Medjugorje. The eighth day after the beginning of the apparitions in Medjugorje there was an "apparition" near Cerno. The "seers" told Rev. Jozo Zovko, the pastor of Medjugorje at the time, of this happening the evening of the event. They mentioned that Our Lady said four or five times that she would only appear for three more days, that is, on July 1, 2, and 3. This was recorded on cassette and publicized by Rev. Ivo Sivric, OFM. The cassette was reproduced. A few years later Rev. Janko Bubalo published a book titled, A Thousand Meetings with Our Lady. This is a book of conversations with Vicka. Vicka does not mention this event, therefore Rev. Bubalo asked whether or not Our Lady said "only three more days." Vicka responded by saying that she did not remember!

It is evident that Vicka is speaking falsehoods and that Our Lady cannot say that which Vicka is saying. Vicka is fabricating these statements. Should this remain unknown to the rest of the world? Evil (such as speaking falsehoods about Our Lady) must not be done in order to obtain a greater good (such as pilgrimages, prayers, etc.).


[The credibility of the "seers": Marija Pavlovic.]

12. "Seer" Marija Pavlovic Here is a written account of the taped conversation between Rev. Grafenauer and Marija:
Grafenauer: Did Our Lady say that the bishop is to blame?
Marija: Yes.

Grafenauer: Did she say that Vego and Prusina were not to blame?

Marija: Yes.

Grafenauer: When Our Lady says that the bishop is to blame this immediately appears suspicious, and we could conclude that this is not Our Lady speaking. The seers are apparently spreading word around that the bishop is to blame.

Marija: Our Lady told us this.

Grafenauer: This is causing revolt in Hercegovina and these are not good fruits. People will be angry with the bishop and will defame his reputation. How can Our Lady do such things? The Church knows well that Our Lady is good and that she would never do such things.

Marija: Our Lady told us this.

Archbishop F. Franic, Rev. Laurentin, and many others know all this, yet they remain silent. What kind of theology can accept these statements by Our Lady through the declarations of the "seers" that their Teacher, Pastor, and Liturgist, the bishop, who has legally received his duty from Christ through the Church, has no love of God in his heart, that he is declared a sinner throughout the world, that he should convert and that prayers will be said in Medjugorje for this intention? There were statements made that Jesus himself would pray for the bishop so that the bishop would believe and then take better action in favor of the events in Medjugorje. To say that the bishop is to wait for Our Lady's judgement is an absurdity. It is an offense against Our Lady, the Mother of the Church. God knows that I am not without sin, and that Our Lady could criticize me, yet God alone is the judge. I have never been reprimanded or warned by the Holy See for my episcopal service.

13. The creator of Medjugorje, Rev. Tomislav Vlasic, amongst other things has published and distributed in many languages a seventeen page booklet titled: A Calling in the Marian Year (Milan, March 25, 1988). This regards the founding of a prayer group for young men and women (something which has been unheard of in the history of the Church!) who would live together, in Parma, Italy. They would be the ones who would save the world. Our Lady apparently gave Rev. Vlasic and Agnes Heupel (a German woman supposedly healed at Medjugorje) the inspiration to establish and to lead this community together in a manner similar to Saints Francis and Clare, as described by Vlasic.

In order for this action to succeed, Rev. Vlasic asked Marija to add "her witnessing" on three pages. She is a member of this community and on April 21, 1988 she wrote: "Sento il bisogno..." -- "I feel the need..." As expected, Our Lady has given a set program to this community of the "Queen of Peace" and she leads this community through Rev. Vlasic and Agnes who give messages to the community. "I have been in the community for a month and a half." I have apparitions, and Our Lady leads me in the mystery of suffering which is the foundation of this community. I must write down everything and publish this once Our Lady tells me to. I have understood God's plan which he began through Mary in the parish of Medjugorje." This quotation is taken from pages 15 and 16 of Rev. Vlasic's text.

The defenders of Medjugorje quickly understood that this community of young men and women living, sleeping, working, and praying together in the same house would eventually destroy both themselves and Medjugorje. Therefore, they sent their Provincial, Rev. Jozo Vasilj, to Parma. He went together with the bishop of Parma Msgr. B. Cochi and Rev. T. Vlasic to the Congregation in Rome. They were told that the Church cannot allow such a community to exist and then Rev. T. Vlasic was ordered to dissolve the community and to return to Hercegovina. Vlasic did not obey immediately, yet he returned later. This is what was explained to me by Rev. Jozo Vasilj regarding the community.

14. The same Marija Pavlovic made another public declaration on the 11th of July 1988. On a single sheet of paper, distributed in the same manner as the earlier statement, she mentioned: "I feel a moral obligation to declare before God, Our Lady (the Madonna), and the Church.... From the text of A Calling... it appears as if I gave Our Lady's answer to the question put forward by Rev. T. Vlasic, etc. I now declare that I never sought from Our Lady (the Madonna) a confirmation of the work of Rev. Vlasic and Agnes Heupel.... My first declaration... does not correspond to the truth. Rev. Vlasic suggested to me a few times [nota bene] that I as one of the "seers" should write a declaration which the world expects.... Everything I said does not correspond to the truth. This I declare before the Blessed Sacrament."

The statement was signed, "Marija Pavlovic."

15. Marija does not deny that she gave her first statement. Rev. T. Vlasic sought statements from her many times, and this obviously turns out to be manipulating one of the "seers." So we can conclude that Marija has consciously spoken falsehoods on the first or second occasion. She has lied, and this she attributes to Our Lady. It is evident that Marija is a toy in Rev. Vlasic's hands. This was clear to me even earlier, yet up until now, I didn't have material proof to back this up. Rev. T. Vlasic has manipulated all the "seers" in the same fashion. Under this type of manipulation, Marija saw how Our Lady cried when someone mentioned the bishop at a prayer meeting: "From Our Lady's eye flowed forth a great tear. The tear ran down her face and disappeared into a cloud under her feet. Our Lady began to cry and she ascended to heaven crying" (August 22, 1984). An obvious fabrication by Rev. T. Vlasic intended to frighten the bishop.

Why don't the advocates of Medjugorje mention these two statements of Marija? Must these "ugly" things be hidden from the world because, as Rene Laurentin would say, there are many "conversions" in Medjugorje? Laurentin writes in his book Dernieres Nouvelles 3 on page 27, that a certain monsignor asked Marija to pray for a message from Our Lady for his priests. Marija answered: "Our Lady said that they should read Laurentin's book and spread it around!"

It is a terrible sin to attribute one's own lies to Our Lady. When the world learns of this, who will believe them anymore? They have been discredited. No one can destroy this material evidence. It will be reproduced and spread by word of mouth. I know well that there are many who disregard such material. They accept the events of Medjugorje irrationally, with great emotion and with personal interests. They are blind, but these documents will remain a part of the history of the Church and Mariology.


[The credibility of the "seers": Ivan Dragicevic]

16. The "seer" Ivan Dragicevic. Regarding the "great sign", Vicka mentions this 13 times in the diaries, 14 times it is mentioned in the parish chronicle, 52 times on the cassettes, and in numerous times in talks with the bishop.
In the spring of 1982, I asked the "seers" to write everything they knew about the sign without making the "secret" public. The way I suggested they do it was to write down information on paper in duplicate. Then this would be sealed in an envelope, and one copy would remain with them and one with the bishop. When the "sign" occurs, then we would open the envelopes and see whether or not the "sign" was predicted. Rev. Tomislav Vlasic, pastor of Medjugorje at the time, told the "seers" to say that Our Lady said not to write anything down, and so they didn't. However, Ivan Dragicevic was in the Franciscan minor seminary at Visoko, Bosnia at the time, and he wasn't informed of this on time.

Two members of the first Commission, Dr. M. Zovkic and Dr. Z. Puljic (now bishop of Dubrovnik), went to visit Ivan in Visoko. They gave him a sheet of paper which was somewhat greenish in color with questions typed out on it. Ivan wrote down the content of the "sign," dated the document and signed it in their presence without a word or any sign of fear. A few years later, Laurentin wrote that Ivan told him personally that he wrote absolutely nothing down on that sheet of paper and that he tricked the two members of the Commission.

On March 7, 1985, three members of the Commission went to ask Ivan if what Laurentin wrote were true. Ivan said it was true and that they could freely go ahead and open the envelope in the Chancery office because in it they would only find a white sheet of paper. They came back to Mostar where the Commission was having a meeting and before all the members, they opened the envelope. In the envelope on a greenish sheet of paper they found written the content of the sign: "Our Lady said that she would leave a sign. The content of this sign I reveal to your trust. The sign is that there will be a great shrine in Medjugorje in honor of my apparitions, a shrine to my image. When will this occur? The sign will occur in June."

Dated: May 9, 1982.

Seer: Ivan Dragicevic.

After having heard this lie, the members of the first Commission wanted to end all further work, but they stayed on. Within a few days of this event Rev. Slavko Barbaric OFM, took the "seers" somewhere and instructed them all, including Ivan, to write a declaration that Ivan did not disclose the sign!

Ivan sent messages from Our Lady to the bishop. On April 24, 1984 Our Lady supposedly said the following regarding the bishop: "My son Jesus is praying for him so that he [the bishop] would believe and therefore take better action in favor of Medjugorje." She added: "How would he react if my son were to appear on earth? Would he then believe?"

Regarding the Commission, Our Lady says only the following: "Pray, pray, pray! Think over and live the message I have given and you will see why I have come."

This statement was signed: "Ivan Dragicevic, Medjugorje."

17. "Tell the bishop that I seek a quick conversion from him towards the happenings in Medjugorje before it's too late. May he accept these events with plenty of love, understanding, and great responsibility. I want him to avoid creating conflicts between priests and to stop publicizing their negative behaviors. The Holy Father has given all bishops the duty to fulfill certain tasks in their respective dioceses. Among these, bishops are to solve problems and arguments. The bishop is the spiritual father of all the parishes in Hercegovina. For this reason I seek his conversion towards these events. I am sending my second-last warning. If what I seek does not come about, my judgement and the judgement of my Son await the bishop. This means that he has not found the way to my Son Jesus. Our Lady told me to give you this message."

This message was signed "with greetings" and dated, "Bijakovici, June 21, 1983." Rev. Tomislav Vlasic brought this document to me, which he more than likely wrote himself in a moment of exaltation.

18. Ivan kept his own diary of the apparitions for a couple of years. This has not been revealed nor has Vicka's, not have the writings of the others. These are the original sources of the events at Medjugorje, yet they are full of naive statements, clear falsehoods, and absurdities. They are good proof of the fact that the "seers" do not see Our Lady or receive messages from her. These messages were written by someone else and they were given to Ivan for him to sign as his own.

When Rev. Grafenauer brought excerpts from Vicka's diary to me, I later on asked Vicka to bring her diary to me. She wrote to me on May 7, 1983: "I have found out that excerpts from my diary are being distributed...." This was a very important point which the Commission accepted as good argument that the diary was written by Vicka herself or that she considered it her own. Later on, Rev. Vlasic also came to this conclusion, and therefore in 1984, he declared before the Commission and myself, that Vicka did not write that letter to me but rather, that a Franciscan did (probably Vlasic himself) and that he gave it to her to sign! There are many similar examples of manipulation, but none have such clear-cut evidence as this.


[Other problematic aspects.]

19. Secrets and secrecy. From the beginning of the "apparitions," the "seers" (obviously having been instructed in order to escape being examined effectively) have said that "Our Lady" speaks differently to each of them. When the "secrets" were fabricated, each was to have his/her own (60 in total), and no one was to reveal them to anyone. Mirjana and Ivanka received a letter from Our Lady which nobody was to read. In the beginning there were no moments of ecstasy or of avoiding the community. They spoke publicly and were spoken to. They only avoided the Commission.
After having admitted that they were consulted, they asked "Our Lady" if they could write down the content of the "great sign" on paper and seal it in an envelope. "Our Lady" responded: No! Ivan, though, wrote down the sign and later on said (a statement which has been taped as well) that "Our Lady" did not scold him for doing this. The secrets were to be given to a priest (a Franciscan). Why were they not given to the Commission, the bishop, or the Pope? In the first months, they often said that the "great sign" would come, very soon, quickly, and so on. When the first year ended, they changed their tune.

Vicka wrote "Our Lady's life" for a year and a half, and this was supposed to be a great secret which shall be published "when Our Lady permits." The commission asked for the diary about Our Lady, yet "Our Lady" did not comply with their demand. Can the Commission just see the diary without taking it or opening it? No, it cannot! This turns out to be a plot to make fools out of all those who are naive enough to wait until the end of the world for this sign.

I have already declared earlier and now repeat the same declaration that if Our Lady leaves the sign which the "seers" are speaking of, I'll make a pilgrimage from Mostar to Medjugorje (30 km) on my knees and beg the Franciscans and the "seers" for forgiveness.


20. Slander against the bishop. It has been said that "the bishop also believed in the beginning." This is not true! While the communists were persecuting the Franciscans, the "seers" and pilgrims, I defended all of them and therefore I did not change my mind "because of threats by the Republic commission or because the diocesan priests sought this from me." This is simply fabricated slander by many.
While I was publicly defending the imprisoned Franciscans, Rev. Jozo Zovko said during the investigations that the bishop is a "wolf" and a "hypocrite." There are his exact words. Zovko's lawyer, Vukovic, asked through a colleague what I had done to deserve such heavy accusations.

Similarly, Rev. Vlasic often put "Our Lady's" affirmation that Satan (in this case the bishop) is out to destroy her plan. He wrote this more clearly in a letter to friends in the Vatican. I complained about this accusation, his calling the bishop Satan, in front of Vlasic and his Provincial. He did not deny my objection but rather he justified his words by saying he wrote this while under the influence of extreme emotion. A person can say something while under emotion, but this cannot be written down and translated into foreign languages.

[Claimed fruits and promised healings]

21. By their fruits. The most common argument of the defenders of Medjugorje is that the fruits of the events in Medjugorje prove that Our Lady is appearing there. Those who know a bit more than the pilgrims who come to Medjugorje say: the fruits of the staunchest defenders of Medjugorje show that they themselves do not believe in the apparitions. If all the "ugly things" could be made public then surely the answer would be clearly negative to everyone. Yet Laurentin, Rupcic, Vlasic, Barbaric, and others meticulously hide the truth. If the defenders of Medjugorje come across someone who is skeptical of the apparitions, they quickly isolate this person, accuse him of something or declare him mad, as they did with J.L. Martin.
The majority of the pious public has naively fallen victim to this great propaganda, the talk of apparitions and of healings. These people themselves have become the greatest propagandists for the events. They do not even stop to think that the truth has been hidden by deliberate falsehoods. They do not know that not one miraculous healing has occurred that could have been verified by competent experts and institutions such as the "Bureau medical de Lourdes." No one knows of anyone healed from Hercegovina. Everyone knows that little Daniel, old Jozo Vasilj, Venka Brajcic, and others cited in the first books about Medjugorje were not healed.

22. Promises of healings are characteristic of these events. When they don't occur as promised, then they are denied because they were never taped or written down on paper. There have been many promises that have ended tragically. What interests us is whether or not "Our Lady" is giving these promises, or whether or not they are thought up by the "seers".

The tragic end of Marko Blazevic as described by the retired archbishop of Belgrade, Msgr. Turk, says much regarding the "promises" of healing. The archbishop wrote on May 22, 1984, that he was received as a patient of the cardiology clinic at the Belgrade hospital. The archbishop received the bed that was previously occupied by Marko Blazevic of Buna, near Mostar, who was to go in for an operation. Mr. Blazevic told the archbishop and many other patients, doctors, and hospital staff that Our Lady had promised, through the "seers," that the operation would succeed. A nun who assisted in the operating room, wrote to me later that Blazevic's wife and his daughter spoke to her with a fanatical type of faith in "Our Lady's promise." A certain doctor was also convinced of this promise. The patient did not wake up after the operation.

During the operation, a group of patients prayed fervently outside the doors of the operating room. Many spoke of this incident which left many very disappointed and ashamed before people of other faiths and atheists. Rev. T. Vlasic, in his typical fashion of hiding the truth, succeeded in convincing the daughter of the late Mr. Blazevic to go to the bishop to tell him that Our Lady only told them to pray, not that she promised them that the operation would succeed! I told her not to make a liar out of her late father or liars out of the others to whom he spoke.


[The relation between the Franciscan province and the Diocese of Mostar]

23. The Franciscan and diocesan clergy. The relations between the Franciscan and diocesan clergy regarding pastoral duties in the parishes of Hercegovina were established by a decision of the Holy See in 1899 by the suggestions of the Franciscans themselves and then-Bishop Paskal Buconjic, OFM. According to the decision the parishes were to be divided equally into two groups of 50 percent of the faithful between the Franciscan and diocesan clergy. Since there were no diocesan clergy at the time, the parishes that rightfully belonged to them were in 1923 left to the Franciscans "ad nutum S. Sedes."
Bishop Cule, the first diocesan bishop of Mostar, in 1948 was sentenced to 11 years and 6 months in jail. He served eight and a half years of this sentence before being released. After his jail term the number of diocesan clergy began to rise. In 1968, the Holy See ordered the Franciscans to hand over to five parishes to the diocesan clergy. They barely gave two parishes. In 1975, after many years of talks and consultations, a Decree of the Holy See was issued regarding the division of parishes in Hercegovina. The Franciscans publicly and collectively denounced this decree even though they administer over 80 percent of the faithful in the diocese of Mostar.

In 1976, due to disobedience, the hierarchy of the Franciscan Province along with then-Provincial Silic lost their authority and since then the province has been without its independence, and the General of the Order rules directly over the Province "ad instar." Another penalty was that in 1979, the Province was not allowed to participate in the election of the General. The first point mentioned by the new General of the Order to his brothers in Hercegovina was "the development or creation of obedience to, and cooperation with, the bishop in Hercegovina."

Disobedience, however, prevails today as before, and "Our Lady" from the beginning has been defending disobedient Franciscans. Vicka writes in her diary of the apparitions, that Our Lady said that the bishop is to blame for all the disorder in Hercegovina. (See para. no 9.) This has been repeated many times.

The Franciscans themselves are divided. The Franciscan opposition that defends Medjugorje succeeded in toppling their own "ad instar" superiors that developed good relations with the bishop, and they installed a group that defends Medjugorje. The new Provincial "ad instar", Rev. Jozo Vasilj, did not succeed in creating peace and order amongst his brothers so he escaped to the missions in Zaire and won't come back! (Is this one of the good fruits?) He has been replaced by the Vice Provincial and the General has called for obedience from all or else the Province will be abolished. "It is time that all take their own personal responsibility before judicial sanctions are made or the Province is abolished" (Acta Ordinis F.M. fasc. 1/89). The Province will not receive its own hierarchy until the Decree is completed. Three visitors of the OFM Order, who came to the Province in 1988, said that there is not one Franciscan in the province who is in favor of completing the Decree. This opinion is exaggerated yet still important.

24. This is only a portion of the "good fruits" coming from Medjugorje. The pilgrims, though, only know that the bishop "hates the Franciscans." There are a good number of Franciscans in the province who cooperate well with the bishop and these Franciscans do not believe in the apparitions either. Some of them have never set foot in Medjugorje.

A number of good Franciscans have begged me to write something so that together, we could combat the lies of Medjugorje because they believe that "God will punish us Franciscans severely because we have spread lies and falsehoods throughout the world and made money on them."

Of the one hundred diocesan priests in the dioceses of Hercegovina, not one believes in the apparitions. Of the 42 bishops of Yugoslavia (ordinaries, auxiliaries, and retired) only one has been outspoken in declaring his belief and has defended the events. Of the 15 members of the first Commission, which was formed by the bishop of Mostar with the help of the bishops and provincials from Yugoslavia, 11 of the members said that there is nothing supernatural in the events of Medjugorje, two (both Franciscans) claimed that the apparitions are authentic, one member said that there was something "in nucleo" (in the beginning), and one abstained. The Holy See (contrary to the story that has been spread by the defenders of Medjugorje) has never seen, much less rendered judgment on, the commission's three years of work. Neither did the Holy See abandon the bishop.

[The danger of spiritual blindness]

25. From the beginning of the events I warned the Franciscans that they must wait for judgement of the Church, so that together we can search for the truth. The leaders of the events, though, had as their aim bringing the masses as soon as possible to Medjugorje, obtaining a lot of money for propaganda, and using Our Lady for their battle against the bishop. They fabricated miracles regarding the sun, and as a result many pilgrims damaged their eyes from staring into the sun. They cited 50, 150, 200 and 300 healings, and they spoke of all sort of things, seeing that the faithful believed everything they said, especially when Archbishop F. Franic and Laurentin were there to back them up. The faithful in Medjugorje look upon the events as they are instructed, as is the case in all other places of apparitions, be they true or false. The marvelling and excitement here has been regarded at times as leading to great blindness and fanaticism.
26. The Italians know well the story of Gigliole Ebe Giorgini, the foundress of the false order of "Pia Opera di Gesu Misericordioso." Separated and remarried civilly, she spent time promoting various sorts of quackery. She gathered young women for her order and she received and earned great amounts of money. She had two priests in her service and many houses. She led a double life and had a false stigmata, which she made herself. Her "sisters" followed her fanatically, and they called her Mamma Ebe. She had male vocations as well, but some who left her later on, declared that she led an immoral life. She had many jewels and gold, two yachts, furs, etc. Many in the Church objected to her way of life, while others fanatically defended her, citing good fruits. She even received praise from two bishops. Twice during the night the police raided her room in the mother house, and they found her in bed with one of her seminarians. A scandal broke out and she was sentenced twice to many years in prison along with a Franciscan who was her confessor. The press wrote for years about this scandal. An illicit film was made as well, yet her followers fanatically and blindly defended her even when the order fell apart. According to them, she was a saint who attracted many vocations and this was argument enough for many that from the "fruits" she was obviously inspired by God! Religious blindness is extremely hard to cure. Fanaticism brought the beginning of the heresies in the Church; today it is the foundation of sects.

The Protestant pastor Rev. Jim Jones developed a great charitable organization in the United States, and he gathered great sums of money and gathered many fanatical followers to his sect. In order to be freer in their work, about 1000 of them went to Guyana, South America where they established "Jonestown" as their new home. They established a dictatorship and demanded fanatical obedience to their "Messiah." Much was written about terrible things that went on, about the immorality of Jones and how some tried to escape the community but were caught and killed. Then they were without money. Rumors spread that the American army would intervene, so Jones ordered them to retreat to the jungle. Seeing no way out, he called on everyone to give up their lives in order to travel to eternity. Over 900 of them came with cups to a huge pot in order to drink poison and then fall dead. What gave them the strength to commit suicide? Fanaticism! Yet when the Christian faithful hear of apparitions and miracles they easily accept these events as facts without being at all critical of the events. They are then caught up in their blindness and fanaticism. Whatever is spoken is believed automatically, such as, the ordinary rosaries in Medjugorje turn to gold! And people actually believe this!

27. This blindness towards the events in Medjugorje has also caught some priests and bishops. Many priests from Italy (such as Amorth, Restelli, and others) easily could have heard that the bishop, the commission, a portion of the Franciscans, and all the diocesan priests do not believe in these events. Yet they avoided the truth, even though I received everyone who inquired about the events and gave them my time. I'm particularly surprised by the lack of collegiality of some bishops. Nobody has to accept my judgment, but everyone is obliged by conscience to study the events of Medjugorje well before taking a position, especially if that person has a position of authority in the Church, as bishops do.

"What have they done to you, Our Lady!" For nine years they have been dragging you along like a tourist attraction. They have been speaking with you whenever it pleased them, as if you were a bank teller. They have fabricated messages, and they say that you come and appear there, but beyond their own arguments they have nothing to prove that what they say is true. The whole world has been expecting a "great sign", and the naive still wait and believe. Unfortunately, this false sensation will bring great disgrace and scandal upon the Church. Those who lead the events are not converting even though the threat of the abolition of the province by the General hangs over them.

This is only a small compilation of that which I would like to write about. Hopefully, I will have the opportunity to expland further, with precise documentation, and publish a book on these events.


[To those who have believed until now]

28. There are many prayers and pious activities in Medjugorje. Some say that there have been conversions as well. I have received, indeed, many truly touching letters, and I feel sorry for those who will sooner or later be disappointed. But there has also been fanaticism, superstition, and misinformation in the events of Medjugorje. I have also received many rude accusations in the mail which I cannot mention, all in the name of the "Queen of Peace". That which is positive in these events cannot justify the falsehoods and lies that have been spread in order to win the world over for God. Jesus said: "I have come into the world to give witness to the truth" (John 18:37). The Church would easily be able to attract the masses if it dropped the sixth commandment, if divorce were allowed, if it let everyone believe and do what they wanted. But Jesus went on the cross for the truth, and the martyrs gave up their lives for the truth. St. Paul writes to his faithful: "If anyone is preaching to you a gospel contrary to that which you received, let him be accursed" (Gal 1:9). Today, many prayer groups all over the world pray from Rev. Ivica Vego's prayerbook and meditate over the supposed messages of Our Lady as if these things were more important than the Bible and the teaching Magisterium of the Church. I do believe, despite these events, that Our Lady shall beg the necessary graces for the Church in order for it to live Christ's truth.
I know that there will probably be many sincerely pious souls that will misunderstand me and consider me an enemy of Our Lady. I have been to Lourdes many times and to other shrines that have been tied in with apparitions that the Church has recognized. What I am doing is defending the truth, defending the Church, and I pray to God that I be able to give up my life for this.

29. Those who have written about Medjugorje have sold their books well and have made great profits. Unfortunately, those who have written critically haven't fared as well because they have come across an organized boycott. For the other side of the story, people should read:

Rev. Dr. IVO SIVRIC, OFM (a Franciscan born in Medjugorje now living in St. Louis, USA), The Hidden Side of Medjugorje, volume I, 1989. Editions Psilog, C.P. 300, Saint-Francois-du-Lac, Quebec, Canada J0C 1M0. Tel. (514) 568-3036.

E. MICHAEL JONES, Medjugorje: the Untold Story, Fidelity Press, 206 Marquette Ave., South Bend, IN 46617, USA, 1988, pp. 144.

P.A. GRAMAGLIA, L'Equivoco di Medjugorje. Apparizioni mariane o fenomeni di medianita? Claudiana, Torino, 1987, pp. 172.

Most Rev. Pavao Zanic
Bishop of Mostar
_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Inés
Constante


Registrado: 12 Nov 2005
Mensajes: 702

MensajePublicado: Mie Oct 04, 2006 6:53 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

quote="Inés"]Rectifico mis preguntas Beatriz y te pido disculpas por haberlas hecho.

Volví a leer todo el desarrollo del tema y me doy cuenta que no fuiste vos quien me acusó de desobediente. Fue otra persona pero eso no tiene importancia.

Lo importante para mi es que:

a) aún en el caso en que haya un dictamen del obispado local de que [u]no hay constancia de sobrenaturalidad de las apariciones y los Mensajes[/u]se puede tener una posición personal y creer en la inspiración de los mismos.

b) los cardenales, obispos y sacerdotes que la tienen no están por ello separados de la obediencia a la Santa Sede, no obstante que difunden mediante libros y testimonios públicos su posición personal y en ocasiones acompañan a los fieles en las peregrinaciones, ofician misa en la parroquia bajo gobierno ordinario del obispo y mencionan en sus homilias su fe en las apariciones y en los Mensajes.

c) aún cuando no se puede peregrinar a título oficial a la diócesis del obispo si está permitido hacerlo a título privado y eso es así porque lo que establece el obispo de la diocésis se circunscribe a la acción pública pero no a la acción privada de los fieles laicos y ordenados.

d) esto se desprende con claridad de las instrucciones de la CDF en una correspondencia privada del cardenal Bertone a un obispo que se lo consultó también en forma privada.

e) esta carta privada se ha difundido en la Internet sin que esta haya sido publicada en el sitio del Vaticano.

f) nadie ha preguntado si consta la autorización del Cardenal Bertone para difundirla y traducirla. Lo cual indica que no sería necesario hacer esa pregunta cada vez que se publica una carta privada de una autoridad de la Iglesia que versa sobre un asunto público.

Es bueno tener claro que en materia de obediencia al Magisterio no hay una doble vara de medir.

El tema de la obediencia al Magisterio se va clarificando cada vez más.

Eso es importante más allá de los sentimientos personales de cada uno en relación a estos temas. Sentimientos personales que como todos sabemos y como se lo dijo el Señor a Santa Faustina, no siempre están en nuestro poder.

Bendiciones. Inés[/quote]

Yo pregunto: ¿El Obispo Peric está pintado en la pared? ¿es tan solo un adorno decorativo de la Iglesia que solo se le necesita para una misa o una confirmación?

Te vuelvo a pedir por favor que leas la Lumen Gentium:

http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19641121_lumen-gentium_sp.html[/quote]

Contesto tu pregunta con otras preguntas:

¿Cuál de mis afirmaciones arriba puntualizadas daría a pensar que el Obispo sea un adorno decorativo como vos afirmás y no está de acuerdo con la Lumen Gentium?

Bendiciones. Inés
_________________
"Pide la gracia de la compunción. Por el acto de compunción, el alma es conducida a una verdadera metanoia".

<Pagar el mal con el bien>
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Inés
Constante


Registrado: 12 Nov 2005
Mensajes: 702

MensajePublicado: Mie Oct 04, 2006 9:04 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

El legítimo derecho que tenemos los seglares de difundir los mensajes marianos, no es con la finalidad de probar la veracidad de las mismas – cuya competencia queda reservada a la autoridad eclesiástica correspondiente – sino con el objeto de transmitir el mensaje de la salvación eterna, que como ya hemos insistido, hoy en día por desgracia se encuentra muy olvidado.

¿Estas palabras quien las dice? Por favor te lo pido decime quién es el autor de este párrafo.

Bendiciones. Inés
_________________
"Pide la gracia de la compunción. Por el acto de compunción, el alma es conducida a una verdadera metanoia".

<Pagar el mal con el bien>
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ultravioleta
Invitado





MensajePublicado: Mie Oct 04, 2006 9:23 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Exclamation Son Palabras de la autoria de Luis Eduardo Lopez Padilla, (tengo el link)

Daniel no ha puesto la FUENTE, ni el autor, ya sabemos que aqui en los foros de Catholic.net no Arrow se promueven los libros y el material del Sr Padilla.

3h. Queda prohíbido "Copiar & Pegar" fragmentos exagerados de texto sin explicar qué es lo que se quiere comentar acerca de ellos y luego no entrando a discutir el tema o temas que se han pegado, convirtiendo dichos textos en simple propaganda.
Volver arriba
ultravioleta
Invitado





MensajePublicado: Mie Oct 04, 2006 9:29 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Catholic.net escribió:

Cita:
Estimado Carlos:

No creo que sea para tanto.

No es que López Padilla sea un enemigo de la Iglesia, ni mucho menos. Creo que es un católico con buena voluntad, pero que, equivocadamente, se ha dedicado a difundir mensajes erróneos, apocalípticos y milenaristas, que pueden confundir mucho a las personas.

Tal vez lo único que hay que hacer es pedirle al obispo que hable con él, pues no creo que haya mala voluntad de su parte, sino sólo una interpretación errónea de las supuestas apariciones marianas, que el ha tomado como reales, sin estar avaladas por la Iglesia.

No todo lo que dice es mentira, pero sí mucho de lo que dice e interpreta, pues mezcla cosas reales y aprobadas, con otras que no lo son.


Idea http://www.foros.catholic.net/viewtopic.php?t=4001&highlight=
Volver arriba
ultravioleta
Invitado





MensajePublicado: Mie Oct 04, 2006 9:45 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Catholic.net escribió:

Cita:
No puede ser alguien fiel al Papa y al Magisterio cuando promueve esos mensajes milenaristas y escandalosos.

El Magisterio nos dice que debemos ser prudentes ante las posibles apariciones marianas y que no debemos propagar los mensajes hasta que sean autorizados.

López Padilla desobedece y publica todo lo que aparece como aparición.


Idea http://www.foros.catholic.net/viewtopic.php?t=4001&highlight=
Volver arriba
Inés
Constante


Registrado: 12 Nov 2005
Mensajes: 702

MensajePublicado: Jue Oct 05, 2006 12:57 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

ultravioleta escribió:
Catholic.net escribió:

Cita:
Estimado Carlos:

No creo que sea para tanto.

No es que López Padilla sea un enemigo de la Iglesia, ni mucho menos. Creo que es un católico con buena voluntad, pero que, equivocadamente, se ha dedicado a difundir mensajes erróneos, apocalípticos y milenaristas, que pueden confundir mucho a las personas.

Tal vez lo único que hay que hacer es pedirle al obispo que hable con él, pues no creo que haya mala voluntad de su parte, sino sólo una interpretación errónea de las supuestas apariciones marianas, que el ha tomado como reales, sin estar avaladas por la Iglesia.

No todo lo que dice es mentira, pero sí mucho de lo que dice e interpreta, pues mezcla cosas reales y aprobadas, con otras que no lo son.


Idea http://www.foros.catholic.net/viewtopic.php?t=4001&highlight=


Claro, es un señor que tiene un sitio en intenet y pone junta todas las profecias tratando de averiguar el futuro. Si, frente a los incrédulos que no creen sin ver tenemos a los que no piden el don del discernimiento y en vez de obrar los mensajes se ponen a querer averiguar fechas y nombres de personas. Y lo peor es que escriben libros, dan conferencias pero no para que las personas se arrepientan sino para decirles que ellos son muy inteligentes e interpretan a Dios. Y se confunden y confunden a todo el mundo. Pero en verdad no son peores que los que quieren mejorar la tarea de la CDF, haciendo una investigación en paralelo y publican sus propias ideas en algún sitio crítico de la internet. Pero bueno, no nos vayamos del tema.

Espero que me conteste Beatriz de donde surge su suposición de que considero que el obispo está de adorno como me dijo.

Bendiciones. Inés
_________________
"Pide la gracia de la compunción. Por el acto de compunción, el alma es conducida a una verdadera metanoia".

<Pagar el mal con el bien>
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Leandro del Santo Rosario
Moderador
Moderador


Registrado: 24 Mar 2006
Mensajes: 3567
Ubicación: Buenos Aires, Argentina.

MensajePublicado: Mie Ene 24, 2007 9:54 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

El Obispo de la diócesis donde se producen las presuntas apariciones de la Reina de la Paz, se manifestó en carácter privado, no investido de su autoridad por la gracia sacramental del episcopado.

Si se prefiere la opinión privada del obispo por ser apóstol, en lugar de la evidencia de los frutos de esta aparición incluido el beneplácito de Juan Pablo II y muchos obispos apóstoles como apóstol es el obispo de Mostar -pero la opinión favorable entre los obispos acerca de Medjugorje es mayoritaria-, puede deberse a un escrúpulo, que ante la duda se aferra a quien tenga autoridad. Parece que es lo correcto porque parece signo de humildad y obediencia y lo grato a Dios. Pero no. El problema es que una opinión privada no tiene autoridad porque esta opinión privada no deviene de su unción como apóstol, la opinión privada del obispo tiene tanta autoridad como la mía porque es independiente de su gracia sacramental del episcopado.

Si los videntes hubieran llegado a desobedecer al obispo cuando habla investido de su autoridad, e incluso a manifestarse insolentes, no tiene que ver con la veracidad de la aparición porque ellos no se vuelven inmediatamente santos por ver a la Virgen, siguen siendo libres en esta vida y pueden equivocarse, por ejemplo en esto si lo hubieran hecho.

Creo haber leido que alguien opina que como los videntes todos se casaron y no siguieron la vida religiosa, e incluso algunos intentaron la vida religiosa pero no era su camino, entonces esto quita veracidad a la aparición. Bueno, esta opinión es herética porque rebaja la dignidad del sacramento del matrimonio, porque el matrimonio es santo y santifica y se puede ser santo tanto en el matrimonio como en la vida religiosa. Y la Virgen que presuntamente se les apareció, estuvo casada.

Vuelvo acerca del nivel de autoridad de una manifestación privada de un Obispo. Tenerla en estima de autoridad, sería semejante a decir que un pecado que comete el Papa, por ser el Papa, entonces no es pecado y está bien, y que no sólo está bien sino que hay que imitarlo y cometer el pecado.

Se confunde lo que es hablar investido de la autoridad por la gracia sacramental del episcopado, con hablar manifestando una opinión privada y personal que es libre e independiente de la gracia sacramental del episcopado. Porque si esto no fuera así, entonces el obispo no podría cometer ningún error en su privacidad, y esto es absurdo, como también es absurdo sostener que el Papa no puede cometer ningún error en su privacidad, que es próximo a decir que no puede cometer ningún pecado por haber sido ungido Obispo de Roma. Y el mismo Papa nos lo enseñó hace poco cuando ha sido anunciado que pronto será publicado un libro de él sobre Jesucristo, y que dice que en lo que no toca a verdades de fe, pueden cuestionarlo y refutarlo porque el libro es fruto de sus reflexiones privadas.


Saludos en Jesús y María Smile
_________________

+ Si rezas el rosario diario o tienes el firme propósito de comenzar esta práctica de vida de santidad, únete al grupo en el Facebook: http://www.facebook.com/group.php?gid=65358051689 +++ A.M.D.G.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
A. Ma. Betania
Veterano


Registrado: 18 Feb 2006
Mensajes: 3747

MensajePublicado: Mie Ene 24, 2007 10:03 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Cita:
El Cardinal Ratzinger respondió por escrito el 22 de julio de 1998 diciendo: "la única cosa que puedo decir leyendo las declaraciones sobre Medjugorje atribuidas al Santo Padre y a mi mismo, es que son una completa invención" - frei erfunden - (O. P., p. 283).


Apoco esto dijo Ratzinger??..

Confused
_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Abraham Diaz
Constante


Registrado: 05 Ene 2006
Mensajes: 842

MensajePublicado: Mie Ene 24, 2007 10:45 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Me adhiero de corazon con aquellos q creen en las Apariciones de nuestra madre en Medugorie, los frutos no engañan.

Saludos
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
arturus
Veterano


Registrado: 18 Dic 2005
Mensajes: 1282
Ubicación: Ciudad de Panamá, Panamá

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 12:53 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Pero significa q el caso med esta en veremos por parte de Su Santidad.?
_________________
Dí lo Negro, Haz lo Rojo. P. John Zuhlsdorf
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email MSN Messenger
jcumplido
Staff de Catholic.net


Registrado: 23 Sep 2005
Mensajes: 42

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 12:54 am    Asunto: Mensaje de prueba
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Calibrando sistema

Gracias
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
RT
Moderador
Moderador


Registrado: 22 May 2006
Mensajes: 4487
Ubicación: Allende, Nuevo León, México

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 1:38 am    Asunto: Re: Mensaje de prueba
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

jcumplido escribió:
Calibrando sistema

Gracias


Julio, que milagro que vemos por acá. jejejeje

Gracias por arreglaron el foro.

Dios te bendiga
_________________
Rubén
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 4:16 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Ines2772002 escribió:
En 1998, un alemán recopiló varias declaraciones que supuestamente fueron hechas por el Santo Padre Juan Pablo II y el Cardenal Prefecto, y las remitió al Vaticano con un memorandun.

El Cardenal Ratzinger respondió por escrito el 22 de julio de 1998 diciendo : " la única cosa que puedo decir leyendo las declaraciones sobre Medjugorje atribuídas al Santo Padre y a mi mismo, es que son una completa invención"

O sea que la completa invención son las supuestas declaraciones recopiladas por un alemán en 1998.


Estas son las supuestas declaraciones del Papa que segùn el entonces Cardenal Ratzinger son "una completa invenciòn":


http://www.fcpeace.com/spanish/medjugorje/papaMedju.htm

Cita:
El Papa Juan Pablo II sobre Medjugorje

El 22 de Marzo de 1995, Vicka acompaño a 350 soldados croatas heridos e inválidos a Roma, donde el Papa les concedió una audiencia privada. Ella fue la intérprete (del italiano al croata) y el Papa inmediatamente la reconoció "¿No eres tú Vicka de Medjugorje?", le preguntó. Vicka le regaló entonces un rosario diciendo: "Creo que usted ya ha de tener muchos rosarios, pero este es uno muy especial porque fue bendecido por la Gospa durante una aparición". El Papa le dijo:"Reza tú a la Madona por mi y yo rezaré por ti". El oró sobre ella un largo rato y la bendijo.

En Junio de 1986, en respuesta a un grupo de doce obispos italianos que buscaban consejo pastoral sobre la gente que va de peregrinación a Medjugorje: "Dejen que la gente vaya a Medjugorje. Allá se convierten, oran, se confiesan, hacen penitencias y ayunan".

El 2 de Abril de 1986, según el P. Ivan Dugandzie, OFM, durante una reunión con el Santo Padre. El Santo Padre le dijo que él sigue continuamente los eventos. "Puede usted decir a todos que cada día rezo por una conclusión favorable de estos eventos".

Del Obispo Michael D. Pfeifer, OMI, Obispo de San Angelo, Texas, National Catholic Register, Abril 15 de 1990. "Durante mi visita ad limina a Roma con los obispo de Texas en Abril de 1988, pregunté a nuestro Santo Padre su opinión sobre Medjugorje durante la conversación privada que sostuve con él. El habló muy favorablemente de los sucesos allá, destacando el bien que había hecho a la gente. Durante la comida que los obispos tejanos tuvieron con el Santo Padre más tarde, Medjugorje salió nuevamente a relucir. De nuevo, Su Santidad habló de como ha cambiado las vidas de las personas que lo visitan y dijo que hasta ahora, los mensajes no son contrarios al evangelio".

El 1º de Agosto de 1989, una alocución del Papa a un grupo de médicos Italianos dedicados a defender la vida de los no nacidos y hacer estudios médicos y científicos sobre la aparición, según reporta el obispo Paul Hnilica, SJ, Obispo auxiliar de Roma: "El mundo de hoy ha perdido el sentido de lo sobre natural. Pero muchos andan en busca de ello - y lo encuentran en Medjugorje, a través de la oración, la penitencia y el ayuno".

"¡Medjugorje es un gran centro de espiritualidad!" - Comentó el Santo Padre, duarnte una conversación en Febrero de 1990, según reporta el Obispo Murilo Krieger, Obispo Auxiliar de Florianápolis, Brazil, plática que tuvo lugar antes de que éste emprendiera su cuarta peregrinación a Medjugorje. El Santo Padre asintió a la petición del Obispo Krieger y le dio la bendición papal a los videntes (National Catholic Register, Abril 29 de 1990).

"¡Si no fuera yo el Papa, ya estaría en Medjugorje!"- Según reportó el 21 de Abril de 1989 el Obispo Paul Hnilica, SJ, Obispo Auxiliar de Roma, luego de haber sido reprendido por el Papa por no heberse detenido en Medjugorje, en su viaje de regreso a Roma luego de una reunión en Moscú por encargo del Papa.

El Santo Padre da crédito a nuestra Santísima Madre por interceder por su vida, luego de haber recibido los disparos durante el atentado.

Que Dios los bendiga.
Annemarie Yeseta.



Si Uds. leen que una pàgina web dice que Juan Pablo II o el Cardenal Ratzinger "dicen" tal cosa de Medjugorje, no lo crean, ya lo ha desmentido el propio Ratzinger. Solo presten oidos cuando se trate de una declaraciòn "por escrito" no verbal.
_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Fabrem
Veterano


Registrado: 05 Oct 2005
Mensajes: 1226

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 5:35 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Beatriz escribió:
Ines2772002 escribió:
En 1998, un alemán recopiló varias declaraciones que supuestamente fueron hechas por el Santo Padre Juan Pablo II y el Cardenal Prefecto, y las remitió al Vaticano con un memorandun.

El Cardenal Ratzinger respondió por escrito el 22 de julio de 1998 diciendo : " la única cosa que puedo decir leyendo las declaraciones sobre Medjugorje atribuídas al Santo Padre y a mi mismo, es que son una completa invención"

O sea que la completa invención son las supuestas declaraciones recopiladas por un alemán en 1998.


Estas son las supuestas declaraciones del Papa que segùn el entonces Cardenal Ratzinger son "una completa invenciòn":


http://www.fcpeace.com/spanish/medjugorje/papaMedju.htm

Cita:
El Papa Juan Pablo II sobre Medjugorje

El 22 de Marzo de 1995, Vicka acompaño a 350 soldados croatas heridos e inválidos a Roma, donde el Papa les concedió una audiencia privada. Ella fue la intérprete (del italiano al croata) y el Papa inmediatamente la reconoció "¿No eres tú Vicka de Medjugorje?", le preguntó. Vicka le regaló entonces un rosario diciendo: "Creo que usted ya ha de tener muchos rosarios, pero este es uno muy especial porque fue bendecido por la Gospa durante una aparición". El Papa le dijo:"Reza tú a la Madona por mi y yo rezaré por ti". El oró sobre ella un largo rato y la bendijo.

En Junio de 1986, en respuesta a un grupo de doce obispos italianos que buscaban consejo pastoral sobre la gente que va de peregrinación a Medjugorje: "Dejen que la gente vaya a Medjugorje. Allá se convierten, oran, se confiesan, hacen penitencias y ayunan".

El 2 de Abril de 1986, según el P. Ivan Dugandzie, OFM, durante una reunión con el Santo Padre. El Santo Padre le dijo que él sigue continuamente los eventos. "Puede usted decir a todos que cada día rezo por una conclusión favorable de estos eventos".

Del Obispo Michael D. Pfeifer, OMI, Obispo de San Angelo, Texas, National Catholic Register, Abril 15 de 1990. "Durante mi visita ad limina a Roma con los obispo de Texas en Abril de 1988, pregunté a nuestro Santo Padre su opinión sobre Medjugorje durante la conversación privada que sostuve con él. El habló muy favorablemente de los sucesos allá, destacando el bien que había hecho a la gente. Durante la comida que los obispos tejanos tuvieron con el Santo Padre más tarde, Medjugorje salió nuevamente a relucir. De nuevo, Su Santidad habló de como ha cambiado las vidas de las personas que lo visitan y dijo que hasta ahora, los mensajes no son contrarios al evangelio".

El 1º de Agosto de 1989, una alocución del Papa a un grupo de médicos Italianos dedicados a defender la vida de los no nacidos y hacer estudios médicos y científicos sobre la aparición, según reporta el obispo Paul Hnilica, SJ, Obispo auxiliar de Roma: "El mundo de hoy ha perdido el sentido de lo sobre natural. Pero muchos andan en busca de ello - y lo encuentran en Medjugorje, a través de la oración, la penitencia y el ayuno".

"¡Medjugorje es un gran centro de espiritualidad!" - Comentó el Santo Padre, duarnte una conversación en Febrero de 1990, según reporta el Obispo Murilo Krieger, Obispo Auxiliar de Florianápolis, Brazil, plática que tuvo lugar antes de que éste emprendiera su cuarta peregrinación a Medjugorje. El Santo Padre asintió a la petición del Obispo Krieger y le dio la bendición papal a los videntes (National Catholic Register, Abril 29 de 1990).

"¡Si no fuera yo el Papa, ya estaría en Medjugorje!"- Según reportó el 21 de Abril de 1989 el Obispo Paul Hnilica, SJ, Obispo Auxiliar de Roma, luego de haber sido reprendido por el Papa por no heberse detenido en Medjugorje, en su viaje de regreso a Roma luego de una reunión en Moscú por encargo del Papa.

El Santo Padre da crédito a nuestra Santísima Madre por interceder por su vida, luego de haber recibido los disparos durante el atentado.

Que Dios los bendiga.
Annemarie Yeseta.



Si Uds. leen que una pàgina web dice que Juan Pablo II o el Cardenal Ratzinger "dicen" tal cosa de Medjugorje, no lo crean, ya lo ha desmentido el propio Ratzinger. Solo presten oidos cuando se trate de una declaraciòn "por escrito" no verbal.


Beatriz, el sitio web del que copias ese texto está dedicado a la Virgen de Medjugorje, el Florida Center for Peace -FCP-, y allí no lo presentan como esas declaraciones desmentidas por Benedicto XVI.

Me metí a ver esto, porque yo sí creo en la autenticidad de esas apariciones, igual que la Madre Adela, fundadora de una orden de clausura que es dueña de www.corazones.org, e igual que el Cardenal Shoenstadt de Austria, por mencionar dos casos de autoridad, uno de santidad y otro de autoridad episcopal cardenalicia.

La iglesia ha sido prudente con este caso, como lo fue con Fátima y como lo ha sido con todos los lugares de aparición. No se apresura a aprobarlas, mucho menos cuando todavía no han terminado.

La Virgen habla desde la aparición y el Espíritu, desde el corazón. Si mucha gente no necesutar las apariciones para la salvación de su alma, con toda seguridad que la Virgen Maria no lo haría. Yo sé de muchos casos de conversiones e incluso de muertes en la asistencia de los sacramentos gracias a la conversión originada desde Medjugorje. De hecho, son los frutos los que más me vienen a la mente. No conozco un solo caso de gente que crea en las aparicionmes de Medjugorje y que no sea alegre, luchadora sencilla por su santidad, y no transmita dicha y paz, y muchos casos de conversiones impresionantes.

Y la autoridad formal y universal de la Iglesia no ha sido ejercida para desconocer estas apariciones. A un Obispo la parecen auténticas, como al Cardenal Schoenstadt y a las docenas de Obispos que visitan Medjugorje anualmente, y a otros, no.

Pero son los frutos los que hay que ver.

Tal vez mucha gente necesita esta evidencia cercana de la Madre para corregir sus caminos. Ella opera también dede el interior, y, quizá, más que todo, aun cuando se hace presente en apariciones espacio temporales.

Bendiciones para tí.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 6:00 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Leandro del Santo Rosario escribió:
El Obispo de la diócesis donde se producen las presuntas apariciones de la Reina de la Paz, se manifestó en carácter privado, no investido de su autoridad por la gracia sacramental del episcopado.

Si se prefiere la opinión privada del obispo por ser apóstol, en lugar de la evidencia de los frutos de esta aparición incluido el beneplácito de Juan Pablo II y muchos obispos apóstoles como apóstol es el obispo de Mostar -pero la opinión favorable entre los obispos acerca de Medjugorje es mayoritaria-, puede deberse a un escrúpulo, que ante la duda se aferra a quien tenga autoridad. Parece que es lo correcto porque parece signo de humildad y obediencia y lo grato a Dios. Pero no. El problema es que una opinión privada no tiene autoridad porque esta opinión privada no deviene de su unción como apóstol, la opinión privada del obispo tiene tanta autoridad como la mía porque es independiente de su gracia sacramental del episcopado.

Si los videntes hubieran llegado a desobedecer al obispo cuando habla investido de su autoridad, e incluso a manifestarse insolentes, no tiene que ver con la veracidad de la aparición porque ellos no se vuelven inmediatamente santos por ver a la Virgen, siguen siendo libres en esta vida y pueden equivocarse, por ejemplo en esto si lo hubieran hecho.



Vuelvo acerca del nivel de autoridad de una manifestación privada de un Obispo. Tenerla en estima de autoridad, sería semejante a decir que un pecado que comete el Papa, por ser el Papa, entonces no es pecado y está bien, y que no sólo está bien sino que hay que imitarlo y cometer el pecado.

Se confunde lo que es hablar investido de la autoridad por la gracia sacramental del episcopado, con hablar manifestando una opinión privada y personal que es libre e independiente de la gracia sacramental del episcopado.


No te voy a responder yo, sino un sacerdote, el padre William G. Most:

http://www.ewtn.com/faith/teachings/maryd8.htm


Cita:
AUTORIDAD DE LA IGLESIA

Distinguimos dos clases de acciones por el Obispo local en lugares de supuestas apariciones:

1) una decisiòn que es o no es autèntica. Desde que la Iglesia no tiene protecciòn providencial en el àrea de revelaciones privadas, el Obispo podria estar en un error. No estamos obligados a creerle, o aùn al Papa en tal caso.

2) una orden de no ir en peregrinaciòn al lugar de la supuesta visiòn. Este es un asunto diferente, esto es un asunto de autoridad, que el Obispo local posee. Por lo tanto si hay violaciones a esta orden, y aùn las visiones parecen continuar, debemos estar absolutamente ciertos que las visiones son falsas. Nuestra Señora de los santos NUNCA APARECERIA PARA PROMOVER LA DESOBEDIENCIA. Aùn si esto parece ser beneficioso para la devociòn de las personas, nosotros debemos aùn obedecer. Y necesitamos recordar cuàn necesitada de pruebas està la Iglesia por supuestos milagros. En Lourdes, despuès de miles de aparentes milagros, la Iglesia ha revisado y aprobado solo un poco màs de 60 casos desde que empezò.

Se levanta una objeciòn: La Iglesia fue demasiado lenta para aprobar Fàtima, y mucha gente perdiò muchas gracias mientras se esperaba. Respondemos: Ellos no perdieron nada. Las visiones no son como sacramentos, que producen su efecto por su propio poder (esto es, el poder de Cristo trabajando a travès de ellos) en aquellos que no ponen ningùn obstàculo.


Una de las màs importantes revelaciones aprobadas es la del Sagrado Corazòn de Santa Margarita Maria. En una ocasión, El (Jesús) le dijo que hiciera algo, pero su Superior no lo aprobò. Cuando El regresò, ella le preguntò sobre esto, y El respondiò: “….no solo deseo que hagas lo que tu Superior te ordena, sino que no hagas nada de lo que te ordeno sin su consentimiento. Yo amo la obediencia, y sin ella nadie puede complacerme” (Autobiografía de Santa Margarita Maria No.47)

Podemos entender esto. El redimiò el mundo precisamente por obediencia (Rom 5, 19). Sin obediencia su sacrificio habrìa sido externalismo vacìo, que el buen Dios reprobò de los antiguos judìos en Isaias 29, 13: “Esta gente me honra con sus labios, pero su corazòn està lejos de mi” La Lumen gentium No. 3 dice “por Su obediencia El trajo nuestra redenciòn”. Entonces no hay gracia obtenida por desobediencia.



En el caso de Medjugorje, los videntes no han obedecido al Obispo Peric.

copio parte de la Homilia del Obispo Peric

Solemnidad del Santìsimo cuerpo y sangre de Cristo


MEDJUGORJE, 15 - VI - 2006

(Pueden leerlo completo en la pàgina oficial del Obispado de Bosnia Hersegovina http://www.cbismo.hr/DHTMLFiles/Opsirnije.asp?P=25)

Cita:

III.- “APARICIONES”. Primero que nada, el hecho de que una persona hace una humilde Confesión y recibe la Santa Comunión en esta parroquia (Medjugorje) y que esta persona se sienta espiritualmente bien debido al perdón de Dios, cada uno de los creyentes reconocerá y dará debida alabanza a Dios por esto, quien es fuente de todas las gracias. Al mismo tiempo, esta persona tendrá cuidado de no proceder desde este estado de gracia hacia una conclusión ilógica e inconsistente: “Yo me confesé. Me siento bien y ahora soy un convertido. Por lo tanto la Virgen se está apareciendo en Medjugorje!” Este tipo de creyente y penitente está sin embargo obligado a ir a la confesión, recibir los otros sacramentos, observar los Mandamientos, sin que ninguna aparición privada sea reconocida o no.

Segundo, yo sería un ministro irresponsable del Misterio del Cuerpo y Sangre de Cristo, si hoy públicamente no notificara, desde este lugar y en esta ocasión también, a todos aquellos interesados alrededor del mundo, que en esta Iglesia local de Mostar-Duvno, existe algo similar a un cisma. Un número de sacerdotes que han sido expulsados de la Orden Franciscana OFM por el Generalate de la Orden, debido a su desobediencia al Santo Padre, por años han estado forzadamente manteniendo unas cuantas parroquias y rectorías junto con inventario de la iglesia. Ellos no solo han estado ilegalmente activos en estas parroquias, sino que también han administrado los sacramentos profanamente, como otros inválidamente, tales como la Confesión y la Confirmación, o han asistido matrimonios inválidos. Este tipo de conducta eclesial nos está conmocionando a todos nosotros. Al mismo tiempo, este escándalo de administrar los sacramentos sacrílegamente, especialmente el Santísimo Cuerpo de Cristo, debe conmocionar a todos los fieles así como quien inválidamente confiesa sus pecados a estos sacerdotes y participa en liturgias sacrílegas. Oramos al Señor para que este escándalo y cisma sea arrancado tan pronto como sea posible de entre nosotros.



Tercero, Estoy sinceramente agradecido al Santo Padre el Papa, a Juan Pablo II de bendita memoria y al reinante Benedicto XVI, quien siempre ha respetado los juicios de los Obispos de Mostar-Duvno, del anterior así como del actual Obispo, en relación a las llamadas “apariciones” y “mensajes” de Medjugorje, siempre reconociendo el derecho del Santo Padre de dar una decisión final sobre estos eventos. Los juicios de los Obispos, después de todas las investigaciones canónicas hechas hasta ahora, pueden ser resumidos en los siguientes puntos:



1 – Medjugorje es una parroquia católica cuyas actividades litúrgicas y pastorales son cumplidas, como en todas las otras parroquias de la diócesis de Mostar-Duvno. Nadie excepto las autoridades oficiales de la Iglesia está entonces autorizado para atribuir el título formal de “santuario” a este lugar.
2 – En base a las investigaciones de la Iglesia sobre los eventos de Medjugorje, no se puede determinar que estos eventos suponen apariciones sobrenaturales o revelaciones. Esto significa que hasta ahora la Iglesia no ha aceptado, ni como sobrenatural ni como Mariana, cualquiera de estas apariciones.
3 – Los sacerdotes que administran canónicamente esta parroquia de Medjugorje o aquellos que vienen como visitantes, no están autorizados para expresar su opinión privada contraria a la posición oficial de la Iglesia sobre las llamadas “apariciones” y “mensajes”, durante las celebraciones de los sacramentos, ni durante otros actos de piedad comunes, ni en los medios de comunicación Católicos.
4 – Los fieles Católicos no solo estan libres de cualquier obligación de creer en la autenticidad de estas “apariciones” sino que deben también saber que las peregrinaciones a la iglesia no están permitidas, ya sea oficial o privadas, individual o en grupo, o de otras parroquias, si ellos presuponen la autenticidad de las “apariciones” o si como garantía atentan con certificar estas “apariciones”.
5 – Como Obispo local, Yo mantengo que en relación a los eventos de Medjugorje, en base a las investigaciones y experiencia ganada hasta ahora, alrededor de estos últimos 25 años, la Iglesia no ha confirmado un sola “aparición” como auténtica de la Virgen. El hecho que durante estos 25 años ha habido el comentario de diez mil “apariciones” no contribuye ninguna autenticidad de estos eventos, que de acuerdo a las palabras de nuestro actual Papa, a quien encontré durante una audiencia el 24 de Febrero de este año, comentó que la Congregación para la Doctrina de la Fe siempre cuestionó cómo todas estas “apariciones” podían ser consideradas autenticas por los fieles Católicos. Estas particularmente no parecían ser auténticas cuando es sabido de antemano que estas llamadas “apariciones” ocurrirán:



A uno de los “videntes” el 18 de Marzo cada año, pero junto con esto ella también recibirá una “aparición” el 2 de cada mes, con “mensajes” que puedes esperar, de acuerdo a los procedimientos establecidos;
El segundo recibirá una aparición cada día del año, y si esto no fuera suficiente, una “aparición” especial añadida el 25 de cada mes junto con una especie de comunicado de prensa, que una vez más tu puedes prever y esperar;
El tercero recibirá una “aparición” el 25 de Diciembre, el día de Navidad, junto con un mensaje similar a los ya mencionados.
El cuarto recibirá una “aparición” el 8 de Setiembre cada año junto con un mensaje específico;
Los dos restantes recibirán lo mismo, cada día junto con “mensajes” que pueden ser anticipados si hubieran variaciones en el mismo tema.




Este hecho y la avalancha de las llamadas apariciones, mensajes, secretos y signos, no fortalecen la fe, sino que más bien nos convence más que en todo esto no hay nada ni auténtico ni establecido como verdadero. Por lo tanto Yo seriamente llamo a aquellos que alegan ser “videntes”, así como a aquellas personas que apoyan los “mensajes”, de demostrar obediencia eclesiástica y cesar con estas públicas manifestaciones y mensajes en esta parroquia.

De esta manera ellos mostrarán su necesaria adherencia a la Iglesia, al no colocar ni “apariciones” privadas ni dichos privados por encima de la posición oficial de la Iglesia. Nuestra fe es un asunto serio y de responsabilidad. La Iglesia es también una institución seria y responsable!

Mediante la intercesión de la Bendita Virgen Maria, la gran poseedora de los regalos del Espíritu Santo, que por el mismo Espíritu Santo concibió en su cuerpo y dio a luz a la segunda persona de la Trinidad, Jesucristo, quien nos da su Santísimo Cuerpo y Sangre para la vida eterna, pueda El –quien es el camino, la verdad y la vida- ayudarnos para que la verdad de la bendita Virgen, su Madre y Madre de la Iglesia, Trono de Sabiduría y Espejo de Justicia, pueda brillar luminosamente en esta parroquia y diócesis, sin ni siquiera una insinuación de no credibilidad, todo en acuerdo con las constantes enseñanzas y práctica de la Iglesia. Amen.

Ratko Peric, Obispo


Esta es la Orden del Obispo Peric:

Por lo tanto Yo seriamente llamo a aquellos que alegan ser “videntes”, así como a aquellas personas que apoyan los “mensajes”, de demostrar obediencia eclesiástica y cesar con estas públicas manifestaciones y mensajes en esta parroquia.

El Obispo exige obediencia a los videntes y a los que los apoyan y pide "cesar" con estos mensajes. Ni los videntes ni sus seguidores han obedecido.

La Posiciòn de la Iglesia es la de respetar la decisiòn de la Comisiòn de Obispos Yugoslavos en la Declaraciòn de Zadar, el 10 de Abril de 1991: "Este Dicasterio respeta lo decidido por los Obispos de la antigua Yugoslavia en la Declaraciòn de Zadar, Abril 10, 1991: "En base a las investigaciones hasta el momento, no se puede afirmar que estamos tratando con apariciones y revelaciones sobrenaturales" "


Cita:
May 26, 1998

To His Excellency
Mons. Gilbert Aubry
Bishop of Saint-Denis de la Reunion

Excellency:

In your letter of January 1, 1998, you submitted to this Dicastery several questions about the position of the Holy See and of the Bishop of Mostar in regard to the so called apparitions of Medjugorje, private pilgrimages and the pastoral care of the faithful who go there.

In regard to this matter, I think it is impossible to reply to each of the questions posed by Your Excellency. The main thing I would like to point out is that the Holy See does not ordinarily take a position of its own regarding supposed supernatural phenomena as a court of first instance. As for the credibility of the "apparitions" in question, this Dicastery respects what was decided by the bishops of the former Yugoslavia in the Declaration of Zadar, April 10, 1991: "On the basis of the investigations so far, it can not be affirmed that one is dealing with supernatural apparitions and revelations." Since the division of Yugoslavia into different independent nations it would now pertain to the members of the Episcopal Conference of Bosnia-Hercegovina to eventually reopen the examination of this case, and to make any new pronouncements that might be called for.

What Bishop Peric said in his letter to the Secretary General of "Famille Chretienne", declaring: "My conviction and my position is not only 'non constat de supernaturalitate,' but likewise, 'constat de non supernaturalitate' of the apparitions or revelations in Medjugorje", should be considered the expression of the personal conviction of the Bishop of Mostar which he has the right to express as Ordinary of the place, but which is and remains his personal opinion.

Finally, as regards pilgrimages to Medjugorje, which are conducted privately, this Congregation points out that they are permitted on condition that they are not regarded as an authentification of events still taking place and which still call for an examination by the Church.

I hope that I have replied satisfactorily at least to the principal questions that you have presented to this Dicastery and I beg Your Excellency to accept the expression of my devoted sentiments.

Archbishop Tarcisio Bertone

[Secretary to the "Congregatio", presided over by Cardinal Ratzinger]

_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 6:17 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Fabrem escribió:
Beatriz escribió:
Ines2772002 escribió:
En 1998, un alemán recopiló varias declaraciones que supuestamente fueron hechas por el Santo Padre Juan Pablo II y el Cardenal Prefecto, y las remitió al Vaticano con un memorandun.

El Cardenal Ratzinger respondió por escrito el 22 de julio de 1998 diciendo : " la única cosa que puedo decir leyendo las declaraciones sobre Medjugorje atribuídas al Santo Padre y a mi mismo, es que son una completa invención"

O sea que la completa invención son las supuestas declaraciones recopiladas por un alemán en 1998.


Estas son las supuestas declaraciones del Papa que segùn el entonces Cardenal Ratzinger son "una completa invenciòn":


http://www.fcpeace.com/spanish/medjugorje/papaMedju.htm

Cita:
El Papa Juan Pablo II sobre Medjugorje

El 22 de Marzo de 1995, Vicka acompaño a 350 soldados croatas heridos e inválidos a Roma, donde el Papa les concedió una audiencia privada. Ella fue la intérprete (del italiano al croata) y el Papa inmediatamente la reconoció "¿No eres tú Vicka de Medjugorje?", le preguntó. Vicka le regaló entonces un rosario diciendo: "Creo que usted ya ha de tener muchos rosarios, pero este es uno muy especial porque fue bendecido por la Gospa durante una aparición". El Papa le dijo:"Reza tú a la Madona por mi y yo rezaré por ti". El oró sobre ella un largo rato y la bendijo.

En Junio de 1986, en respuesta a un grupo de doce obispos italianos que buscaban consejo pastoral sobre la gente que va de peregrinación a Medjugorje: "Dejen que la gente vaya a Medjugorje. Allá se convierten, oran, se confiesan, hacen penitencias y ayunan".

El 2 de Abril de 1986, según el P. Ivan Dugandzie, OFM, durante una reunión con el Santo Padre. El Santo Padre le dijo que él sigue continuamente los eventos. "Puede usted decir a todos que cada día rezo por una conclusión favorable de estos eventos".

Del Obispo Michael D. Pfeifer, OMI, Obispo de San Angelo, Texas, National Catholic Register, Abril 15 de 1990. "Durante mi visita ad limina a Roma con los obispo de Texas en Abril de 1988, pregunté a nuestro Santo Padre su opinión sobre Medjugorje durante la conversación privada que sostuve con él. El habló muy favorablemente de los sucesos allá, destacando el bien que había hecho a la gente. Durante la comida que los obispos tejanos tuvieron con el Santo Padre más tarde, Medjugorje salió nuevamente a relucir. De nuevo, Su Santidad habló de como ha cambiado las vidas de las personas que lo visitan y dijo que hasta ahora, los mensajes no son contrarios al evangelio".

El 1º de Agosto de 1989, una alocución del Papa a un grupo de médicos Italianos dedicados a defender la vida de los no nacidos y hacer estudios médicos y científicos sobre la aparición, según reporta el obispo Paul Hnilica, SJ, Obispo auxiliar de Roma: "El mundo de hoy ha perdido el sentido de lo sobre natural. Pero muchos andan en busca de ello - y lo encuentran en Medjugorje, a través de la oración, la penitencia y el ayuno".

"¡Medjugorje es un gran centro de espiritualidad!" - Comentó el Santo Padre, duarnte una conversación en Febrero de 1990, según reporta el Obispo Murilo Krieger, Obispo Auxiliar de Florianápolis, Brazil, plática que tuvo lugar antes de que éste emprendiera su cuarta peregrinación a Medjugorje. El Santo Padre asintió a la petición del Obispo Krieger y le dio la bendición papal a los videntes (National Catholic Register, Abril 29 de 1990).

"¡Si no fuera yo el Papa, ya estaría en Medjugorje!"- Según reportó el 21 de Abril de 1989 el Obispo Paul Hnilica, SJ, Obispo Auxiliar de Roma, luego de haber sido reprendido por el Papa por no heberse detenido en Medjugorje, en su viaje de regreso a Roma luego de una reunión en Moscú por encargo del Papa.

El Santo Padre da crédito a nuestra Santísima Madre por interceder por su vida, luego de haber recibido los disparos durante el atentado.

Que Dios los bendiga.
Annemarie Yeseta.



Si Uds. leen que una pàgina web dice que Juan Pablo II o el Cardenal Ratzinger "dicen" tal cosa de Medjugorje, no lo crean, ya lo ha desmentido el propio Ratzinger. Solo presten oidos cuando se trate de una declaraciòn "por escrito" no verbal.


Beatriz, el sitio web del que copias ese texto está dedicado a la Virgen de Medjugorje, el Florida Center for Peace -FCP-, y allí no lo presentan como esas declaraciones desmentidas por Benedicto XVI.

Me metí a ver esto, porque yo sí creo en la autenticidad de esas apariciones, igual que la Madre Adela, fundadora de una orden de clausura que es dueña de www.corazones.org, e igual que el Cardenal Shoenstadt de Austria, por mencionar dos casos de autoridad, uno de santidad y otro de autoridad episcopal cardenalicia.

La iglesia ha sido prudente con este caso, como lo fue con Fátima y como lo ha sido con todos los lugares de aparición. No se apresura a aprobarlas, mucho menos cuando todavía no han terminado.

La Virgen habla desde la aparición y el Espíritu, desde el corazón. Si mucha gente no necesutar las apariciones para la salvación de su alma, con toda seguridad que la Virgen Maria no lo haría. Yo sé de muchos casos de conversiones e incluso de muertes en la asistencia de los sacramentos gracias a la conversión originada desde Medjugorje. De hecho, son los frutos los que más me vienen a la mente. No conozco un solo caso de gente que crea en las aparicionmes de Medjugorje y que no sea alegre, luchadora sencilla por su santidad, y no transmita dicha y paz, y muchos casos de conversiones impresionantes.

Y la autoridad formal y universal de la Iglesia no ha sido ejercida para desconocer estas apariciones. A un Obispo la parecen auténticas, como al Cardenal Schoenstadt y a las docenas de Obispos que visitan Medjugorje anualmente, y a otros, no.

Pero son los frutos los que hay que ver.

Tal vez mucha gente necesita esta evidencia cercana de la Madre para corregir sus caminos. Ella opera también dede el interior, y, quizá, más que todo, aun cuando se hace presente en apariciones espacio temporales.

Bendiciones para tí.


Alejandro, creo que no notas la diferencia que existe entre una declaraciòn hecha por escrito y otra hecha verbalmente.

Mientras que todas esas supuestas declaraciones del Papa, arriba mencionadas, a favor de Medjugorje han sido hechas "verbalmente" en cambio, si tenemos "por escrito" que el entonces Cardenal Ratzinger respondiò el 22 de julio de 1998 que todo lo que se publicaba del Papa Juan Pablo II y de èl respecto a Medjugorje "son una completa invenciòn".

Què tiene màs credibilidad? lo escrito o lo verbal (una persona dice que tal persona dice que el Papa dijo...) Creo que esto està facil de entender...

Yo entiendo que con este tema hay mucha susceptibilidad, lo entiendo perfectamente, pero yo cumplo con dar la informaciòn sobre Medjugorje que muchos no conocen, sobre todo, la posiciòn de la Iglesia al respecto, que es lo que màs vale, ademàs del principio de la Autoridad de la Iglesia que no puede cambiar por màs cariño que le tengamos a tal revelaciòn. El Padre G. Most lo explica mejor.

Y no me cansarè de repetirlo: Obediencia a la Iglesia. El Obispo local es la màxima autoridad de Medjugorje y si èl da la orden de "cesar" con los mensajes y no es obedecido, creo yo que es mi deber divulgarlo. La obediencia es lo primero aunque no nos guste la orden. Jesùs fue obediente hasta la muerte en cruz.

Bendiciones
_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 6:32 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Beatriz escribió:
Fabrem escribió:
Beatriz escribió:
Ines2772002 escribió:
En 1998, un alemán recopiló varias declaraciones que supuestamente fueron hechas por el Santo Padre Juan Pablo II y el Cardenal Prefecto, y las remitió al Vaticano con un memorandun.

El Cardenal Ratzinger respondió por escrito el 22 de julio de 1998 diciendo : " la única cosa que puedo decir leyendo las declaraciones sobre Medjugorje atribuídas al Santo Padre y a mi mismo, es que son una completa invención"

O sea que la completa invención son las supuestas declaraciones recopiladas por un alemán en 1998.


Estas son las supuestas declaraciones del Papa que segùn el entonces Cardenal Ratzinger son "una completa invenciòn":


http://www.fcpeace.com/spanish/medjugorje/papaMedju.htm

Cita:
El Papa Juan Pablo II sobre Medjugorje

El 22 de Marzo de 1995, Vicka acompaño a 350 soldados croatas heridos e inválidos a Roma, donde el Papa les concedió una audiencia privada. Ella fue la intérprete (del italiano al croata) y el Papa inmediatamente la reconoció "¿No eres tú Vicka de Medjugorje?", le preguntó. Vicka le regaló entonces un rosario diciendo: "Creo que usted ya ha de tener muchos rosarios, pero este es uno muy especial porque fue bendecido por la Gospa durante una aparición". El Papa le dijo:"Reza tú a la Madona por mi y yo rezaré por ti". El oró sobre ella un largo rato y la bendijo.

En Junio de 1986, en respuesta a un grupo de doce obispos italianos que buscaban consejo pastoral sobre la gente que va de peregrinación a Medjugorje: "Dejen que la gente vaya a Medjugorje. Allá se convierten, oran, se confiesan, hacen penitencias y ayunan".

El 2 de Abril de 1986, según el P. Ivan Dugandzie, OFM, durante una reunión con el Santo Padre. El Santo Padre le dijo que él sigue continuamente los eventos. "Puede usted decir a todos que cada día rezo por una conclusión favorable de estos eventos".

Del Obispo Michael D. Pfeifer, OMI, Obispo de San Angelo, Texas, National Catholic Register, Abril 15 de 1990. "Durante mi visita ad limina a Roma con los obispo de Texas en Abril de 1988, pregunté a nuestro Santo Padre su opinión sobre Medjugorje durante la conversación privada que sostuve con él. El habló muy favorablemente de los sucesos allá, destacando el bien que había hecho a la gente. Durante la comida que los obispos tejanos tuvieron con el Santo Padre más tarde, Medjugorje salió nuevamente a relucir. De nuevo, Su Santidad habló de como ha cambiado las vidas de las personas que lo visitan y dijo que hasta ahora, los mensajes no son contrarios al evangelio".

El 1º de Agosto de 1989, una alocución del Papa a un grupo de médicos Italianos dedicados a defender la vida de los no nacidos y hacer estudios médicos y científicos sobre la aparición, según reporta el obispo Paul Hnilica, SJ, Obispo auxiliar de Roma: "El mundo de hoy ha perdido el sentido de lo sobre natural. Pero muchos andan en busca de ello - y lo encuentran en Medjugorje, a través de la oración, la penitencia y el ayuno".

"¡Medjugorje es un gran centro de espiritualidad!" - Comentó el Santo Padre, duarnte una conversación en Febrero de 1990, según reporta el Obispo Murilo Krieger, Obispo Auxiliar de Florianápolis, Brazil, plática que tuvo lugar antes de que éste emprendiera su cuarta peregrinación a Medjugorje. El Santo Padre asintió a la petición del Obispo Krieger y le dio la bendición papal a los videntes (National Catholic Register, Abril 29 de 1990).

"¡Si no fuera yo el Papa, ya estaría en Medjugorje!"- Según reportó el 21 de Abril de 1989 el Obispo Paul Hnilica, SJ, Obispo Auxiliar de Roma, luego de haber sido reprendido por el Papa por no heberse detenido en Medjugorje, en su viaje de regreso a Roma luego de una reunión en Moscú por encargo del Papa.

El Santo Padre da crédito a nuestra Santísima Madre por interceder por su vida, luego de haber recibido los disparos durante el atentado.

Que Dios los bendiga.
Annemarie Yeseta.



Si Uds. leen que una pàgina web dice que Juan Pablo II o el Cardenal Ratzinger "dicen" tal cosa de Medjugorje, no lo crean, ya lo ha desmentido el propio Ratzinger. Solo presten oidos cuando se trate de una declaraciòn "por escrito" no verbal.


Beatriz, el sitio web del que copias ese texto está dedicado a la Virgen de Medjugorje, el Florida Center for Peace -FCP-, y allí no lo presentan como esas declaraciones desmentidas por Benedicto XVI.

Me metí a ver esto, porque yo sí creo en la autenticidad de esas apariciones, igual que la Madre Adela, fundadora de una orden de clausura que es dueña de www.corazones.org, e igual que el Cardenal Shoenstadt de Austria, por mencionar dos casos de autoridad, uno de santidad y otro de autoridad episcopal cardenalicia.

La iglesia ha sido prudente con este caso, como lo fue con Fátima y como lo ha sido con todos los lugares de aparición. No se apresura a aprobarlas, mucho menos cuando todavía no han terminado.

La Virgen habla desde la aparición y el Espíritu, desde el corazón. Si mucha gente no necesutar las apariciones para la salvación de su alma, con toda seguridad que la Virgen Maria no lo haría. Yo sé de muchos casos de conversiones e incluso de muertes en la asistencia de los sacramentos gracias a la conversión originada desde Medjugorje. De hecho, son los frutos los que más me vienen a la mente. No conozco un solo caso de gente que crea en las aparicionmes de Medjugorje y que no sea alegre, luchadora sencilla por su santidad, y no transmita dicha y paz, y muchos casos de conversiones impresionantes.

Y la autoridad formal y universal de la Iglesia no ha sido ejercida para desconocer estas apariciones. A un Obispo la parecen auténticas, como al Cardenal Schoenstadt y a las docenas de Obispos que visitan Medjugorje anualmente, y a otros, no.

Pero son los frutos los que hay que ver.

Tal vez mucha gente necesita esta evidencia cercana de la Madre para corregir sus caminos. Ella opera también dede el interior, y, quizá, más que todo, aun cuando se hace presente en apariciones espacio temporales.

Bendiciones para tí.


Alejandro, creo que no notas la diferencia que existe entre una declaraciòn hecha por escrito y otra hecha verbalmente.

Mientras que todas esas supuestas declaraciones del Papa, arriba mencionadas, a favor de Medjugorje han sido hechas "verbalmente" en cambio, si tenemos "por escrito" que el entonces Cardenal Ratzinger respondiò el 22 de julio de 1998 que todo lo que se publicaba del Papa Juan Pablo II y de èl respecto a Medjugorje "son una completa invenciòn".

Què tiene màs credibilidad? lo escrito o lo verbal (una persona dice que tal persona dice que el Papa dijo...) Creo que esto està facil de entender...

Yo entiendo que con este tema hay mucha susceptibilidad, lo entiendo perfectamente, pero yo cumplo con dar la informaciòn sobre Medjugorje que muchos no conocen, sobre todo, la posiciòn de la Iglesia al respecto, que es lo que màs vale, ademàs del principio de la Autoridad de la Iglesia que no puede cambiar por màs cariño que le tengamos a tal revelaciòn. El Padre G. Most lo explica mejor.

Y no me cansarè de repetirlo: Obediencia a la Iglesia. El Obispo local es la màxima autoridad de Medjugorje y si èl da la orden de "cesar" con los mensajes y no es obedecido, creo yo que es mi deber divulgarlo. La obediencia es lo primero aunque no nos guste la orden. Jesùs fue obediente hasta la muerte en cruz.

Bendiciones


Otro ejemplo: una persona va a un Banco y habla con un funcionario para solucionar una deuda pendiente y el funcionario le dice verbalmente: "No se preocupe, vamos a solucionar el problema, vamos a dividir la deuda en 20 cuotas y asì Ud. no tendrà ningùn problema en pagarlo", luego pasan los dìas y llega una Notificaciòn de Embargo, la persona regresa indignada porque habìan "acordado" que el Banco fraccionarìa la deuda. Otro funcionario lo recibe y le pide que le muestre la carta del Banco con sello y firma del funcionario donde le aprueba el fraccionamiento de la deuda. Esta persona no tiene nada por escrito y cabe la duda si fue verdad que verbalmente le dijeron tal cosa. Como dicen por acà: "papelito manda" o "todo en blanco y negro".

Hay una gran diferencia entre lo que "una persona dice que otra dice que el Papa dijo" y lo que està por escrito. En estas pàginas web que apoyan Medjugorge yo veo que dicen "que el Obispo tal dice que el Papa le dijo..." pero...¿serà verdad? ¿ese Obispo lo ha dejado por escrito? ¿quièn se ha tomado la molestia de verificar si es verdad que ese Obispo dijo tal cosa? Lo siento pero para un asunto tan serio donde se toma el nombre de personas creo que lo màs correcto es que conste por escrito.

Bendiciones
_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Fabrem
Veterano


Registrado: 05 Oct 2005
Mensajes: 1226

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 6:35 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Beatriz escribió:


Y no me cansarè de repetirlo: Obediencia a la Iglesia. El Obispo local es la màxima autoridad de Medjugorje y si èl da la orden de "cesar" con los mensajes y no es obedecido, creo yo que es mi deber divulgarlo. La obediencia es lo primero aunque no nos guste la orden. Jesùs fue obediente hasta la muerte en cruz.

Bendiciones


Entonces, Beatriz, resuélveme este punto: ¿Cómo es que hay Obispos Cardenales apasionados seguidores de Medjugorje, como el Cardenal Schoenstadt, de Viena, y cómo es que docenas de Obispos visitan Medjugorje? ¿Cómo es que la Madre Adela, quien es una santa, promueve Medjugorje en su sitio Web, www.corazones.org, y organiza peregrinaciones a Medjugorje?

¿Son ellos desobedientes de LA IGLESIA?

Trata te explicarme de modo objetivo, para que entendamos todos.

¿No será que el Obispo local quiere que se visite su diócesis por la propia cuenta y riesgo de cada uno? ¿No será que esa posición es querida por la Virgen para evitar que se tome esa aparición como un negocio de la Igelsia en Bosnia Herzegovina? o ¿es que la Madre Adela y el Cardenal Schoenstadt y docenas de Obispos son desobedientes a la Iglesia?

Tratemos de entender este asunto para el bien de todos.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 6:49 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Cita:
[quote="Fabrem"]
Beatriz escribió:


Y no me cansarè de repetirlo: Obediencia a la Iglesia. El Obispo local es la màxima autoridad de Medjugorje y si èl da la orden de "cesar" con los mensajes y no es obedecido, creo yo que es mi deber divulgarlo. La obediencia es lo primero aunque no nos guste la orden. Jesùs fue obediente hasta la muerte en cruz.

Bendiciones


Entonces, Beatriz, resuélveme este punto: ¿Cómo es que hay Obispos Cardenales apasionados seguidores de Medjugorje, como el Cardenal Schoenstadt, de Viena, y cómo es que docenas de Obispos visitan Medjugorje? ¿Cómo es que la Madre Adela, quien es una santa, promueve Medjugorje en su sitio Web, www.corazones.org, y organiza peregrinaciones a Medjugorje?

¿Son ellos desobedientes de LA IGLESIA?

Trata te explicarme de modo objetivo, para que entendamos todos.


Te respondo Fabrem:

El Obispo Peric es Obispo de Medjugorje y es la màxima autoridad de Medjugorje. Lo que hagan otros en otros lugares es asunto exclusivo de cada uno de ellos. Asi como el Obispo local se puede equivocar, todos esos Cardenales y Obispos y la hermanita pueden tambièn equivocarse, como explica el Padre G. Most: "una decisiòn que es o no es autèntica. Desde que la Iglesia no tiene protecciòn providencial en el àrea de revelaciones privadas, el Obispo podria estar en un error. No estamos obligados a creerle, o aùn al Papa en tal caso"

Pero en lo que si NO HAY ERROR es en la AUTORIDAD DE LA IGLESIA. El Obispo Perica, repito, es màxima autoridad en Medjugorje (despuès del Papa, por supuesto).

Los videntes de Medjugorje obedecen a la màxima autoridad de su iglesia local? la respuesta es no, aunque sea triste reconocerlo.

Los videntes tuvieron la oportunidad de mostrar obediencia aunque estuviera equivocado el Obispo Peric, pero no lo hicieron y esto quedarà escrito "forever".

Y yo te pregunto a ti: ¿La Virgen Santìsima serìa capaz de promover DESOBEDIENCIA a la autoridad de la Iglesia?

Bendiciones
_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Abraham Diaz
Constante


Registrado: 05 Ene 2006
Mensajes: 842

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 6:55 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

A ver,

el Señor Jesus dio el criterio de los buenos frutos. Todo bien viene de Dios, absolutamente todo, no hay otra posibilidad.
Por eso cuando hay buen fruto se puede estar seguro q Dios esta presente.
Algunos no les convence, tienen derecho a no creer, quizas se quieren complicar la vida.

Entonces, a una persona q cree en esa aparicion pero "obedece" al Obispo, Dios le puede decir:

Tu confiaste en mi palabra q es verdadera, creias en el criterio q di, por lo tanto sabias q venia de mi y no la promoviste, has cometido pecado de omision.
El q quiera negar esto se enfrenta a las propias palabras del Señor.

La Iglesia dice q las revelaciones privadas se pueden promover, la de medugorie no tiene nada en contra. Si no se pudo probar la sobrenaturalidad, no significa q esta es contraria a la fe.

Entonces, a quien obedecer? a la Iglesia o a la opinion del Obispo q no es infalible.

Para el caso de los laicos, es mejor promoverla por q la caridad esta por encima de la obediencia.

Para el caso de los sacerdotes de la diocesis, deben si obedecer aunque no esten de acuerdo con el, pq en ese caso la obediencia da mas gloria a Dios.

Si no estan de acuerdo por favor argumentar por q no.

Saludos
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Fabrem
Veterano


Registrado: 05 Oct 2005
Mensajes: 1226

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 7:05 am    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Beatriz escribió:


Y yo te pregunto a ti: ¿La Virgen Santìsima serìa capaz de promover DESOBEDIENCIA a la autoridad de la Iglesia?

Bendiciones


No, a 'la' AUTORIDAD de 'la' Iglesia ejercida intencionalmente y explícitamente como tal; definitivamente, no. Pero 'la' autoridad de 'la' Iglesia no ha sido ejercida en este caso. Un Obispo puede equivocarse PERSONALMENTE al juzgar una aparición auténtica de Ella, por supuesto que puede equivocarse. Jesús jamás garantizó la infalibilidad episcopal, sino que sólo la papal, y la autoridad del Papa todavía no se ha ejercido de modo definitivo acerca de este asunto y de modo intencional. El Papa no ha secundado la posición personal del Obispo local, no ha suscrito semejantes peticiones del Obispo local -no lo ha hecho- y no podemos decir que el Papa promueva la desobedciencia a 'la' Iglesia al no secundar intencionalmente la posición del Obispo local.

Tampoco podemos decir que, por ejemplo, por mencionar sólo un Obispo, el Cardenal Schoenstadt, sea desobediente a 'la' Iglesia. El Obispo Peric jamás ha reclamado a sus hermanos Obispos que "desobedecen" su posición personal sobre este asunto.

Esta es la explicación que da www.corazones.org sobre la posición de la Iglesia: http://www.corazones.org/lugares/bosnia_croacia/medjugorje/medjugorje_status.htm

Cita:
MEDJUGORJE

El obispo local es el responsable del cuidado pastoral en torno a los reportes de apariciones. En el caso de Medjugorje es el obispo de Mostar, el cual se pronunció fuertemente en contra de la autenticidad de las apariciones.

Sin embargo, en una acción sin precedentes, la Santa Sede determinó que las declaraciones del Obispo de Mostar "deben ser consideradas como una expresión personal y por ningún motivo como un juicio final y definitivo de la Iglesia". Ver cuadro a la derecha.

El juicio de la Iglesia sigue suspendido. Es decir, la Iglesia no tiene todavía un juicio oficial ni a favor ni en contra. Por lo tanto no se pueden hacer peregrinaciones oficiales que de a entender que las apariciones están aprobadas. Sin embargo las peregrinaciones privadas están permitidas, incluso con la participación de sacerdotes y religiosas.

Consejo del Papa:
En junio de 1986, en respuesta a un grupo de doce obispos italianos que buscaban consejo pastoral sobre la gente que va de peregrinación a Medjugorje, Juan Pablo II les respondió: «Dejen que la gente vaya a Medjugorje. Allá se convierten, oran, se confiesan, hacen penitencias y ayunan».

Declaración oficial de Septiembre de 1998.
Respuesta del Monseñor Tarcisio Bertone, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, a un obispo francés que pedía aclaraciones sobre la cuestión de Medjugorje.

CIUDAD DEL VATICANO, 24 sep 1998 (ZENIT). «Precisamos --explica monseñor Bertone en la misiva escrita en francés-- que, por lo que se refiere a la credibilidad de las presuntas apariciones, este dicasterio se atiene a lo que ya ha sido establecido por los obispos de la antigua Yugoslavia en la declaración de Zara del 10 de abril, de 1991: "En base a las investigaciones realizadas hasta ahora no es posible afirmar que se trate de apariciones o revelaciones sobrenaturales"».

Ahora bien, la carta del representante vaticano reconoce también que las investigaciones no permiten excluir la veracidad de dichas apariciones, de modo que por el momento los pareceres al respecto no tendrán más que un carácter de opinión personal. El juicio de la Iglesia católica sobre este fenómeno, que ha atraído a millones de personas al lugar de las presuntas apariciones y que ha creado centenares de grupos de oración en todos los continentes, sigue suspendido.

Nuevo examen de los obispos bosnios
Según deja a entender monseñor Bertone en su respuesta, es de desear que la nueva Conferencia Episcopal de Bosnia-Herzegovina vuelva a retomar toda la documentación «para dar un juicio sereno y objetivo» sobre estas supuestas revelaciones de María que, según los así llamados videntes, habrían comenzado a partir de 1981. Un nuevo examen, explica la misma fuente, podría afrontar de manera más serena las «fuertes complicaciones» del caso, como la actitud de los frailes de Medjugorie, que con frecuencia se enfrentaron a la autoridad eclesiástica local, o la cuestión de los «mensajes» que en estos años habría confiado la Virgen a los videntes (María Pavlovic, Jakov Colo, Miriana e Ivan Dragevic, Ivanka y Vicka Ivankovic).

En coherencia con lo antes explicado, el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe confirma la prohibición de organizar peregrinaciones oficiales, pero permite aquellas que se celebren «en privado», a condición de que no sean considerados como una autentificación de los hechos que requieren todavía un examen de la iglesia». Es decir, se pueden organizar peregrinaciones como lugar de culto mariano --admitiendo por tanto todas las formas de devoción--, pero sin hacer referencia a las virtudes sobrenaturales de la aparición.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 12:54 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Fabrem escribió:
Beatriz escribió:


Y yo te pregunto a ti: ¿La Virgen Santìsima serìa capaz de promover DESOBEDIENCIA a la autoridad de la Iglesia?

Bendiciones


No, a 'la' AUTORIDAD de 'la' Iglesia ejercida intencionalmente y explícitamente como tal; definitivamente, no. Pero 'la' autoridad de 'la' Iglesia no ha sido ejercida en este caso. Un Obispo puede equivocarse PERSONALMENTE al juzgar una aparición auténtica de Ella, por supuesto que puede equivocarse. Jesús jamás garantizó la infalibilidad episcopal, sino que sólo la papal, y la autoridad del Papa todavía no se ha ejercido de modo definitivo acerca de este asunto y de modo intencional. El Papa no ha secundado la posición personal del Obispo local, no ha suscrito semejantes peticiones del Obispo local -no lo ha hecho- y no podemos decir que el Papa promueva la desobedciencia a 'la' Iglesia al no secundar intencionalmente la posición del Obispo local.

Tampoco podemos decir que, por ejemplo, por mencionar sólo un Obispo, el Cardenal Schoenstadt, sea desobediente a 'la' Iglesia. El Obispo Peric jamás ha reclamado a sus hermanos Obispos que "desobedecen" su posición personal sobre este asunto.

Esta es la explicación que da www.corazones.org sobre la posición de la Iglesia: http://www.corazones.org/lugares/bosnia_croacia/medjugorje/medjugorje_status.htm

Cita:
MEDJUGORJE

El obispo local es el responsable del cuidado pastoral en torno a los reportes de apariciones. En el caso de Medjugorje es el obispo de Mostar, el cual se pronunció fuertemente en contra de la autenticidad de las apariciones.

Sin embargo, en una acción sin precedentes, la Santa Sede determinó que las declaraciones del Obispo de Mostar "deben ser consideradas como una expresión personal y por ningún motivo como un juicio final y definitivo de la Iglesia". Ver cuadro a la derecha.

El juicio de la Iglesia sigue suspendido. Es decir, la Iglesia no tiene todavía un juicio oficial ni a favor ni en contra. Por lo tanto no se pueden hacer peregrinaciones oficiales que de a entender que las apariciones están aprobadas. Sin embargo las peregrinaciones privadas están permitidas, incluso con la participación de sacerdotes y religiosas.

Consejo del Papa:
En junio de 1986, en respuesta a un grupo de doce obispos italianos que buscaban consejo pastoral sobre la gente que va de peregrinación a Medjugorje, Juan Pablo II les respondió: «Dejen que la gente vaya a Medjugorje. Allá se convierten, oran, se confiesan, hacen penitencias y ayunan».

Declaración oficial de Septiembre de 1998.
Respuesta del Monseñor Tarcisio Bertone, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, a un obispo francés que pedía aclaraciones sobre la cuestión de Medjugorje.

CIUDAD DEL VATICANO, 24 sep 1998 (ZENIT). «Precisamos --explica monseñor Bertone en la misiva escrita en francés-- que, por lo que se refiere a la credibilidad de las presuntas apariciones, este dicasterio se atiene a lo que ya ha sido establecido por los obispos de la antigua Yugoslavia en la declaración de Zara del 10 de abril, de 1991: "En base a las investigaciones realizadas hasta ahora no es posible afirmar que se trate de apariciones o revelaciones sobrenaturales"».

Ahora bien, la carta del representante vaticano reconoce también que las investigaciones no permiten excluir la veracidad de dichas apariciones, de modo que por el momento los pareceres al respecto no tendrán más que un carácter de opinión personal. El juicio de la Iglesia católica sobre este fenómeno, que ha atraído a millones de personas al lugar de las presuntas apariciones y que ha creado centenares de grupos de oración en todos los continentes, sigue suspendido.

Nuevo examen de los obispos bosnios
Según deja a entender monseñor Bertone en su respuesta, es de desear que la nueva Conferencia Episcopal de Bosnia-Herzegovina vuelva a retomar toda la documentación «para dar un juicio sereno y objetivo» sobre estas supuestas revelaciones de María que, según los así llamados videntes, habrían comenzado a partir de 1981. Un nuevo examen, explica la misma fuente, podría afrontar de manera más serena las «fuertes complicaciones» del caso, como la actitud de los frailes de Medjugorie, que con frecuencia se enfrentaron a la autoridad eclesiástica local, o la cuestión de los «mensajes» que en estos años habría confiado la Virgen a los videntes (María Pavlovic, Jakov Colo, Miriana e Ivan Dragevic, Ivanka y Vicka Ivankovic).

En coherencia con lo antes explicado, el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe confirma la prohibición de organizar peregrinaciones oficiales, pero permite aquellas que se celebren «en privado», a condición de que no sean considerados como una autentificación de los hechos que requieren todavía un examen de la iglesia». Es decir, se pueden organizar peregrinaciones como lugar de culto mariano --admitiendo por tanto todas las formas de devoción--, pero sin hacer referencia a las virtudes sobrenaturales de la aparición.


Fabrem, veo que no me entiendes y te lo volverè a explicar. Dejemos de lado a la Virgen Santìsima y hablemos de la AUTORIDAD del Obispo local.

1. La màxima autoridad de una Iglesia local es el Obispo, en este caso la màxima autoridad de Medjugorge es el Obispo Peric.
2. Los habitantes (catòlicos) de Medjugorge deben obediencia a su Obispo.
3. El Obispo Peric ha pedido 'a los videntes' de Medjugorge que "CESEN" de divulgar mensajes.
4. Los videntes de Medjugorge no han obedecido al Obispo, es decir, a la màxima AUTORIDAD de su iglesia local.

Sobre estos cuatro puntos, ¿me equivoco?

Cita:
Tampoco podemos decir que, por ejemplo, por mencionar sólo un Obispo, el Cardenal Schoenstadt, sea desobediente a 'la' Iglesia. El Obispo Peric jamás ha reclamado a sus hermanos Obispos que "desobedecen" su posición personal sobre este asunto.


No, no he dicho que el Cardenal Schoenstadt es debodiente a 'la' Iglesia. He dicho que 'los videntes' son desobedientes a su Obispo, a su màxima autoridad. No añadas palabras a mi boca. Por favor revisa todos mis mensajes. En todos he dicho que 'los videntes' son desobedientes a su Obispo.

Estamos hablando de lo que se dictamina dentro de la jurisdicciòn de Medjugorge.

Ademàs, he leido al Cardenal Schoenstadt que en todos sus declaraciones ACLARA que habla EN FORMA PRIVADA, es decir, como un catòlico màs (y los demàs Obispos tambièn). ¿Por què no emite sus declaraciones en FORMA OFICIAL?

Bendiciones
_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 2:02 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Cita:
Esta es la explicación que da www.corazones.org sobre la posición de la Iglesia: http://www.corazones.org/lugares/bosnia_croacia/medjugorje/medjugorje_status.htm


Cita:
Cita:
MEDJUGORJE

El obispo local es el responsable del cuidado pastoral en torno a los reportes de apariciones. En el caso de Medjugorje es el obispo de Mostar, el cual se pronunció fuertemente en contra de la autenticidad de las apariciones.

Sin embargo, en una acción sin precedentes, la Santa Sede determinó que las declaraciones del Obispo de Mostar "deben ser consideradas como una expresión personal y por ningún motivo como un juicio final y definitivo de la Iglesia". Ver cuadro a la derecha.

El juicio de la Iglesia sigue suspendido. Es decir, la Iglesia no tiene todavía un juicio oficial ni a favor ni en contra. Por lo tanto no se pueden hacer peregrinaciones oficiales que de a entender que las apariciones están aprobadas. Sin embargo las peregrinaciones privadas están permitidas, incluso con la participación de sacerdotes y religiosas.

Consejo del Papa:
En junio de 1986, en respuesta a un grupo de doce obispos italianos que buscaban consejo pastoral sobre la gente que va de peregrinación a Medjugorje, Juan Pablo II les respondió: «Dejen que la gente vaya a Medjugorje. Allá se convierten, oran, se confiesan, hacen penitencias y ayunan».

Declaración oficial de Septiembre de 1998.
Respuesta del Monseñor Tarcisio Bertone, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, a un obispo francés que pedía aclaraciones sobre la cuestión de Medjugorje.

CIUDAD DEL VATICANO, 24 sep 1998 (ZENIT). «Precisamos --explica monseñor Bertone en la misiva escrita en francés-- que, por lo que se refiere a la credibilidad de las presuntas apariciones, este dicasterio se atiene a lo que ya ha sido establecido por los obispos de la antigua Yugoslavia en la declaración de Zara del 10 de abril, de 1991: "En base a las investigaciones realizadas hasta ahora no es posible afirmar que se trate de apariciones o revelaciones sobrenaturales"».

Ahora bien, la carta del representante vaticano reconoce también que las investigaciones no permiten excluir la veracidad de dichas apariciones, de modo que por el momento los pareceres al respecto no tendrán más que un carácter de opinión personal. El juicio de la Iglesia católica sobre este fenómeno, que ha atraído a millones de personas al lugar de las presuntas apariciones y que ha creado centenares de grupos de oración en todos los continentes, sigue suspendido.

Nuevo examen de los obispos bosnios
Según deja a entender monseñor Bertone en su respuesta, es de desear que la nueva Conferencia Episcopal de Bosnia-Herzegovina vuelva a retomar toda la documentación «para dar un juicio sereno y objetivo» sobre estas supuestas revelaciones de María que, según los así llamados videntes, habrían comenzado a partir de 1981. Un nuevo examen, explica la misma fuente, podría afrontar de manera más serena las «fuertes complicaciones» del caso, como la actitud de los frailes de Medjugorie, que con frecuencia se enfrentaron a la autoridad eclesiástica local, o la cuestión de los «mensajes» que en estos años habría confiado la Virgen a los videntes (María Pavlovic, Jakov Colo, Miriana e Ivan Dragevic, Ivanka y Vicka Ivankovic).

En coherencia con lo antes explicado, el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe confirma la prohibición de organizar peregrinaciones oficiales, pero permite aquellas que se celebren «en privado», a condición de que no sean considerados como una autentificación de los hechos que requieren todavía un examen de la iglesia». Es decir, se pueden organizar peregrinaciones como lugar de culto mariano --admitiendo por tanto todas las formas de devoción--, pero sin hacer referencia a las virtudes sobrenaturales de la aparición.


Analicemos lo que dice www.corazones.org:

1. El obispo local es el responsable del cuidado pastoral en torno a los reportes de apariciones. En el caso de Medjugorje es el obispo de Mostar, el cual se pronunció fuertemente en contra de la autenticidad de las apariciones.

2. Sin embargo, en una acción sin precedentes, la Santa Sede determinó que las declaraciones del Obispo de Mostar "deben ser consideradas como una expresión personal y por ningún motivo como un juicio final y definitivo de la Iglesia". Ver cuadro a la derecha.

Respondo: Si lees la carta del Cardenal Bertone sobre la posiciòn de la Santa Sede (ejemplo que deberìamos seguir todos los que NO vivimos en Medjugorje) es la de RESPETAR lo que decidieron los Obispos de la antigua Yugoslavia en la DECLARACION DE ZADAR, Abril 10, 1991:

"this Dicastery respects what was decided by the bishops of the former Yugoslavia in the Declaration of Zadar, April 10, 1991: "On the basis of the investigations so far, it can not be affirmed that one is dealing with supernatural apparitions and revelations."

Lo que sucede es que el Obispo Peric no es el ùnico Obispo local que considera que las apariciones en Medjugorje no son de origen sobrenatural. Antes que Peric se oponìa fuertemente el Obispo Zanic (Peric lo sucediò en el cargo) y èste Obispo Zanic convocò una reuniòn de Obispos el 10 de Abril de 1991 que se conoce como la DECLARACION DE ZADAR. La Santa Sede se basa en esta declaraciòn, es decir, respeta la AUTORIDAD de estos Obispos.


Sobre la opiniòn de Peric que segùn corazones.org "en una acción sin precedentes, la Santa Sede determinó que las declaraciones del Obispo de Mostar "deben ser consideradas como una expresión personal y por ningún motivo como un juicio final y definitivo de la Iglesia". " Aqui falta clarificar los hechos.


La Iglesia cuando emite un juicio sobre una aparición, siempre es positivo aunque se trate de una no-aprobación, un ejemplo de ello es: "On the basis of the investigations so far, it can not be affirmed that one is dealing with supernatural apparitions and revelations"

"En base a las investigaciones hasta ahora, no se puede afirmar que se trate de apariciones y revelaciones sobrenaturales".

Esto es un juicio positivo a pesar de que no aprueba la sobrenaturalidad.

Analizando el juicio del Cardenal Peric, hay un juicio positivo y un juicio negativo:

"My conviction and my position is not only 'non constat de supernaturalitate,' but likewise, 'constat de non supernaturalitate' of the apparitions or revelations in Medjugorje"

"Mi convicción y mi posición es no solo 'no consta la sobrenaturalidad,' sino también, 'consta la NO sobrenaturalidad' de las apariciones o revelaciones en Medjugorje"

Juicio positivo: "no consta la sobrenaturalidad"

Juicio negativo: "consta la NO sobrenaturalidad"

La Iglesia es prudente y prefiere evitar este tipo de juicios negativos. He alli por qué el Cardenal Bertone ante este juicio negativo es que dice que es una opinión personal del Obispo Peric, pero lo que es una opinión personal es el juicio negativo: "consta la NO sobrenaturalidad", en cambio, el juicio positivo "no consta la sobrenaturalidad" es EL MISMO JUICIO de los Obispos de Yugoslavia y que la CDF RESPETA y lo toma como POSICION DE LA SANTA SEDE.

Decir que "no consta la sobrenaturalidad" es repetir la posición actual de la Santa Sede y no es una "opinión personal" ni ha sido desmentido por la Santa Sede.

El siguientes es un documento oficial de un Obispo, por escrito (por favor discernir entre lo dicho verbalmente y lo dicho por escrito, lo dicho en forma privada como un catòlico màs y lo dicho en forma oficial)

Tomado de: http://mypage.bluewin.ch/cafarus/medjugorje.esp.html

LO QUE DICE LA IGLESIA CON RESPECTO A LOS HECHOS de MEDJUGORJE

Traducido del documento de la Diócesis di Puy en Velay del 10.11.2003 publicado en http://catholique-lepuy.cef.fr/evek/documents/marie-medjugor.pdf

En los sigloss XX y XXI, después del concilio Vaticano II, Pablo VI en primer lugar y Juan- Pablo II a continuación, precisaron por sus numerosas enseñanzas, el lugar de la Virgen María en el culto cristiano, así como el sentido de la piedad marial. Antes de abordar los hechos de Medjugorje, conviene resumir estas enseñanzas.



I - El lugar de la Virgen María en el culto cristiano:

El concilio Vaticano II (1) hace hincapié en primer lugar en el hecho de que se honra a la Virgen María como "verdadera Madre de Dios y del Redentor". Pero inmediatamente, añade: aunque "su don de gracia tan eximia, antecede, con mucho, a todas las criaturas celestiales y terrenas (...) al mismo tiempo está unida en la estirpe de Adán a todos los hombres que necesitan ser salvados." La humilde "sierva" del Muy Alto lo dice en su "Magnificat": "proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador". Vaticano II destaca a continuación que en la cruz, la madre de Dios coopera "por su caridad al nacimiento en la Iglesia de los fieles que son miembros de su Jefe". Parece importante destacar que la caridad de María pertenece al fundamento de su maternidad sobre la Iglesia. La caridad, en efecto, es participación a la vida divina. Es en el creyente una gracia que finaliza la libertad humana en una plenitud ultima. Según la fe católica, la Virgen María ejerce una maternidad, deseada por el propio Cristo, una maternidad que "perdura sin cesar en la economía de la gracia". Con respecto a las enseñanzas de Vaticano II, destacamos aún dos puntos que se pueden presentar de la siguiente forma:

a) El papel materno de María con respecto a los hombres "nada quita ni agrega a la dignidad y eficacia de Cristo, único Mediador". Manifiesta al contrario su virtud.

b) El amor materno de la Virgen "cuida de los hermanos de su Hijo que peregrinan y se debaten entre peligros y angustias y luchan contra el pecado hasta que sean llevados a la patria feliz."

Tal solicitud reviste la forma de una "auxilio" que el último concilio caracteriza brevemente declarando que la Virgen María, madre de Dios y madre de los hombres, "brilla ante el pueblo de Dios peregrinante, como signo de esperanza segura y de consuelo." En efecto, por una parte, es para la Iglesia un modelo "en el orden de la fe, de la caridad y de la perfecta unión con Cristo". Es decir que la Iglesia comtempla en la Virgen María la actitud que Cristo espera de su Esposa. Y, por otra parte, esta madre incomparable "es la imagen y principio de la Iglesia que ha de ser consumada en el futuro".

Aclarando las enseñanzas del último concilio ecuménico, Pablo VI y Juan-Pablo II hicieron hincapié en el aspecto trinitario, cristológico y eclesial del culto de la Virgen María. Este aspecto es esencial para la verdadera piedad marial. Tal piedad es importante, ya que es capaz de convertirse en un "instrumento eficaz para llegar al pleno conocimiento del Hijo de Dios, hasta alcanzar la medida de la plenitud de Cristo" (2). Significativamente, Pablo VI añade: ello "contribuirá a incrementar el culto debido a Cristo mismo porque, según el perenne sentir de la Iglesia, confirmado de manera autorizada en nuestros días, se atribuye al Señor, lo que se ofrece como servicio a la Sierva; de este modo redunda en favor del Hijo lo que es debido a la Madre; y así recae igualmente sobre el Rey el honor rendido como humilde tributo a la Reina."(3) Se comprende por lo tanto por qué el culto marial, esencialmente diferente del que se rende a Cristo, conduce a Cristo.



II - Principales ejercicios de piedad aprobados y recomendados por la Iglesia:

Desde siglos, el Angelus y el Rosario de la Virgen María son oraciones de alabanza de la Virgen María. El triple angelus de cada día recuerda que el tiempo es un don de Dios, concedido para hacer crecer por el efecto de la gracia y por un libre don del corazón, la comunión filial del hombre con su Creador y Padre.

El saludo de la mañana incita el que cree a acordarse de los beneficios de la Trinidad divina, concedidos con superabundancia. Permite también ofrecer el día que comienza y librarse pacíficamente a la guía de la Providencia: "¿Qué me ocurrirá hoy, Dios mío? Lo ignoro. Todo lo que sé, es que no ocurrirá nada que de toda eternidad no hayas dispuesto por tu santa Providencia..."

A la mitad del día, cuando se manifiestan tentaciones de cansancio y desaliento, el rezo del ángelus concentra en Dios las fuerzas vivas del alma, alternando así las gracias de valor y perseverencia.

A la hora en que se perfilan las sombras de la noche, el Angelus es alabanza y gracias para el día que se acaba. Suscita el abandono que confía en una alegre esperanza.

El Rosario es un resumen del Evangelio que nos permite comtemplar todas las escenas de la vida de María y Jesús. "Los misterios de Cristo son también, en cierto sentido, los misterios de su Madre." (4) Desgranando los misterios gozosos, luminosos, dolorosos o gloriosos, al cristiano recorre los principales acontecimientos de la Encarnación redentora. Se une al rezo de intercesión y alabanza de la Iglesia universal, rezo sostenido por el de la Virgen María. En una palabra, rezar el Rosario, es rezar con "la hija perfecta del Padre", con "la Madre virginal del Verbo encarnado", con la "Esposa inmaculada del divino Paráclito", poniendo nuestros pasos en los suyos para pertenecer enteramente a Jesucristo.

La veneración hacia la Madre de Dios puede también expresarse por un peregrinaje en un santuario dedicado a la Virgen María. ¿No es María el modelo de los peregrinos, la que acompaña "la Iglesia en marcha" hacia la Jerusalén celestial, y cada fiel en su camino interior hacia el Padre? Más allá del peregrinaje hacia tal o cual santuario marial, se nos invita a ir hacia "el que ha de venir" (5) y, como María, a dejarnos conducir por el Espíritu Santo. En Francia, como en todo el mundo, numerosos lugares de peregrinajes mariales como la Rue du Bac, Lourdes o Fatima.... son reconocidos por la Iglesia y su frecuentación es fomentada.



III Las apariciones marianas:

Digamos una palabra sobre las apariciones mariales. Pueden constituir señales de esperanza que no se deben descuidar cuando la Iglesia opera los discernimientos necesarios. Sin embargo, tales apariciones nunca son, en realidad, "objeto de fe". Como lo explica claramente el cardenal Ratzinger, "la autoridad de las revelaciones privadas es esencialmente diversa de la única revelación pública: ésta exige nuestra fe; en efecto, en ella, a través de las palabras humanas y de la mediación de la comunidad viviente de la Iglesia, Dios mismo nos habla (...) La revelación privada es una ayuda para la fe, y se manifiesta como creíble precisamente porque remite a la única revelación pública."(6)

El caso de Medjugorje:

En 1999, la Asamblea de los Obispos de Lourdes me pidió, como obispo encargado de acompañar la Asociación de las Obras Mariales, que respondiera a la cuestión planteada por uno de los miembros de nuestra conferencia episcopal: "¿Existe una posición autorizada y oficial de la Iglesia para lo que se refiere a los hechos que justifican los peregrinajes a Medjugorje?" Esta nota se publicó en la "Documentación católica" del 6 de febrero de 2000.

"Les Nouveaux Cahiers Marials" me pidieron que precisara, de nuevo, la posición de la Iglesia con respecto a los "hechos" de Medjugorje, hechos que se están aún desarrollando. No teniendo misión de emitir un juicio en nombre de la Iglesia, limitaré mis palabras a lo que dicen aquellos que tienen autoridad para operar de manera oficial los discernimientos necesarios. En este caso, se trata del obispo del lugar, de la conferencia episcopal de la antigua Yugoslavia y luego la de Bosnia - Hercegovina, finalmente de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Pero de antemano, querría hacer dos observaciones y ruego al lector tenerlas en cuenta:

a) Queda por realizar una historia objetiva, serena y detallada de los acontecimientos que se desarrollan desde 1981, a Medjugorje. Más allá de las polémicas o de los argumentos "pro domo", contribuiría eficazmente a la claridad del debate, ayudando a comprender las verdaderas razones de la actitud cautelar adoptada por la Iglesia.

b) En un tiempo en el que reina el subjetivismo, factor de desagregación social y de graves disensiones eclesiales, conviene recordar que una obediencia humilde y flexible respecto a los que, en la Iglesia, asumen el servicio de la autoridad, es un acto de obediencia dirigido directamente a Cristo: "Quién los escucha, me escucha." Esta palabra divina, al orientar la libertad de creyente, permite a éste seguir exactamente a aquel que es "la vía, la verdad y la vida."

Es imposible entender las intervenciones de la Iglesia sin hacer referencia a un documento importante. En 1978, en efecto, la Congregación para la Doctrina de la Fe decretó "Normas" que explican cuáles son las personas o grupos de personas que, en la Iglesia, tienen autoridad y competencia para pronunciarse en cuanto a apariciones y revelaciones privadas (7). Las "Normas" citan sucesivamente:

- el obispo u Ordinario del lugar;

- la conferencia episcopal a la cual pertenece el obispo interesado;

- la Congregación para la Doctrina de la Fe, en nombre del Soberano Pontífice.

Con exepción de estas autoridades reconocidas, entre las cuales, conviene destacarlo, hay una unidad y una complementariedad de acción, nadie, por famoso que sea, está habilitado para pronunciarse en nombre de la Iglesia. Insistimos sobre este punto.

Examinemos ahora lo que las instancias eclesiales competentes hicieron público con respecto a los hechos de Medjugorje.



1) El obispo u Ordinario del lugar:

La primera autoridad eclesiástica mencionada en las "Normas" es el obispo del lugar, a quien "generalmente corresponde en primer lugar investigar e intervenir" (, ya que al obispo diocesano corresponde "gobernar la Iglesia particular que le está encomendada con potestad legislativa, ejecutiva y judicial, a tenor del derecho." (9) Este Poder se ejerce en virtud del carisma episcopal - carisma doctoral, pastoral y jurídico - que se basa en la palabra de Cristo. (10) Como lo recuerda el concilio Vaticano II, tal palabra obliga seriamente a los fieles: "Enseña, pues, este sagrado Sínodo que los Obispos han sucedido por institución divina en el lugar de los Apóstoles como pastores de la Iglesia, y quien a ellos escucha, a Cristo escucha, y quien los desprecia, a Cristo desprecia y al que envió."


El discernimiento y el juicio de las apariciones y revelaciones privadas están incluidos en la misión de Gobierno cuya dimensión personal y carácter consagrado se destacó por el último concilio: "Esta potestad que personalmente poseen en nombre de Cristo, es propia, ordinaria e inmediata (...) En virtud de esta potestad, los Obispos tienen el sagrado derecho y ante Dios el deber de legislar sobre sus súbditos, de juzgarlos y de regular todo cuanto pertenece al culto y organización del apostolado". Por sus repercusiones pastorales (acompañamiento espiritual y asistencia sacramental de los "videntes", visitantes y peregrinos), tanto como por la doctrina de los "mensajes" atribuidos a la Virgen María, los hechos de apariciones públicas entran en la categoría de "cuanto pertenece al culto y organización del apostolado". (12)

Para Medjugorje, el Ordinario del lugar es el obispo de Móstar-Duvno. Cuando las apariciones comenzaron, el 24 de junio de 1981, el obispo era Mons. Zanic, a quien sucedió el 24 de julio de 1993 su coadjutor, Mons. Peric, actual Ordinario de Medjugorje. En el justo ejercicio de su misión episcopal, los obispos de Móstar - Mons. Zanic, luego Mons. Peric - se han esforzado en hacer obra de discernimiento, a fin de guiar el pueblo que se les había confiado. Mencionemos brevemente los aspectos principales de su acción episcopal.


Debido a la prolongación de las apariciones y de las cuestiones de carácter pastoral que se planteaban, Mons. Zanic, en su calidad de Ordinario del lugar, instituyó mediante un decreto del 11 de enero de 1982, una comisión de investigación encargada de estudiar los hechos. Esta comisión, colocada bajo su Presidencia, comprendía a dos sacerdotes seculares y dos franciscanos. Mientras que la comisión se ponía a trabajar, Mons. Zanic mantenía la Santa Sede informada del desarrollo de los acontecimientos. Lo dice él mismo en un documento importante que conviene leer atentamente. He aquí un extracto: "El obispo se esforza por informar la Santa Sede sobre todos los acontecimientos de Medjugorje." Habló dos veces con el Papa. El Papa le recomendó ser muy prudente ("¡proceder con una gran prudencia! "). El 2 de junio de 1982, el obispo fué de nuevo a Roma, y presentó un informe a la Santa Sede. Se le recomendó no apresurarse a emitir un juicio, porque el tiempo aportaría nuevas pruebas a favor y en contra." (13)

Inmediatamente, Mons. Zanic adoptó las medidas pastorales que se imponían in situ, dando instrucciones al clero franciscano de la parroquia de Medjugorje. Estas medidas, perfectamente legítimas, eran mucho menos draconianas que aquéllas que decretaron en su tiempo, para Lurdes, Mons. Laurence, obispo de Tarbes y, para Beauraing, Mons. Charue, obispo de Namur. Consciente de la importancia de asegurar a los fieles un acompañamiento espiritual y una asistencia sacramental, Mons. Zanic, en efecto, no prohibió a los sacerdotes o a los religiosos el ir a esos lugares, ni el celebrar allí la eucaristía.

En cambio, el obispo hizo hincapié en la necesidad de hacer cesar toda propaganda con respecto a los hechos. Pidió también a los franciscanos que sirven la parroquia y a los videntes, observar sobre estos hechos un silencio completo. En una carta oficial que envió, el 25 de marzo de 1985, al nuevo cura de la parroquia, el padre Tomislav Pervan, Mons. Zanic constató con tristeza que no se le había obedecido: "El obispado había constituido en 1982 la Comisión para investigar los acontecimientos y para estudiar con profundidad este caso. Por esta razón, el obispado se había abstenido de formular ninguna declaración oficial sobre el verdadero estado de la situación. Sin embargo, en sucesivas ocasiones y por intermedio de sus cartas, el obispado deseó y pidió que se cesara la propaganda vuelta vana debido a la desobediencia de los responsables de la pastoral de los "videntes". (14)

El 3 de mayo de 1984, las reservas y las inquietudes de Mons. Zanic se expresan en el cuaderno de la Crónica de la parroquia de Medjugorje. "El obispo, desde el inicio, sigue los acontecimientos de Medjugorje. Aconsejó a los Franciscanos no ultrajar, con sus declaraciones, el veredicto de la Iglesia, pero hicieron lo que quisieron, yendo de una propaganda desenfrenada, declarando la existencia de milagros imaginarios, al colocar en la iglesia la estatua terriblemente fea de la "Reina de la paz", así como libros, folletos, recuerdos etc. Actualmente, la situación es muy delicada. La Iglesia no necesita falsedad, aunque ésta puede resultar atractiva y eficaz. ¿Quién no sería feliz de ver apariciones auténticas? Las divisiones en la diócesis, en la Provincia franciscana y en el mundo con respecto a las "apariciones de la Reina de la Paz", se convirtieron en factores de estancamiento". (15)

De acuerdo con las recomendaciones de prudencia que había recibido de la Santa Sede, Mons. Zanic tomó la sabia decisión de seguir el estudio de las "apariciones". A tal efecto, en enero de 1984, amplía la comisión de investigación, agregándole nuevos miembros sacerdotes y religiosos, elegidos o propuestos por sus superiores en las distintas Facultades de teología del país, así como algunos médicos y un psicólogo-psiquiatra de la Universidad de Zagreb. (16)

Por su parte, la conferencia episcopal de Yugoslavia era plenamente consciente de los problemas que plantearía en adelante "la cuestión de Medjugorje". El 14 de enero de 1984, el cardenal Kuharic, arzobispo de Zagreb y Presidente de la conferencia episcopal, publicaba una resolución prohibiendo a los videntes de Medjugorje producirse en público en las iglesias de su diócesis.

Estas dificultades, y los resultados de los trabajos de la comisión ampliada, llevaron Mons. Zanic a publicar, el 30 de octubre de 1984, un largo documento intitulado: "La posizione attuale (non ufficiale) della Curia vescovile di Mostar nei confronti degli eventi di Medjugorje". Este texto de 23 páginas expone de manera detallada las oposiciones y las dificultades que Mons. Zanic había encontrado por parte de los partidarios de la autenticidad de los hechos.

El 15 de mayo de 1986, Mons. Zanic viajó a Roma para depositar ante la Congregación para la Doctrina de la Fe el expediente de los trabajos de la comisión de investigación diocesana. El 19 de mayo, redactó, en la "Ciudad Eterna", su declaración que implicaba un juicio negativo sobre los hechos de Medjugorje. A petición del Cardenal Ratzinger, no se publicó este juicio negativo.



2) La conferencia episcopal:

La segunda instancia que tiene autoridad para estudiar los hechos de apariciones es la conferencia episcopal. Las "Normas" fijadas por la Congregación para la Doctrina de la fe lo recuerdan claramente: "Pero la conferencia episcopal regional o nacional puede verse obligada a intervenir: a) Si el Ordinario del lugar, después de haber cumplido las obligaciones que le incumben, recurre a ella para estudiar el conjunto del hecho. b) Si el hecho se refiere también a la región o la nación, pero con el consentimiento previo del Ordinaria del lugar." (17)

El texto destaca como prealable a la intervención de la conferencia episcopal, la demanda formulada por el Ordinario del lugar, o por lo menos su consentimiento en cuanto el hecho de la aparición supera los límites de la diócesis. Fue el caso para Medjugorje. No es pues asombroso, que con el acuerdo del obispo de Móstar, la conferencia episcopal se haya interesado por la cuestión. El 29 de enero de 1987, la conferencia episcopal de Yugoslavia publicó un comunicado - firmado conjuntamente por el cardenal Franjo Kuharic, Presidente de la conferencia episcopal, y Mons. Zanic, obispo de Móstar - anunciando la institución, a nivel de dicha conferencia, de una comisión de investigación sobre los hechos de Medjugorje. Este importante comunicado indica: "En conformidad con las normas canónicas relativas al discernimiento de pretendidas apariciones y revelaciones privadas, la Comisión diocesana instituida a tal efecto por el obispo de Móstar, Ordinario del lugar, realizó una investigación sobre los acontecimientos de Medjugorje. Resultó durante la investigación que los acontecimientos en cuestión superan ampliamente los límites de la diócesis. Por ello, sobre la base de las normas anteriormente mencionadas, resultó que convenía proseguir los trabajos a nivel de la Conferencia episcopal, instituyendo a tal efecto una nueva Comisión.

Se informó a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Esta última eclaró que apreciaba el trabajo realizado por la Comisión diocesana bajo la responsabilidad del Ordinario del lugar y fomentó la continuación de estos trabajos en las instancias episcopales nacionales.

La conferencia episcopal instituyó pues una Comisión con el fin de llevar a cabo el estudio de los acontecimientos de Medjugorje. A la espera de los resultados de los trabajos de la Comisión y el juicio de la Iglesia, los Pastores y los fieles deben observar la actitud de prudencia habitual en tales situaciones. Por eso no está permitido organizar peregrinajes y otras manifestaciones que serían justificados por el carácter sobrenatural asignado a los hechos de Medjugorje. La legítima devoción a la Virgen, recomendada por la Iglesia, debe ajustarse a las directivas del Magisterio y especialmente a aquellas contenidas en la Exhortación apostólica "Marialis cultus" del 2 de febrero de 1974."

Durante cinco años, en su calidad de Ordinario del lugar y de acuerdo con las "Normas", Mons. Zanic había cumplido las obligaciones que le incumbían. Como los hechos superaban los límites de la diócesis de Móstar, la Congregación para la Doctrina de la Fe aceptó que la conferencia episcopal de Yugoslavia se haga cargo del asunto. Con respecto a esto, es importante destacar de nuevo que todo se desarrolló según el procedimiento previsto por las "Normas".

A principios del mes de febrero de 1987, el cardenal Kuharic, Presidente de la conferencia episcopal, y Mons. Zanic, obispo de Móstar, firmaron juntos una declaración pública donde se decía en particular: "no está permitido organizar peregrinajes u otras manifestaciones justificadas por el carácter sobrenatural que se atribuiría a los hechos de Medjugorje". (1

Después de unos cuatro años de indagaciones e investigaciones, la conferencia episcopal de Yugoslavia publicó en abril de 1991 una declaración dicha de "Zadar". He aquí esta declaración:

"Basándose en las investigaciones hasta ahora realizadas, no puede afirmarse que se esté tratando de apariciones sobrenaturales y revelaciones. Sin embargo, las numerosas reuniones de fieles que, desde diferentes partes del mundo acuden a Medjugorje, inspirados tanto por motivos de fe como por otros varios, requieren la atención y el cuidado pastoral, primeramente del Obispo diocesano, y con él, también de los otros Obispos, para que, en Medjugorje y en todo aquello que esté relacionado con ello, sea promovida una sana devoción a la bienaventurada Virgen María, de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia. Para este propósito, los Obispos darán directrices litúrgico-pastorales apropiadas. Asimismo, a través de su comisión, continuarán manteniéndose cercanos, e investigando todo cuanto acontece en Medjugorje."

Esto constituye el único texto oficial de la conferencia episcopal de Yugoslavia, que fue disuelta "de facto" por la división del país, un año más tarde. No se trata de un juicio negativo ("constat de non supernaturalitate"), como aquél que había enunciado individualmente Mons. Zanic, sino de la constatación de una situación, constatación seguida de recomendaciones pastorales. La comisión de la conferencia episcopal no se pronunció sobre el fondo, limitándose a decir que en el estado de las cosas - diez años después del principio de las apariciones - no había evidencia que los fenómenos fueran de carácter sobrenatural ("non constat de supernaturalitate"). Sin embargo, como los hechos de Medjugorje atraían una multitud de peregrinos, convenía acompañarlos en su devoción de piedad marial.

La conferencia episcopal de Bosnia y Hercegovina tiene ahora el poder de pronunciarse, en nombre de la Iglesia, sobre los "hechos", ya que Medjugorje se encuentra en el territorio que depende de su autoridad. No obstante, esta conferencia no habiendo anunciado su intención de dictar una nueva sentencia, la única que sea oficial y que comprometa la autoridad de la Iglesia es la declaración de Zadar.

Mons. Peric, el sucesor de Mons. Zanic, después de haber estudiado cuidadosamente los hechos de Medjugorje, y en el ejercicio legítimo de su misión pastoral, hizo suya la actitud de su antecesor (19) con respecto a los peregrinajes. El obispo de Móstar hizo las siguientes declaraciones: "Debido a desbordamientos, el Ordinario del lugar (pidió) de no organizar peregrinajes oficiales, ya sea a nivel de parroquias, diócesis y más generalmente en nombre de la Iglesia... Quién actúa diversamente, se opone directamente a las declaraciones oficiales de la Iglesia, las cuales, incluso después de catorce años de supuestas apariciones y de propaganda intensiva, siguen siendo válidas para los católicos"(20). La declaración de 1995 fue seguida por otra del 21 de julio de 1998: "Los peregrinajes oficiales o de Iglesia no se autorizan, ni las visitas "privadas" que tendrían por objeto probar que las supuestas "apariciones" y "mensajes" son auténticos." (21)



3) En nombre del Soberano Pontífice, la Congregación para la Doctrina de la Fe:

Entre los dicasteros a los cuales el Soberano Pontífice delega el ejercicio de su poder supremo, el que es encargado de seguir los hechos de las apariciones es la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Por añadidura, la historia de la Iglesia enseña que Roma termina siempre por referirse a la autoridad y a la competencia del Ordinario del lugar. En efecto, siendo únicamente al servicio de la comunión eclesial, las dos autoridades del Soberano Pontífice y del obispo del lugar no podrían oponerse ni contradecirse, así como lo ha recordado el concilio Vaticano II: "A ellos (los obispos) se les confía plenamente el oficio pastoral, es decir, el cuidado habitual y cotidiano de sus ovejas, y no deben ser tenidos como vicarios de los Romanos Pontífices, ya que ostentan una potestad propia y son, con toda verdad, los Jefes del pueblo que gobiernan. Así, pues, su potestad no queda anulada por la potestad suprema y universal, sino que al revés queda afirmada, robustecida y defendida, puesto que el Espíritu Santo mantiene indefectiblemente la forma de gobierno que Cristo Señor estableció en su Iglesia "(22).

La historia de las apariciones mariales, sobre todo en la época moderna, muestra como, en la materia, las dos autoridades se han ejercido conjuntamente de maniera armoniosa, en vista de la edificación del pueblo de Dios.

Con respecto a Medjugorje: La Congregación para la Doctrina de la fe no publicó ningún texto relativo a los hechos de Medjugorje. En cambio, publicó distintos textos de carácter pastoral relativos a los peregrinajes a Medjugorje. Los mencionamos brevemente:

- El 23 de mayo de 1985, una carta va dirigida al Presidente de la conferencia episcopal italiana: "Excelencia, de varios lados, se constata y se deplora - especialmente el Ordinario competente de Móstar (Yugoslavia) - la extensa propaganda en torno a los hechos vinculados a las pretendidas apariciones de Medjugorje. Se organizaron peregrinajes y otras iniciativas, lo que no puede sino contribuir a extender la confusión entre los fieles y a perturbar el trabajo de examen delicado de los "hechos" en cuestión, a la cual la Comisión oficial se está librando. Con el fin de evitar la extensión de esta propaganda y la especulación que causa en Italia, a pesar de los dictámenes y recomendaciones de la conferencia episcopal de Yugoslavia, esta Presidencia (de la conferencia episcopal italiana) quiera bien sugerir al episcopado italiano desalientar públicamente la organización de peregrinajes al pretendido centro de apariciones, así como cualquier otra forma de publicidad, especialmente por vía escrita... " (23)

- El 14 de febrero de 1996, una carta va dirigida a Mons. Taverdet, obispo de Langres: "No deben organizarse los peregrinajes oficiales a Medjugorje, entendido como lugar de auténticas apariciones mariales, porque estarían en contradicción con lo que afirman los obispos de la ex-Yugoslavia." (24)

- El 26 de mayo de 1998, Mons. Bertone responde a Mons. Aubry, obispo de Saint-Denis-de-La-Réunion. Después de haber recordado la declaración de Zadar, añade: "deseo sobre todo precisar que no es el uso de la Santa Sede asumir, en primera instancia, una posición propia frente a supuestos fenómenos sobrenaturales". Referiéndose a la cuestión de los peregrinajes, el secretario de la Congregación precisó: "finalmente, en lo que se refiere a los peregrinajes a Medjugorje que se desarrollan de manera privada, esta Congregación retiene sobre todo que están permitidos a condición de que no sean una autentificación de acontecimientos en curso, que requieren aún un examen por la Iglesia".

Debido a la proliferación de los hechos de apariciones en el mundo - verdaderas o supuestas -, de las cuestiones que plantean, de sus repercusiones en el pueblo de Dios, la Congregacioón para la Doctrina de la Fe está trabajando sobre un texto más preciso. Esta misma Congregación anunció,hace un tiempo, la publicación de un importante documento relativo a "algunas líneas de orientación". He aquí la información:

"Se registra - en el año en curso - un aumento de fenómenos extraordinarios, supuestas apariciones mariales, mensajes, estigmas, exudaciones de estatuas de la Virgen María o de Nuestro Señor Jesucristo, "milagros eucáristicos" de toda clase, que son señalados a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Se señalan, de todas las partes del mundo, fuertes presiones ejercidas sobre la autoridad diocesana local por grupos de fieles, para inducir esta autoridad a reconocer la autenticidad de apariciones mariales, que incluso a veces se produjeron en un pasado lejano. Ocurre en algunos casos que, entre fieles que creen en estas "apariciones" y el obispo competente que no está dispuesto a concederles ningun reconocimiento, surgen tensiones persistentes y preocupantes que amenazan la unidad de la Iglesia local. La Congregación para la Doctrina de la Fe - plenamente consciente de deber dar también en esta materia delicada una respuesta pastoral adecuada a las investigaciones que, con insistencia, le llegan de distintas partes del mundo católico -, proyecta proporcionar al pueblo de Dios y a sus Pastores unas líneas de orientación a partir de nuevos criterios actualizados, afin de aclarar el sentido de las apariciones, mensajes y fenómenos extraordinarios del mismo tipo a la luz del depósito de la fe, y proponer criterios prácticos de discernimiento "(25).

Más de veinte años después del inicio de los "hechos" de Medjugorje, la Iglesia sigue adoptando una actitud de gran prudencia. Tal actitud tiene sus razones. Es pues sabio, humilde y sobrenatural tenerla en cuenta. El deseo del signatario de estas líneas es favorecer, para lo que lo concierne, un verdadero renacimiento de la piedad marial, renacimiento que pasa por un recurso frecuente al medio habitual que la Iglesia pone a nuestra disposición y que el papa Juan-Pablo II no deja de recomendar:

"¡O llena de gracia, hace brillar de un nuevo resplandor las estrellas, guías de nuestro camino: la fe viva, la esperanza inebranlable y el amor sin límite! "(26)

+ Henri BRINCARD

Obispo de Puy-en-Velay, Obispo-Acompañante de la Asociación de las Obras Mariales



1- Lumen Gentium §§ 53,.60,.62,.63, 68

2- Pablo VI: "Mariales cultus" n°25

3- Pablo VI: "Marialis cultus" n°25

4-Juan-Pablo II, "Rosarium Virginis Mariae" n°24

5-Ap 1, 4.

6 - "El Mensaje de Fatima", comentario teológico del cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, "La Documentation catholique", n°2230 del 16 de julio de 2000, p. 679

7-Normas de discernimiento para las apariciones y revelaciones privadas, definidas por la Congregación para la Doctrina de la fe en 1978

8-Normas III, 1

9-Canon 391, §1

10-Jn 20, 21-23

11-Lumen gentium, 20

12-Lumen gentium, 27

13-Mons. Zanic, "La posizione attuale (non ufficiale) della curia vescovile di Mostar nei confronti degli eventi di Medjugorje", 30 octubre 1984

14-Mons. Zanic, carta del 25 de marzo 1985 al Padre Tomislav Pervan, franciscano de Medjugorje, intitulada "Nanoviji momenti oko dogadjaja u Medjugorjé" (las noticias más recientes de Medjugorje), traducción francesa publicada en "Ivo Sivric, la cara ocultada de Medjugorje", 1988, p 141-143. La carta recuerda los cinco documentos de instrucción, dirigidos entre el 13 de diciembre de 1981 y el 19 de julio de 1984 al clero parroquial de Medjugorje, y que permanecieron sin efecto.

15- citado por Ivo Sivric, p. 137

16- se publicó la lista de los miembros de esta segunda comisión ampliada en "La Documentation Catholique" del 3 de junio de 1984, p. 596

17-Normas, III, 2.

18 - "Osservatore Romano", 14 de febrero 1987

19-Mons. Peric, "Sede de la Sabiduría" Móstar 1995 y "Espejo de justicia" Móstar 2002

20-Mons. Peric, "Sede de la Sabiduría" Móstar 1995

21-Mons. Peric, "Private visits to unauthentic Apparitions", comunicado del 21 de julio 1998, Catholic information agency (KIUM, Mostar)

22-Lumen gentium, 27

23-Carta de Mons. Alberto BOVONE, secretario de la congregación para la Doctrina de la fe, a Mons. Egido Caporello, secretario de la conferencia episcopal italiana, con fecha 23 de mayo de 1985, publicada en el "Civita catolica" del 19 de octubre 1985

24-Carta de Mons. Bertone, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, con fecha del 14 de febrero de 1996, a Mons. Taverdet, obispo de Langres

25-"Attivita della Santa Sede", 2001, p. 707

26-Oración compuesta hacia los años cincuenta por tres jóvenes Lituanos desplazados en Unión Soviética



Excelente artículo de www.mexicosiemprefiel.com !!!

¿Están aprobadas las Apariciones de Medjugorje?

domingo, 21 mayo 2006

Muy pocos saben que en 1991 la Conferencia Episcopal de los Obispos de Yugoslavia declaró que hasta ahora no hay razones para afirmar que en Medjugorje haya verdaderas apariciones sobrenaturales. En consecuencia, y por disposición de la Santa Sede, las peregrinaciones oficiales a Medjugorje, entendido como un lugar de apariciones marianas, no pueden ser organizadas a nivel parroquial ni diocesano.

Antes de que alguien se escandalice, hay que recordar que las únicas comunicaciones sobrenaturales que los cristianos tenemos obligación de creer como de origen divino son las de la Revelación, es decir, las que Dios dio a su Iglesia a través de los Apóstoles y que están contenidas tanto en las Sagradas Escrituras como en la Tradición (con mayúscula.)

Esto no descarta que, después de san Juan, el último de los Apóstoles en fallecer, hayan ocurrido revelaciones privadas de carácter divino, pero éstas ni aumentan ni cambian la Revelación, pues todo lo que el Señor tenía que comunicarnos ya lo hizo.

De hecho, cuando la Iglesia «aprueba» unas apariciones marianas, lo que hace es simplemente confirmar que no contradicen lo revelado por Dios, pero no quiere decir que se conviertan en un Dogma de fe. Ni sirven ni pueden servir como fundamento a la fe católica.

Entonces, si, por ejemplo, alguien no está convencido de las apariciones de la Virgen en Lourdes o en Fátima o en el Tepeyac, ni peca, ni deja de estar en comunión con la Iglesia.


Para aprobar unas apariciones

Así como la Iglesia no puede declarar santo a individuo alguno sino sólo después de que éste muera y de que el «abogado del diablo» investigue su vida para poder determinar si realmente llevó una vida netamente santa, de la misma manera la Iglesia sigue un proceso lógico antes de declarar si un fenómeno aparicionista es realmente de origen celestial.

Para determinar la autenticidad de unas apariciones la Iglesia debe determinar que lo que se dice en ellas no contradiga ni intente aumentar lo contenido en la Revelación. Igualmente, analiza a las personas que se dicen favorecidas por las visiones o revelaciones, para verificar que no se trate de personas neuróticas, histéricas, apasionadas, exageradamente sensibles, dadas a inventar o a llamar la atención. Y, claro, para poder dar un juicio definitivo, debe esperar a que las apariciones terminen.

Aun así, el obispo del lugar donde se suscita el fenómeno debe comenzar su investigación enseguida; si las apariciones son claramente falsas no hay por qué esperar a que terminen para desenmascararlas.


El caso Medjugorje visto por el Obispo

Ahora bien, en el caso que nos atañe, monseñor Zanic, que era el obispo de la diócesis a la que pertenece Medjugorje, estaba en un principio muy entusiasmado con la posibilidad de que realmente la Madre de Dios se estuviera apareciendo en aquella parroquia. Pero pronto se desanimó dados los resultados de sus investigaciones. Seguro de que la aparición no podía ser de Dios, ordenó que cesara la propaganda y que se calmara todo respecto al asunto. También recurrió al resto de la Iglesia para que no se sumara a la peregrinación a Medjugorje hasta que se reconocieran tales revelaciones privadas como auténticas; la Comisión para Medjugorje dio la primera advertencia el 24 de marzo de 1984, pero no fue obedecida. Entonces, en octubre del mismo año, la Conferencia de los Obispos declaró que la organización de peregrinaciones oficiales a Medjugorje no estaba permitida. Pero eso también fue inútil: la propaganda continuó, y la desobediencia al obispo local se volvió universal.


En julio de 1987 monseñor Zanic se pronunció así: «Es una falsedad que la Virgen está apareciendo en Medjugorje. Esto, como todo fraude o crimen, va contra la verdad. Es una situación trágica. ¿Los propagandista extendieron mentiras, pero el obispo debe estar callado? Ella no está hablando en Medjugorje. Ésa es la invención del padre Tomislav Vlasic, que está en estado de rebelión abierta contra su Padre Provincial y contra mí. La comisión médica invitada por los defensores de Medjugorje ha declarado que Vicka es histérica. No ha habido un solo milagro. Ha habido muchas fotografías falsificadas. Grandes sumas de dinero se están amontonando. Periodistas, teólogos, y propaganda son todos comprados. Yo estoy completamente seguro de que todo acerca de las apariciones es una mentira, un fraude, y una falsedad, y no puedo hablar contra mi conciencia; antes preferiría morir».

Lógicamente, con tal declaración el obispo Zanic se convirtió en el ogro de Medjugorje. Y quizá más de uno respiró con alivio cuando Monseñor fue llamado a la presencia de Dios en enero del año 2000.


¿Se equivocó el Obispo?

Para la mayoría es obvio que monseñor Zanic estaba enceguecido; era como un «negrito en el arroz» entre los obispo del mundo, incluido el obispo de Roma (Juan Pablo II), que se habían pronunciado de manera favorable sobre Medjugorje.

La verdad es que el Papa no ha dado su aprobación a las apariciones de Medjugorje. Cuando dice que está muy interesado en cuanto allá ocurre, no está diciendo que considere el fenómeno necesariamente de carácter divino.

En la ley de la Iglesia el obispo es el juez de los acontecimientos espirituales en su diócesis. Y, esté equivocado o no -hay quien se atreve a decir que en esta materia el obispo local es infalible-, mientras el obispo no apruebe unas apariciones, la Iglesia universal tampoco lo hace.

Por eso, cuando en la Conferencia de Obispos de Yugoslavia creó una comisión de 14 miembros, procedentes de varias diócesis, y cuando éstos publicaron el 10 de abril de 1991 que, «en conformidad con las investigaciones hasta ahora realizadas, no se puede afirmar que se trate de apariciones o fenómenos sobrenaturales», la Santa Sede prohibió que parroquias y diócesis organicen peregrinaciones oficiales a Medjugorje, pero sí permite que cualquier católico (laico o miembro de la jerarquía) acuda de manera «privada» al lugar.

Hay que tomar en cuenta que la declaración de la Conferencia de los Obispos de Yugoslavia y la determinación de la Santa Sede no significan que el acontecimiento sea falso; simplemente, hasta ahora, no se considera que haya datos suficientes para decir que se trata de una auténtica aparición mariana. Hace falta seguir investigando.

El actual obispo de la región, Ratko Peric, también ha llegado a la conclusión de que las apariciones no son sobrenaturales. ¿En qué se basaron los monseñores Zanic y Peric para decirlo? Lo veremos en la segunda parte de este reportaje.

Bien dice Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que «no podemos, ciertamente, impedir que Dios hable a nuestro tiempo», y que «la noticia sobre apariciones marianas se está multiplicando en el mundo». Pero también es verdad que muchas de éstas no vienen realmente del Cielo. ¿Qué razones tuvo la Conferencia de Obispos de Yugoslavia para decir que, hasta ahora, no hay indicios de que las apariciones de la Virgen de Medjugorje tengan un origen divino?

Medjugorje: personas que no rezaban nunca, rezan ahora diariamente el Santo Rosario; quienes no iban a la iglesia ahora lo hacen regularmente y frecuentan los sacramentos de la Confesión y la Eucaristía. Unos 25 millones de personas o más han visitado el lugar, y muchas de ellas han experimentado algún proceso de conversión.

Incluso en junio de 1986, en respuesta a un grupo de doce obispos italianos que buscaban consejo pastoral sobre la gente que va de peregrinación a Medjugorje, Juan Pablo II les respondió: «Dejen que la gente vaya a Medjugorje. Allá se convierten, oran, se confiesan, hacen penitencias y ayunan».



El padre René Laurentin, promotor de las apariciones de Medjugorje, declaró en 1988: «El discernimiento que hemos hecho, según los criterios de la Iglesia, manifiesta que hay en Medjugorje tantas razones como en Lourdes -y acaso más- para considerar auténticas las apariciones. Y no hay por ahora hechos negativos (...). Pero esto no quiere decir que todas las palabras de los videntes sean auténticas. Pueden equivocarse en algunos detalles, como muchos santos y videntes se han equivocado sobre algunos aspectos de detalle».

Pero los resultados de las investigaciones de la Conferencia de Obispos de Yugoslavia arrojaron que había equivocaciones que iban mucho más allá de ser simples «detalles» en las declaraciones de los seis videntes (Ivanka Ivankovich, Mirjana Dragicevich, Vicka Ivankovich, Ivan Dragicevich, Marja Pavlovich y Jakov Colo). Las apariciones de Medjugorje:

a) No concuerdan del todo con la doctrina de la Iglesia..- Se advierte la enseñanza de un falso ecumenismo. La vidente Ivanka declaró: «La Madre Bendita dice que todas las religiones son queridas por Ella y su Hijo". (Janice T. Connell, Las Visiones de los Niños, Las Apariciones de la Madre Bendita en Medjugorje, St. Martin´s Press, agosto de 1992). Más aún, las apariciones afirman que «la religión de cada uno debe ser respetada, y ustedes deben conservar la suya para ustedes mismos y para sus niños». (Las Apariciones de Medjugorje, por el Padre Svat Kraljevic, 1984, p. 5. Esta visión, que acaba por poner al mismo nivel todas las religiones y recomienda que cada quien se quede con sus propias creencias, contradice lo enseñado por la Iglesia y por Cristo mismo, que ordenó: «Vayan, pues, y hagan discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt 28, 19).

Se ha llegado a condicionar la salvación a las apariciones de Medjugorje. La vidente Ivanka envió este mensaje al obispo Zanic: «La Virgen declara: ´Dile al Obispo que yo pido su conversión urgente a los eventos de la parroquia de Medjugorje... le estoy enviando la penúltima advertencia. Si él no se convierte, mi juicio, así como el de mi Hijo Jesús, lo golpeará». Así, la salvación del prelado estaría condicionada a la creencia en las apariciones, no a la aceptación y vivencia del Evangelio de Cristo.

Vicka escribió en 1981 en su diario: «Nosotros le preguntamos (a la Virgen) sobre el hombre que vio a Jesús en la calle, cuando estaba manejando en su automóvil. Él se encontró a un hombre que estaba todo ensangrentado -este hombre era Jesús- quién le dio un pañuelo ensangrentado, diciéndole (al conductor) que lo tirara en el río. Siguiendo adelante en su camino, él se encontró a una señora -era la Santísima Virgen María-; Ella le pidió el pañuelo ensangrentado al conductor. El hombre le dio un pañuelo que le pertenecía a él, pero la Virgen le pidió el ensangrentado. ´Si él no me lo hubiera dado, habría sido el juicio final para todos´. La Virgen dijo que (el evento) era verdad». Es difícil imaginar que Dios, en su infinita Majestad, utilice un medio tan absurdo para determinar el fin del mundo.

b) Desobedecen la autoridad de la Iglesia.- A pesar de que el Obispo prohibió que se siguiera fomentando el fenómeno de Medjugorje, las puertas del templo parroquial continuaron abiertas para que los videntes pudieran tener las apariciones en dicho lugar.

En enero de 1982 la Señora afirmó que estaba bien que dos sacerdotes franciscanos, sacados de su orden y suspendidos por el obispo, continuaran diciendo la Misa y oyendo las Confesiones. Vicka había consultado el asunto con la Virgen. A la observación: «Si la Señora dijo esto, y el Papa dice que ellos no pueden...», la respuesta de Vicka fue: «El Papa puede decir lo que quiera. Yo estoy contando esto tal como es». Se considera señal de que una aparición es falsa cuando la autoridad de la Iglesia es desobedecida por la aparición misma.


c) Faltan milagros científicamente comprobables.- Así como para la canonización de los santos, aunque se haya demostrado la heroicidad de sus virtudes, se requiere la presencia de milagros que confirmen la santidad de la persona, también hacen falta signos objetivamente comprobables y comprobados que confirmen las afirmaciones hechas por los videntes o las personas favorecidas con la aparición.

Se habla de una oleada de curaciones, pero cuando el buró médico de Lourdes analizó las de Medjugorje, encontró que no cumplían los requisitos necesarios para poder ser declaradas milagrosas. Esto no significa necesariamente que en Medjugorje no ocurran milagros, pero sí que los que hasta ahora pudieran haber ocurrido no son verificables.

Conclusión

Los buenos frutos no son señal suficiente para determinar la veracidad de las apariciones de Medjugorje. Hace algunos años, en El Palmar de Troya, España, las que parecían ser auténticas apariciones marianas y fueron motivo de muchas conversiones, acabaron con el surgimiento de un antipapa. Es decir, no todo lo que en un principio parece bueno es necesariamente bueno. Así, la Iglesia, por prudencia, no puede dar el ansiado «sí» a Medugorje sino hasta que las apariciones acaben. Aunque, quizá, sí podría dar un «no» definitivo antes de su término en el caso de que se determinara que fueran falsas. Y nosotros, católicos, habremos de someternos, examinando todo y quedándonos con lo bueno. (cfr. 1Tes.5,9)





http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19641121_lumen-gentium_sp.html

CAPÍTULO III

DE LA CONSTITUCIÓN JERÁRQUICA DE LA IGLESIA
Y EN PARTICULAR SOBRE EL EPISCOPADO

Proemio

18. En orden a apacentar el Pueblo de Dios y acrecentarlo siempre, Cristo Señor instituyó en su Iglesia diversos ministerios ordenados al bien de todo el Cuerpo. Porque los ministros que poseen la sagrada potestad están al servicio de sus hermanos, a fin de que todos cuantos son miembros del Pueblo de Dios y gozan, por tanto, de la verdadera dignidad cristiana, tiendan todos libre y ordenadamente a un mismo fin y lleguen a la salvación.

Este santo Concilio, siguiendo las huellas del Vaticano I, enseña y declara a una con él que Jesucristo, eterno Pastor, edificó la santa Iglesia enviando a sus Apóstoles como El mismo había sido enviado por el Padre (cf. Jn., 20,21), y quiso que los sucesores de éstos, los Obispos, hasta la consumación de los siglos, fuesen los pastores en su Iglesia. Pero para que el episcopado mismo fuese uno solo e indiviso, estableció al frente de los demás apóstoles al bienaventurado Pedro, y puso en él el principio visible y perpetuo fundamento de la unidad de la fe y de comunión. Esta doctrina de la institución perpetuidad, fuerza y razón de ser del sacro Primado del Romano Pontífice y de su magisterio infalible, el santo Concilio la propone nuevamente como objeto firme de fe a todos los fieles y, prosiguiendo dentro de la misma línea, se propone, ante la faz de todos, profesar y declarar la doctrina acerca de los Obispos, sucesores de los apóstoles, los cuales junto con el sucesor de Pedro, Vicario de Cristo y Cabeza visible de toda la Iglesia, rigen la casa de Dios vivo.

La institución de los Apóstoles

19. El Señor Jesús, después de haber hecho oración al Padre, llamando a sí a los que El quiso, eligió a los doce para que viviesen con El y enviarlos a predicar el Reino de Dios (cf. Mc., 3,13-19; Mt., 10,1-42): a estos, Apóstoles (cf. Lc., 6,13) los fundó a modo de colegio, es decir, de grupo estable, y puso al frente de ellos, sacándolo de en medio de los mismos, a Pedro (cf. Jn., 21,15-17). A éstos envió Cristo, primero a los hijos de Israel, luego a todas las gentes (cf. Rom., 1,16), para que con la potestad que les entregaba, hiciesen discípulos suyos a todos los pueblos, los santificasen y gobernasen (cf. Mt., 28,16-20; Mc., 16,15; Lc., 24,45-48; Jn., 20,21-23) y así dilatasen la Iglesia y la apacentasen, sirviéndola, bajo la dirección del Señor, todos los días hasta la consumación de los siglos (cf. Mt., 28,20). En esta misión fueron confirmados plenamente el día de Pentecostés (cf. Act., 2,1-26), según la promesa del Señor: "Recibiréis la virtud del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos así en Jerusalén como en toda la Judea y Samaría y hasta el último confín de la tierra" (Act., 1,. Los Apóstoles, pues, predicando en todas partes el Evangelio (cf. Mc., 16,20), que los oyentes recibían por influjo del Espíritu Santo, reúnen la Iglesia universal que el Señor fundó sobre los Apóstoles y edificó sobre el bienaventurado Pedro su cabeza, siendo la piedra angular del edificio Cristo Jesús (cf. Ap., 21,14; Mt., 16,18; Ef., 2,20).

Los Obispos, sucesores de los Apóstoles

20. Esta divina misión confiada por Cristo a los Apóstoles ha de durar hasta el fin de los siglos (cf. Mt., 28,20), puesto que el Evangelio que ellos deben transmitir en todo tiempo es el principio de la vida para la Iglesia. Por lo cual los Apóstoles en esta sociedad jerárquicamente organizada tuvieron cuidado de establecer sucesores.

En efecto, no sólo tuvieron diversos colaboradores en el ministerio, sino que a fin de que la misión a ellos confiada se continuase después de su muerte, los Apóstoles, a modo de testamento, confiaron a sus cooperadores inmediatos el encargo de acabar y consolidar la obra por ellos comenzada, encomendándoles que atendieran a toda la grey en medio de la cual el Espíritu Santo, los había puesto para apacentar la Iglesia de Dios (cf. Act., 20,2. Establecieron, pues, tales colaboradores y les dieron la orden de que, a su vez, otros hombres probados, al morir ellos, se hiciesen cargo del ministerio. Entre los varios ministerios que ya desde los primeros tiempos se ejercitan en la Iglesia, según testimonio de la tradición, ocupa el primer lugar el oficio de aquellos que, constituidos en el episcopado, por una sucesión que surge desde el principio, conservan la sucesión de la semilla apostólica primera. Así, según atestigua San Ireneo, por medio de aquellos que fueron establecidos por los Apóstoles como Obispos y como sucesores suyos hasta nosotros, se pregona y se conserva la tradición apostólica en el mundo entero.

Así, pues, los Obispos, junto con los presbíteros y diáconos, recibieron el ministerio de la comunidad para presidir sobre la grey en nombre de Dios como pastores, como maestros de doctrina, sacerdotes del culto sagrado y ministros dotados de autoridad. Y así como permanece el oficio concedido por Dios singularmente a Pedro como a primero entre los Apóstoles, y se transmite a sus sucesores, así también permanece el oficio de los Apóstoles de apacentar la Iglesia que permanentemente ejercita el orden sacro de los Obispos han sucedido este Sagrado Sínodo que los Obispos han sucedido por institución divina en el lugar de los Apóstoles como pastores de la Iglesia, y quien a ellos escucha, a Cristo escucha, a quien los desprecia a Cristo desprecia y al que le envió (cf. Lc., 10,16).

El episcopado como sacramento

21. Así, pues, en los Obispos, a quienes asisten los presbíteros, Jesucristo nuestro Señor está presente en medio de los fieles como Pontífice Supremo. Porque, sentado a la diestra de Dios Padre, no está lejos de la congregación de sus pontífices, sino que principalmente, a través de su servicio eximio, predica la palabra de Dios a todas las gentes y administra sin cesar los sacramentos de la fe a los creyentes y, por medio de su oficio paternal (cf. 1Cor., 4,15), va agregando nuevos miembros a su Cuerpo con regeneración sobrenatural; finalmente, por medio de la sabiduría y prudencia de ellos rige y guía al Pueblo del Nuevo Testamento en su peregrinación hacia la eterna felicidad. Estos pastores, elegidos para apacentar la grey del Señor, son los ministros de Cristo y los dispensadores de los misterios de Dios (cf. 1Cor., 4,1), y a ellos está encomendado el testimonio del Evangelio de la gracia de Dios (cf. Rom. 15,16; Act., 20,24) y la administración del Espíritu y de la justicia en gloria (cf. 2Cor., 3,8-9).

Para realizar estos oficios tan altos, fueron los apóstoles enriquecidos por Cristo con la efusión especial del Espíritu Santo (cf. Act., 1,8; 2,4; Jn., 20, 22-23), y ellos, a su vez, por la imposición de las manos transmitieron a sus colaboradores el don del Espíritu (cf. 1Tim., 4,14; 2Tim., 1,6-7), que ha llegado hasta nosotros en la consagración episcopal. Este Santo Sínodo enseña que con la consagración episcopal se confiere la plenitud del sacramento del Orden, que por esto se llama en la liturgia de la Iglesia y en el testimonio de los Santos Padres "supremo sacerdocio" o "cumbre del ministerio sagrado". Ahora bien, la consagración episcopal, junto con el oficio de santificar, confiere también el oficio de enseñar y regir, los cuales, sin embargo, por su naturaleza, no pueden ejercitarse sino en comunión jerárquica con la Cabeza y miembros del Colegio. En efecto, según la tradición, que aparece sobre todo en los ritos litúrgicos y en la práctica de la Iglesia, tanto de Oriente como de Occidente es cosa clara que con la imposición de las manos se confiere la gracia del Espíritu Santo y se imprime el sagrado carácter, de tal manera que los Obispos en forma eminente y visible hagan las veces de Cristo, Maestro, Pastor y Pontífice y obren en su nombre. Es propio de los Obispos el admitir, por medio del Sacramento del Orden, nuevos elegidos en el cuerpo episcopal.

El Colegio de los Obispos y su Cabeza

22. Así como, por disposición del Señor, San Pedro y los demás Apóstoles forman un solo Colegio Apostólico, de igual modo se unen entre sí el Romano Pontífice, sucesor de Pedro, y los Obispos sucesores de los Apóstoles. Ya la más antigua disciplina, conforme a la cual los Obispos establecidos por todo el mundo comunicaban entre sí y con el Obispo de Roma por el vínculo de la unidad, de la caridad y de la paz, como también los concilios convocados, para resolver en común las cosas más importantes después de haber considerado el parecer de muchos, manifiestan la naturaleza y forma colegial propia del orden episcopal. Forma que claramente demuestran los concilios ecuménicos que a lo largo de los siglos se han celebrado. Esto mismo lo muestra también el uso, introducido de antiguo, de llamar a varios Obispos a tomar parte en el rito de consagración cuando un nuevo elegido ha de ser elevado al ministerio del sumo sacerdocio. Uno es constituido miembro del cuerpo episcopal en virtud de la consagración sacramental y por la comunión jerárquica con la Cabeza y miembros del Colegio.

El Colegio o cuerpo episcopal, por su parte, no tiene autoridad si no se considera incluido el Romano Pontífice, sucesor de Pedro, como cabeza del mismo, quedando siempre a salvo el poder primacial de éste, tanto sobre los pastores como sobre los fieles. Porque el Pontífice Romano tiene en virtud de su cargo de Vicario de Cristo y Pastor de toda Iglesia potestad plena, suprema y universal sobre la Iglesia, que puede siempre ejercer libremente. En cambio, el orden de los Obispos, que sucede en el magisterio y en el régimen pastoral al Colegio Apostólico, y en quien perdura continuamente el cuerpo apostólico, junto con su Cabeza, el Romano Pontífice, y nunca sin esta Cabeza, es también sujeto de la suprema y plena potestad sobre la universal Igle
_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 3:41 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Por què editaron el documento Lumen Gentium que publiquè?

Cita:
http://www.vatican.va/archive/hist_councils/ii_vatican_council/documents/vat-ii_const_19641121_lumen-gentium_sp.html

CAPÍTULO III

DE LA CONSTITUCIÓN JERÁRQUICA DE LA IGLESIA
Y EN PARTICULAR SOBRE EL EPISCOPADO

Proemio

18. En orden a apacentar el Pueblo de Dios y acrecentarlo siempre, Cristo Señor instituyó en su Iglesia diversos ministerios ordenados al bien de todo el Cuerpo. Porque los ministros que poseen la sagrada potestad están al servicio de sus hermanos, a fin de que todos cuantos son miembros del Pueblo de Dios y gozan, por tanto, de la verdadera dignidad cristiana, tiendan todos libre y ordenadamente a un mismo fin y lleguen a la salvación.

Este santo Concilio, siguiendo las huellas del Vaticano I, enseña y declara a una con él que Jesucristo, eterno Pastor, edificó la santa Iglesia enviando a sus Apóstoles como El mismo había sido enviado por el Padre (cf. Jn., 20,21), y quiso que los sucesores de éstos, los Obispos, hasta la consumación de los siglos, fuesen los pastores en su Iglesia. Pero para que el episcopado mismo fuese uno solo e indiviso, estableció al frente de los demás apóstoles al bienaventurado Pedro, y puso en él el principio visible y perpetuo fundamento de la unidad de la fe y de comunión. Esta doctrina de la institución perpetuidad, fuerza y razón de ser del sacro Primado del Romano Pontífice y de su magisterio infalible, el santo Concilio la propone nuevamente como objeto firme de fe a todos los fieles y, prosiguiendo dentro de la misma línea, se propone, ante la faz de todos, profesar y declarar la doctrina acerca de los Obispos, sucesores de los apóstoles, los cuales junto con el sucesor de Pedro, Vicario de Cristo y Cabeza visible de toda la Iglesia, rigen la casa de Dios vivo.

La institución de los Apóstoles

19. El Señor Jesús, después de haber hecho oración al Padre, llamando a sí a los que El quiso, eligió a los doce para que viviesen con El y enviarlos a predicar el Reino de Dios (cf. Mc., 3,13-19; Mt., 10,1-42): a estos, Apóstoles (cf. Lc., 6,13) los fundó a modo de colegio, es decir, de grupo estable, y puso al frente de ellos, sacándolo de en medio de los mismos, a Pedro (cf. Jn., 21,15-17). A éstos envió Cristo, primero a los hijos de Israel, luego a todas las gentes (cf. Rom., 1,16), para que con la potestad que les entregaba, hiciesen discípulos suyos a todos los pueblos, los santificasen y gobernasen (cf. Mt., 28,16-20; Mc., 16,15; Lc., 24,45-48; Jn., 20,21-23) y así dilatasen la Iglesia y la apacentasen, sirviéndola, bajo la dirección del Señor, todos los días hasta la consumación de los siglos (cf. Mt., 28,20). En esta misión fueron confirmados plenamente el día de Pentecostés (cf. Act., 2,1-26), según la promesa del Señor: "Recibiréis la virtud del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos así en Jerusalén como en toda la Judea y Samaría y hasta el último confín de la tierra" (Act., 1,. Los Apóstoles, pues, predicando en todas partes el Evangelio (cf. Mc., 16,20), que los oyentes recibían por influjo del Espíritu Santo, reúnen la Iglesia universal que el Señor fundó sobre los Apóstoles y edificó sobre el bienaventurado Pedro su cabeza, siendo la piedra angular del edificio Cristo Jesús (cf. Ap., 21,14; Mt., 16,18; Ef., 2,20).

Los Obispos, sucesores de los Apóstoles

20. Esta divina misión confiada por Cristo a los Apóstoles ha de durar hasta el fin de los siglos (cf. Mt., 28,20), puesto que el Evangelio que ellos deben transmitir en todo tiempo es el principio de la vida para la Iglesia. Por lo cual los Apóstoles en esta sociedad jerárquicamente organizada tuvieron cuidado de establecer sucesores.

En efecto, no sólo tuvieron diversos colaboradores en el ministerio, sino que a fin de que la misión a ellos confiada se continuase después de su muerte, los Apóstoles, a modo de testamento, confiaron a sus cooperadores inmediatos el encargo de acabar y consolidar la obra por ellos comenzada, encomendándoles que atendieran a toda la grey en medio de la cual el Espíritu Santo, los había puesto para apacentar la Iglesia de Dios (cf. Act., 20,2. Establecieron, pues, tales colaboradores y les dieron la orden de que, a su vez, otros hombres probados, al morir ellos, se hiciesen cargo del ministerio. Entre los varios ministerios que ya desde los primeros tiempos se ejercitan en la Iglesia, según testimonio de la tradición, ocupa el primer lugar el oficio de aquellos que, constituidos en el episcopado, por una sucesión que surge desde el principio, conservan la sucesión de la semilla apostólica primera. Así, según atestigua San Ireneo, por medio de aquellos que fueron establecidos por los Apóstoles como Obispos y como sucesores suyos hasta nosotros, se pregona y se conserva la tradición apostólica en el mundo entero.

Así, pues, los Obispos, junto con los presbíteros y diáconos, recibieron el ministerio de la comunidad para presidir sobre la grey en nombre de Dios como pastores, como maestros de doctrina, sacerdotes del culto sagrado y ministros dotados de autoridad. Y así como permanece el oficio concedido por Dios singularmente a Pedro como a primero entre los Apóstoles, y se transmite a sus sucesores, así también permanece el oficio de los Apóstoles de apacentar la Iglesia que permanentemente ejercita el orden sacro de los Obispos han sucedido este Sagrado Sínodo que los Obispos han sucedido por institución divina en el lugar de los Apóstoles como pastores de la Iglesia, y quien a ellos escucha, a Cristo escucha, a quien los desprecia a Cristo desprecia y al que le envió (cf. Lc., 10,16).

El episcopado como sacramento

21. Así, pues, en los Obispos, a quienes asisten los presbíteros, Jesucristo nuestro Señor está presente en medio de los fieles como Pontífice Supremo. Porque, sentado a la diestra de Dios Padre, no está lejos de la congregación de sus pontífices, sino que principalmente, a través de su servicio eximio, predica la palabra de Dios a todas las gentes y administra sin cesar los sacramentos de la fe a los creyentes y, por medio de su oficio paternal (cf. 1Cor., 4,15), va agregando nuevos miembros a su Cuerpo con regeneración sobrenatural; finalmente, por medio de la sabiduría y prudencia de ellos rige y guía al Pueblo del Nuevo Testamento en su peregrinación hacia la eterna felicidad. Estos pastores, elegidos para apacentar la grey del Señor, son los ministros de Cristo y los dispensadores de los misterios de Dios (cf. 1Cor., 4,1), y a ellos está encomendado el testimonio del Evangelio de la gracia de Dios (cf. Rom. 15,16; Act., 20,24) y la administración del Espíritu y de la justicia en gloria (cf. 2Cor., 3,8-9).

Para realizar estos oficios tan altos, fueron los apóstoles enriquecidos por Cristo con la efusión especial del Espíritu Santo (cf. Act., 1,8; 2,4; Jn., 20, 22-23), y ellos, a su vez, por la imposición de las manos transmitieron a sus colaboradores el don del Espíritu (cf. 1Tim., 4,14; 2Tim., 1,6-7), que ha llegado hasta nosotros en la consagración episcopal. Este Santo Sínodo enseña que con la consagración episcopal se confiere la plenitud del sacramento del Orden, que por esto se llama en la liturgia de la Iglesia y en el testimonio de los Santos Padres "supremo sacerdocio" o "cumbre del ministerio sagrado". Ahora bien, la consagración episcopal, junto con el oficio de santificar, confiere también el oficio de enseñar y regir, los cuales, sin embargo, por su naturaleza, no pueden ejercitarse sino en comunión jerárquica con la Cabeza y miembros del Colegio. En efecto, según la tradición, que aparece sobre todo en los ritos litúrgicos y en la práctica de la Iglesia, tanto de Oriente como de Occidente es cosa clara que con la imposición de las manos se confiere la gracia del Espíritu Santo y se imprime el sagrado carácter, de tal manera que los Obispos en forma eminente y visible hagan las veces de Cristo, Maestro, Pastor y Pontífice y obren en su nombre. Es propio de los Obispos el admitir, por medio del Sacramento del Orden, nuevos elegidos en el cuerpo episcopal.

El Colegio de los Obispos y su Cabeza

22. Así como, por disposición del Señor, San Pedro y los demás Apóstoles forman un solo Colegio Apostólico, de igual modo se unen entre sí el Romano Pontífice, sucesor de Pedro, y los Obispos sucesores de los Apóstoles. Ya la más antigua disciplina, conforme a la cual los Obispos establecidos por todo el mundo comunicaban entre sí y con el Obispo de Roma por el vínculo de la unidad, de la caridad y de la paz, como también los concilios convocados, para resolver en común las cosas más importantes después de haber considerado el parecer de muchos, manifiestan la naturaleza y forma colegial propia del orden episcopal. Forma que claramente demuestran los concilios ecuménicos que a lo largo de los siglos se han celebrado. Esto mismo lo muestra también el uso, introducido de antiguo, de llamar a varios Obispos a tomar parte en el rito de consagración cuando un nuevo elegido ha de ser elevado al ministerio del sumo sacerdocio. Uno es constituido miembro del cuerpo episcopal en virtud de la consagración sacramental y por la comunión jerárquica con la Cabeza y miembros del Colegio.

El Colegio o cuerpo episcopal, por su parte, no tiene autoridad si no se considera incluido el Romano Pontífice, sucesor de Pedro, como cabeza del mismo, quedando siempre a salvo el poder primacial de éste, tanto sobre los pastores como sobre los fieles. Porque el Pontífice Romano tiene en virtud de su cargo de Vicario de Cristo y Pastor de toda Iglesia potestad plena, suprema y universal sobre la Iglesia, que puede siempre ejercer libremente. En cambio, el orden de los Obispos, que sucede en el magisterio y en el régimen pastoral al Colegio Apostólico, y en quien perdura continuamente el cuerpo apostólico, junto con su Cabeza, el Romano Pontífice, y nunca sin esta Cabeza, es también sujeto de la suprema y plena potestad sobre la universal Igle



No quiero pensar que alguien "editò" este documento de la Lumen Gentium. Voy a publicar nuevamente lo que falta:

es también sujeto de la suprema y plena potestad sobre la universal Iglesia, potestad que no puede ejercitarse sino con el consentimiento del Romano Pontífice. El Señor puso tan sólo a Simón como roca y portador de las llaves de la Iglesia (Mt., 16,18-19), y le constituyó Pastor de toda su grey (cf. Jn., 21,15ss); pero el oficio que dio a Pedro de atar y desatar, consta que lo dio también al Colegio de los Apóstoles unido con su Cabeza (Mt., 18,18; 28,16-20). Este Colegio expresa la variedad y universalidad del Pueblo de Dios en cuanto está compuesto de muchos; y la unidad de la grey de Cristo, en cuanto está agrupado bajo una sola Cabeza. Dentro de este Colegio, los Obispos, actuando fielmente el primado y principado de su Cabeza, gozan de potestad propia en bien no sólo de sus propios fieles, sino incluso de toda la Iglesia, mientras el Espíritu Santo robustece sin cesar su estructura orgánica y su concordia. La potestad suprema que este Colegio posee sobre la Iglesia universal se ejercita de modo solemne en el Concilio Ecuménico. No puede hacer Concilio Ecuménico que no se aprobado o al menos aceptado como tal por el sucesor de Pedro. Y es prerrogativa del Romano Pontífice convocar estos Concilios Ecuménicos, presidirlos y confirmarlos. Esta misma potestad colegial puede ser ejercitada por Obispos dispersos por el mundo a una con el Papa, con tal que la Cabeza del Colegio los llame a una acción colegial, o por lo menos apruebe la acción unida de ellos o la acepte libremente para que sea un verdadero acto colegial.

Relaciones de los Obispos dentro de la Iglesia

23. La unión colegial se manifiesta también en las mutuas relaciones de cada Obispo con las Iglesias particulares y con la Iglesia universal. El Romano Pontífice, como sucesor de Pedro, es el principio y fundamento perpetuo visible de unidad, así de los Obispos como de la multitud de los fieles. Del mismo modo, cada Obispo es el principio y fundamento visible de unidad en su propia Iglesia, formada a imagen de la Iglesia universal; y de todas las Iglesias particulares queda integrada la una y única Iglesia católica. Por esto cada Obispo representa a su Iglesia, tal como todos a una con el Papa, representan toda la Iglesia en el vínculo de la paz, del amor y de la unidad.

Cada uno de los Obispos, puesto al frente de una Iglesia particular, ejercita su poder pastoral sobre la porción del Pueblo de Dios que se le ha confiado, no sobre las otras Iglesias ni sobre la Iglesia universal. Pero, en cuanto miembros del Colegio episcopal y como legítimos sucesores de los Apóstoles, todos deben tener aquella solicitud por la Iglesia universal que la institución y precepto de Cristo exigen, que si bien no se ejercita por acto de jurisdicción, contribuye, sin embargo, grandemente, al progreso de la Iglesia universal. Todos los Obispos, en efecto, deben promover y defender la unidad de la fe y la disciplina común en toda la Iglesia, instruir a los fieles en el amor del Cuerpo místico de Cristo, sobre todo de los miembros pobres y de los que sufren o son perseguidos por la justicia (cf. Mt., 5,10); promover, en fin, toda acción que sea común a la Iglesia, sobre todo en orden a la dilatación de la fe y a la difusión plena de la luz de la verdad entre todos los hombres. Por lo demás, es cosa clara que gobernando bien sus propias Iglesias como porciones de la Iglesia universal, contribuyen en gran manera al bien de todo el Cuerpo místico, que es también el cuerpo de todas las Iglesias.

El cuidado de anunciar el Evangelio en todo el mundo pertenece al cuerpo de los pastores, ya que a todos ellos en común dio Cristo el mandato imponiéndoles un oficio común, según explicó ya el Papa Celestino a los padres del Concilio de Efeso. Por tanto, todos los Obispos, en cuanto se lo permite el desempeño de su propio oficio, deben colaborar entre sí y con el sucesor de Pedro, a quien particularmente se le ha encomendado el oficio excelso de propagar la religión cristiana. Deben, pues, con todas sus fuerzas proveer no sólo de operarios para la mies, sino también de socorros espirituales y materiales, ya sea directamente por sí, ya sea excitando la ardiente cooperación de los fieles. Procuren finalmente los Obispos, según el venerable ejemplo de la antigüedad, prestar una fraternal ayuda a las otras Iglesias, sobre todo a las Iglesias vecinas y más pobres, dentro de esta universal sociedad de la caridad.

La divina Providencia ha hecho que en diversas regiones las varias Iglesias fundadas por los Apóstoles y sus sucesores, con el correr de los tiempos se hayan reunido en grupos orgánicamente unidos que, dentro de la unidad de fe y la única constitución divina de la Iglesia universal, gozan de disciplina propia, de ritos litúrgicos propios y de un propio patrimonio teológico y espiritual. Entre los cuales, concretamente las antiguas Iglesias patriarcales, como madres en la fe, engendraron a otras como a hijas, y con ellas han quedado unidas hasta nuestros días, por vínculos especiales de caridad, tanto en la vida sacramental como en la mutua observancia de derechos y deberes. Esta variedad de Iglesias locales, dirigidas a un solo objetivo, muestra admirablemente la indivisa catolicidad de la Iglesia. Del mismo modo las Conferencias Episcopales hoy en día pueden desarrollar una obra múltiple y fecunda a fin de que el sentimiento de la colegialidad tenga una aplicación concreta.

El ministerio de los Obispos

24. Los Obispos, en su calidad de sucesores de los Apóstoles, reciben del Señor a quien se ha dado toda potestad en el cielo y en la tierra, la misión de enseñar a todas las gentes y de predicar el Evangelio a toda criatura, a fin de que todos los hombres logren la salvación por medio de la fe, el bautismo y el cumplimiento de los mandamientos (cf. Mt., 28,18; Mc., 16,15-16; Act., 26,17ss.). Para el desempeño de esta misión, Cristo Señor prometió a sus Apóstoles el Espíritu Santo, a quien envió de hecho el día de Pentecostés desde el cielo para que, confortados con su virtud, fuesen sus testigos hasta los confines de la tierra ante las gentes, pueblos y reyes (cf. Act., 1,8; 2,1ss.; 9,15). Este encargo que el Señor confió a los pastores de su pueblo es un verdadero servicio, y en la Sagrada Escritura se llama muy significativamente "diakonía", o sea ministerio (cf. Act., 1,17-25; 21,19; Rom., 11,13; 1Tim., 1,12).

La misión canónica de los Obispos puede hacerse ya sea por las legítimas costumbres que no hayan sido revocadas por la potestad suprema y universal de la Iglesia, ya sea por las leyes dictadas o reconocidas por la misma autoridad, ya sea también directamente por el mismo sucesor de Pedro : y ningún Obispo puede ser elevado a tal oficio contra la voluntad de éste, o sea cuando él niega la comunión apostólica.

El oficio de enseñar de los Obispos

25. Entre los oficios principales de los Obispos se destaca la predicación del Evangelio. Porque los Obispos son los pregoneros de la fe que ganan nuevos discípulos para Cristo y son los maestros auténticos, es decir, herederos de la autoridad de Cristo, que predican al pueblo que les ha sido encomendado la fe que ha de creerse y ha de aplicarse a la vida, la ilustran con la luz del Espíritu Santo, extrayendo del tesoro de la Revelación las cosas nuevas y las cosas viejas (cf. Mt., 13,52), la hacen fructificar y con vigilancia apartan de la grey los errores que la amenazan (cf. 2Tim., 4,1-4). Los Obispos, cuando enseñan en comunión por el Romano Pontífice, deben ser respetados por todos como los testigos de la verdad divina y católica; los fieles, por su parte tienen obligación de aceptar y adherirse con religiosa sumisión del espíritu al parecer de su Obispo en materias de fe y de costumbres cuando él la expone en nombre de Cristo. Esta religiosa sumisión de la voluntad y del entendimiento de modo particular se debe al magisterio auténtico del Romano Pontífice, aun cuando no hable ex cathedra; de tal manera que se reconozca con reverencia su magisterio supremo y con sinceridad se adhiera al parecer expresado por él según el deseo que haya manifestado él mismo, como puede descubrirse ya sea por la índole del documento, ya sea por la insistencia con que repite una misma doctrina, ya sea también por las fórmulas empleadas.

Aunque cada uno de los prelados por sí no posea la prerrogativa de la infalibilidad, sin embargo, si todos ellos, aun estando dispersos por el mundo, pero manteniendo el vínculo de comunión entre sí y con el Sucesor de Pedro, convienen en un mismo parecer como maestros auténticos que exponen como definitiva una doctrina en las cosas de fe y de costumbres, en ese caso anuncian infaliblemente la doctrina de Cristo. la Iglesia universal, y sus definiciones de fe deben aceptarse con sumisión. Esta infalibilidad que el Divino Redentor quiso que tuviera su Iglesia cuando define la doctrina de fe y de costumbres, se extiende a todo cuanto abarca el depósito de la divina Revelación entregado para la fiel custodia y exposición.

Esta infalibilidad compete al Romano Pontífice, Cabeza del Colegio Episcopal, en razón de su oficio, cuando proclama como definitiva la doctrina de fe o de costumbres en su calidad de supremo pastor y maestro de todos los fieles a quienes ha de confirmarlos en la fe (cf. Lc., 22,32). Por lo cual, con razón se dice que sus definiciones por sí y no por el consentimiento de la Iglesia son irreformables, puesto que han sido proclamadas bajo la asistencia del Espíritu Santo prometida a él en San Pedro, y así no necesitan de ninguna aprobación de otros ni admiten tampoco la apelación a ningún otro tribunal. Porque en esos casos el Romano Pontífice no da una sentencia como persona privada, sino que en calidad de maestro supremo de la Iglesia universal, en quien singularmente reside el carisma de la infalibilidad de la Iglesia misma, expone o defiende la doctrina de la fe católica. La infalibilidad prometida a la Iglesia reside también en el cuerpo de los Obispos cuando ejercen el supremo magisterio juntamente con el sucesor de Pedro. A estas definiciones nunca puede faltar el asenso de la Iglesia por la acción del Espíritu Santo en virtud de la cual la grey toda de Cristo se conserva y progresa en la unidad de la fe.

Cuando el Romano Pontífice o con él el Cuerpo Episcopal definen una doctrina lo hacen siempre de acuerdo con la Revelación, a la cual, o por escrito, o por transmisión de la sucesión legítima de los Obispos, y sobre todo por cuidado del mismo Pontífice Romano, se nos transmite íntegra y en la Iglesia se conserva y expone con religiosa fidelidad, gracias a la luz del Espíritu de la verdad. El Romano Pontífice y los Obispos, como lo requiere su cargo y la importancia del asunto, celosamente trabajan con los medios adecuados, a fin de que se estudie como debe esta Revelación y se la proponga apropiadamente y no aceptan ninguna nueva revelación pública dentro del divino depósito de la fe.

El oficio de los Obispos de santificar

26. El Obispo, revestido como está de la plenitud del Sacramento del Orden, es "el administrador de la gracia del supremo sacerdocio", sobre todo en la Eucaristía que él mismo celebra, ya sea por sí, ya sea por otros, que hace vivir y crecer a la Iglesia. Esta Iglesia de Cristo está verdaderamente presente en todas las legítimas reuniones locales de los fieles, que, unidos a sus pastores, reciben también el nombre de Iglesia en el Nuevo Testamento . Ellas son, cada una en su lugar, el Pueblo nuevo, llamado por Dios en el Espíritu Santo y plenitud (cf. 1Tes., 1,5). En ellas se congregan los fieles por la predicación del Evangelio de Cristo y se celebra el misterio de la Cena del Señor "a fin de que por el cuerpo y la sangre del Señor quede unida toda la fraternidad". En toda celebración, reunida la comunidad bajo el ministerio sagrado del Obispo, se manifiesta el símbolo de aquella caridad y "unidad del Cuerpo místico de Cristo sin la cual no puede haber salvación". En estas comunidades, por más que sean con frecuencia pequeñas y pobres o vivan en la dispersión, Cristo está presente, el cual con su poder da unidad a la Iglesia, una, católica y apostólica. Porque "la participación del cuerpo y sangre de Cristo no hace otra cosa sino que pasemos a ser aquello que recibimos".

Ahora bien, toda legítima celebración de la Eucaristía la dirige el Obispo, al cual ha sido confiado el oficio de ofrecer a la Divina Majestad el culto de la religiosa cristiana y de administrarlo conforme a los preceptos del Señor y las leyes de la Iglesia, las cuales él precisará según su propio criterio adaptándolas a su diócesis.

Así, los Obispos, orando por el pueblo y trabajando, dan de muchas maneras y abundantemente de la plenitud de la santidad de Cristo. Por medio del ministerio de la palabra comunican la virtud de Dios a todos aquellos que creen para la salvación (cf. Rom., 1,16), y por medio de los sacramentos, cuya administración sana y fructuosa regulan ellos con su autoridad, santifican a los fieles. Ellos regulan la administración del bautismo, por medio del cual se concede la participación en el sacerdocio regio de Cristo. Ellos son los ministros originarios de la confirmación, dispensadores de las sagradas órdenes, y los moderadores de la disciplina penitencial; ellos solícitamente exhortan e instruyen a su pueblo a que participe con fe y reverencia en la liturgia y, sobre todo, en el santo sacrificio de la misa. Ellos, finalmente, deben edificar a sus súbditos, con el ejemplo de su vida, guardando su conducta no sólo de todo mal, sino con la ayuda de Dios, transformándola en bien dentro de lo posible para llegar a la vida terna juntamente con la grey que se les ha confiado.

Oficio de los Obispos de regir

27. Los Obispos rigen, como vicarios y legados de Cristo, las Iglesias particulares que se les han encomendado, con sus consejos, con sus exhortaciones, con sus ejemplos, pero también con su autoridad y con su potestad sagrada, que ejercitan únicamente para edificar su grey en la verdad y la santidad, teniendo en cuenta que el que es mayor ha de hacerse como el menor y el que ocupa el primer puesto como el servidor (cf. Lc., 22,26-27). Esta potestad que personalmente poseen en nombre de Cristo, es propia, ordinaria e inmediata aunque el ejercicio último de la misma sea regulada por la autoridad suprema, y aunque, con miras a la utilidad de la Iglesia o de los fieles, pueda quedar circunscrita dentro de ciertos límites. En virtud de esta potestad, los Obispos tienen el sagrado derecho y ante Dios el deber de legislar sobre sus súbditos, de juzgarlos y de regular todo cuanto pertenece al culto y organización del apostolado.

A ellos se les confía plenamente el oficio pastoral, es decir, el cuidado habitual y cotidiano de sus ovejas, y no deben ser tenidos como vicarios del Romano Pontífice, ya que ejercitan potestad propia y son, con verdad, los jefes del pueblo que gobiernan. Así, pues, su potestad no queda anulada por la potestad suprema y universal, sino que, al revés, queda afirmada, robustecida y defendida, puesto que el Espíritu Santo mantiene indefectiblemente la forma de gobierno que Cristo Señor estableció en su Iglesia.

El Obispo, enviado por el Padre de familias a gobernar su familia, tenga siempre ante los ojos el ejemplo del Buen Pastor, que vino no a ser servido, sino a servir (cf. Mt., 20,28; Mc., 10,45); y a entregar su vida por sus ovejas (cf. Jn., 10, 11). Sacado de entre los hombres y rodeado él mismo de flaquezas, puede apiadarse de los ignorantes y de los errados (cf. Hebr., 5,1-2). No se niegue a oír a sus súbditos, a los que como a verdaderos hijos suyos abraza y a quienes exhorta a cooperar animosamente con él. Consciente de que ha de dar cuenta a Dios de sus almas (cf. Hebr., 13,17), trabaje con la oración, con la predicación y con todas las obras de caridad por ellos y también por los que todavía no son de la única grey; a éstos téngalos por encomendados en el Señor. Siendo él deudor para con todos, a la manera de Pablo, esté dispuesto a evangelizar a todos (cf. Rom., 1,14-15) y no deje de exhortar a sus fieles a la actividad apostólica y misionera. Los fieles, por su lado, deben estar unidos a su Obispo como la Iglesia lo está con Cristo y como Cristo mismo lo está con el Padre, para que todas las cosas armonicen en la unidad y crezcan para la gloria de Dios (cf. 2Cor., 4,15).

SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA

4. El obispo, principio de unidad.

Seguid todos al obispo, como Jesucristo al Padre, y al colegio de ancianos (presbyteroi) como a los apóstoles. En cuanto a los diáconos, reverenciadlos como al mandamiento de Dios. Que nadie sin el obispo haga nada de lo que atañe a la Iglesia. Sólo aquella eucaristía ha de ser tenida por válida que se hace por el obispo o por quien tiene autorización de él. Dondequiera que aparece el obispo, acuda allí el pueblo, así como dondequiera que esté Cristo, allí está la Iglesia universal (katholiké). No es lícito celebrar el bautismo o la eucaristía sin el obispo. Lo que él aprobare, eso es también lo agradable a Dios, a fin de que todo cuanto hagáis sea firme y válido... El que honra al obispo, es honrado de Dios. El que hace algo a ocultas del obispo, rinde culto al diablo. Que todo, pues, redunde en gracia para vosotros... (Carta a los de Esmirna, 8-9).

Os conviene concurrir con el sentir de vuestro obispo, como ya lo hacéis, porque, en efecto, vuestro colegio de ancianos, digno de este nombre y digno de Dios, está con vuestro obispo en una armonía comparable a la de las cuerdas en la cítara: vuestra concordia y vuestra unísona caridad levantan así un himno a Cristo. También los particulares tenéis que formar como un coro, de suerte que, unísonos en vuestra concordia, y tomando unánimemente el tono de Dios, cantéis a una voz al Padre por medio de Jesucristo, y así os escuche y os reconozca por vuestras buenas obras como melodía de su propio Hijo. Os conviene, pues, manteneros en unidad irreprochable, a fin de estar en todo momento en comunión con Dios.

Yo en poco tiempo he podido llegar a una gran intimidad con vuestro obispo —intimidad no humana. sino espiritual—, ¿cuánto más os he de llamar dichosos a vosotros, que estáis compenetrados con él, como la Iglesia con Jesucristo, y como Jesucristo con el Padre, a fin de que todo resuene armoniosamente en la unidad? Que nadie se engañe: si uno no está dentro del ámbito del altar, se priva del pan de Dios. Porque si la oración de uno o dos tiene tanta fuerza, mucha mayor será la del obispo con toda la Iglesia. El que no acude a la reunión común, ése es ya un soberbio y se condena a si mismo, pues está escrito: «Dios resiste a los soberbios.» Pongamos, pues, empeño en no enfrentarnos con el obispo, de suerte que así estemos sometidos a Dios. Cuanto uno vea más callado a su obispo, más ha de respetarle. Porque a todo el que envía el padre de familias para gobernar su casa hemos de recibirle como al mismo que lo envía. Es, pues, evidente, que hemos de mirar al obispo como al mismo Señor... (Carta a los Efesios, 4-6).

Os exhorto a que pongáis empeño en hacerlo todo en la concordia de Dios, bajo la presidencia del obispo, que tiene el lugar de Dios, y de los presbíteros que tienen el lugar del colegio de los apóstoles, y de los diáconos, para mí dulcísimos, que tienen confiado el servicio de Jesucristo, quien estaba con el Padre desde antes de los siglos, y se manifestó al fin de los tiempos. Así pues, conformaos todos con el proceder de Dios, respetaos mutuamente, y nadie mire a su prójimo según la carne, sino amaos en todo momento los unos a los otros en Jesucristo. Nada haya en vosotros que pueda dividiros, sino formad todos una unidad con el obispo y con los que os presiden a imagen y siguiendo la enseñanza de la realidad incorruptible. Así como el Señor no hizo nada sin el Padre, siendo una cosa con él —nada ni por sí mismo ni por los apóstoles— así tampoco vosotros hagáis nada sin el obispo y los presbíteros. No intentéis presentar vuestras opiniones particulares como razonables, sino que haya una sola oración en común, una sola súplica, una sola mente, una esperanza en la caridad, en la alegría sin mancha, que es Jesucristo. Nada hay mejor que él. Corred todos a una, como a un único templo de Dios, como a un solo altar, a un solo Jesucristo, que procede de un solo Padre, el único a quien volvió y con quien está... (Carta a los de Magnesia, 6-7).
_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Fabrem
Veterano


Registrado: 05 Oct 2005
Mensajes: 1226

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 5:01 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Bea, ciertamente los videntes no han hecho lo que les ha mandado el Obispo, pero ¿debían todos los fieles católicos obedecer todas las instrucciones del Obispo Samuel Ruiz para su diócesis, teólogo de la liberación de Chiapas, México? Quien apoyaba sus posiciones, aducía la autoridad del Obispo, y quien no lo apoyaba, la autoridad de la Iglesia.

La Iglesia no le ha dicho a los videntes que obedezcan a su Obispo ni ha dado ninguina indicación en esa dirección, sino todo lo contrario en el plano privado, que los ha apoyado. No lo les digamos desobedientes nosotros tampoco, creo yo. La Iglesia tampoco ha descalificado esas apariciones, entonces, no lo hagamos tampoco nosotros.

¿Es necesario que todos los católicos obedezcamos todo lo que nos mandan nuestros Obispos locales, siempre y en todos los casos, aun cuando la Iglesia deliberadamente omite apoyar, secundar o suscribir sus posiciones en cuestiones muy sensitivas? Uno puede, por motivos graves, esperar el pronunciamiento de la Iglesia sobre la materia. Y motivo grave es que un Cardenal prominente y muchos Obispos apoyen esas apariciones, y se hagan presentes en el lugar para conocer y bendecir a los videntes.

Porque el problema evidentemente no es sólo la desobediencia de ellos a su Obispo, sino la de otros Obispos que los apoyan, los guían espiritualmente y bendicen esa desobediencia. Si ellos son realmente desobedientes, entonces, nota que cuentan con la complicidad de Obispos y, por lo menos, un Cardenal. Y, si realmente se da esa desobediencia, sería más culpable el Cardenal Schoenstadt que ellos, y más digno de reproche, porque apoya, desde su autoridad episcopal, una desobediencia. La razón por la cual el Cardenal Schoenstadt da sus opiniones de forma privada es bien explicable: esas apariciones todavía no están reconocidas oficialmente por la Iglesia.

Beatriz, este asunto, como ves, tiene muchas variables. No se resuelve úinicamente con probar que los videntes son desobedientes, ya que esto nos lleva a un problema mucho más grave aún, como el de que Cardenales y Obispos bendigan esa desobediencia. No es necesariamente desobediencia que algún fiel desoiga algún mandato del Obispo Casáldiga, por ejemplo.

Mejor hay que dejar que obre la libertad responsable, que apliquen las reglas para todas las revelaciones privadas y que sea la Iglesia la que se pronuncie cuando lo vea oportuno. Es mejor no querer llegar más lejos de lo que llega la Iglesia.

No es para nada trivial que un Cardenal prominentísimo y muchos Obispos bendigan a los videntes y sigan los mensajes de Medjugorje.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Beatriz
Veterano


Registrado: 01 Oct 2005
Mensajes: 6434

MensajePublicado: Jue Ene 25, 2007 5:22 pm    Asunto:
Tema: La Verdad sobre Medjugorje por Obispo Peric
Responder citando

Fabrem escribió:
Bea, ciertamente los videntes no han hecho lo que les ha mandado el Obispo, pero ¿debían todos los fieles católicos obedecer todas las instrucciones del Obispo Samuel Ruiz para su diócesis, teólogo de la liberación de Chiapas, México? Quien apoyaba sus posiciones, aducía la autoridad del Obispo, y quien no lo apoyaba, la autoridad de la Iglesia.


Fabrem, querido amigo, no comparemos a Obispos fieles al Magisterio que siguen en todo al Papa. El Obispo Peric a dicho que para èl las apariciones en Medjugorje no son sobrenaturales pero tambièn ha dicho pùblicamente que se sujeta a la decisiòn del Papa.

En cambio, los teòlogos de la liberaciòn ¿se sujetan al Papa?

No confundamos los hechos ni las personas.

El Obispo es la màxima autoridad en su Iglesia local y si èste enseña la sana doctrina y es fiel al Papa ¿por què le vamos a restar autoridad?


Dios te bendiga
_________________
"Quien no ama, no conoce"
San Agustín
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Este tema está cerrado y no puede editar mensajes o responder    Foros de discusión -> Temas Controvertidos de la fe y la moral Todas las horas son GMT
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
Página 6 de 8

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group
© 2007 Catholic.net Inc. - Todos los derechos reservados