Foros de discusión de Catholic.net :: Ver tema - Las Tentaciones de los Lideres
Foros de discusión
El lugar de encuentro de los católicos en la red
Ir a Catholic.net


Importante: Estos foros fueron cerrados en julio de 2009, y se conservan únicamente como banco de datos de todas las participaciones, si usted quiere participar en los nuevos foros solo de click aquí.
Las Tentaciones de los Lideres
Ir a página 1, 2  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Miembros de la Renovación Carismática católica
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar May 29, 2007 10:07 pm    Asunto: Las Tentaciones de los Lideres
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

Fíjense Hermanos en Cristo que acabo de terminar de recibir un curso de formación que se llama las “Las Tentaciones de los Lideres de Renovación Carismática Católica”

Por eso me gustaría desarrollar este tema en este foro ya que es del Movimiento, pero también hay que dejar en claro que no solo son para los lideres de Renovación Carismática Católica sino también para los demás lideres que trabajan en la Santa Iglesia Católica.

Espero sus opiniones para ver si les interesa que lo desarrollemos y les mando por lo menos los títulos de los temas para que vean…

Fuente: Centro Carismático Minuto de Dios, escrito por el Padre Benigno Juanes, S.J

1. La Realidad de las Tentaciones
1.1 En la Raíz de la vida Cristiana
1.2 La tentación en la vida Cristiana
1.3 Las tentaciones de Jesús
2. Primera Tentación del Líder “La búsqueda desmedida de los dones espirituales” conocido también como la “Carismania”
2.1 La Carismania y sus efectos
2.3 Causas y Tratamiento
3. Segunda Tentación del Líder “Reprimir los dones del Espíritu Santo”
4. Tercera Tentación del Líder “El deseo del Dominio”
4.1 Tentación del Poder
4.2 Como prevenir y superar esta tentación
5. Cuarta Tentación del Líder “El Paracleriscalismo” , Independencia frente a la Jerarquía o mas conocido también como la falta de Sujeción
6. Quinta Tentación del Líder “El desaliento”
6.1 Algunas Causas
6.2 El sentido del Fracaso
6.3 La estrategia de cómo superarlo
7. Sexta Tentación del Líder “ La improvisación”
7.1 Descuidar la planificación y preparación del grupo de oración
7.2 Improvisacion en la oración comunitaria
7.3 Caer en la rutina
8. Examen sobre todos los temas.

-Que les parece?
Laughing Smile
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!


Ultima edición por Pablo Jose el Jue Feb 19, 2009 10:09 pm, editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Lun Jun 04, 2007 10:08 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

1. LA REALIDAD DE LAS TENTACIONES

1.1 En la raíz de la Vida Cristiana

La vida cristiana debe ser considerada como una progresiva unión y crecimiento en Cristo (Ef. 4,15)

Partiendo de los efectos fundamentales del Bautismo, tal como nos lo dice la Carta a los Romanos, Dios Padre nos eleva al estado de hijos amándonos en su Hijo encarnado, al que quiere hacer el primogénito de entre muchos hermanos (Rom 8, 27-2Cool, Así que, el Padre, al amarnos como hijos, nos da el Espíritu Santo

La vida Cristiana debe ser, en virtud de su realidad mas intima, realizar la vida trinitaria o llenar las exigencias que brotan del bautismo. Por tanto se debe vivir una vida de obediencia y amor al Padre. De una relación personal con Cristo a cuya humanidad resucitada nos une al Espíritu Santo. De vivir la docilidad al Espíritu Santo.

1.2. La tentación de la Vida Cristiana

Mientras vivamos en el mundo no podemos estar sin tribulaciones y sin tentaciones. Por eso en el libro de Job esta escrito que la vida del hombre sobre la tierra es toda una tentación (Job 7, 1) Por eso cada uno debería de tener cuidado con las tentaciones y velar en la oración (Pe. 4,7) Por que el diablo nunca duerme y por eso siempre nos tentara toda la vida ( 1Pe. 5,Cool

Nadie es tan perfecto ni tan santo que no tenga tentaciones, porque no podemos librarnos de ellas

Aunque también las tentaciones nos sirven ya que por ellas el hombre se humilla, purifica e intruye.

Todos los santos pasaron por tentaciones muy fuertes y ellos la supieron sobrellevar, los que no ya no llegaron a la santidad.

No hay comunidad, ni parroquia, ni lugar tan santo en la cual no hayan tentaciones.

Muchas veces el hombre intenta huir de las tentaciones y a veces tropiezan en ellas mas gravemente, por eso estas no se vencen con huir sino con paciencia y humildad. Porque el que huye de las tentaciones, se le volverán a presentar mas fuertes.

Por eso la paciencia, la perseverancia, la oración y la ayuda de Dios son las mejores armas para vencer las tentaciones.

Como el fuego prueba e temple del hierro (Ecl 31,26) así la tentación prueba al justo, por frecuencia no sabemos lo que podemos pero la tentación nos revela nuestras posibilidades .
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Jue Jun 07, 2007 11:12 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

1.3 Las Tentaciones de Jesús

Las tentaciones que Jesús sufrió durante su ayuno van marcadas profundamente con esta misma característica de que el hacia el bien (Mat. 4, 1-11 y paralelos). Mas las tentaciones iban dirigidas diabólicamente a un fin que hubiere interferido la misión salvífica de Jesús. Estas tentaciones pretendían, apartar a Jesús de la voluntad del Padre, en volverle hacia un mesianismo material y político y por eso Satanás se esfuerza en separa a Jesús de la intimidad de Dios.

Las tentación de Jesús “nacen de su condición de Siervo”, así que si tu eres Siervo (servidor) en la Iglesia Católica, prepárate para las tentaciones.

Satanás pretende abrir a Jesús los ojos, como a Adán, para que vea que lo que esta siendo por lo hombre es tonto… Pues igual Satanás viene muchas veces contra nosotros a atacarnos de la misma manera ya que nosotros servimos en la Iglesia Católica con cualquier tipo de servicio y somos lideres de tal, Satanás quiere hacernos creer que lo que estamos haciendo no tiene sentido… Ten mucho cuidado con esto…

Y por eso Satanás quiere que un líder se encierre en el circulo de: la soberbia, la autosuficiencia incluso hasta a veces en el desprecio a Dios.

Por eso Jesús nos deja una gran lección admirable y sumamente practica: NO ES DIOS QUE TIENTA, pero permite situaciones en las que realmente seamos probados. Ya que la propia tentación de Jesús resulta tan cruel y peligrosa que El mismo quiere que oremos para que este tipo de situaciones las podamos vencer.

La esencia de la tentación ha de entenderse de que el hombre, como ser deficiente, esta ordenando a una perfección.

Para no ser sorprendidos en cualquier momento: La tentación de Jesús es modélica, esto significa que si el Padre permitió que su Hijo fuera tentado sutil y duramente, El permitirá también que nosotros como lideres tengamos circunstancias en las que seremos presas codiciadas de los ataques del mal.

Como lideres, coordinadores, servidores, laicos comprometidos, lideres de Renovación u otro movimiento. Debemos recordar siempre una verdad: Las Raices del mal se hunden en nosotros profundamente: Los impulsos del hombre es a lo “carnal” o sea a lo no animado por el Espíritu. Aun cuando hayamos sido “injertados” en Cristo, tenemos que seguir luchando continuamente para mantener nuestra autentica libertad (Rom 6,12; Col. 3,5)

Como la tentación viene hacer una lucha entre el impulso al bien y el impulso al mal, pone al líder en una situación complicada de la que es liberado solamente por Cristo.

El líder de la Renovación Carismatica y de los demás movimientos y servicios de la Iglesia Católica, que se han entregado verdaderamente al Señor para hacer El, el centro de su vida, y que se ha comprometido en una misión tan importante en la Iglesia Católica, se vera expuesto a una persecución del enemigo. Dios en sus designios de salvación, permitirá que sea tentado. Y la principal tactica del enemigo es que pretendera apartarnos del Señor.

Las Tentaciones vendran de dos campos: 1. de nosotros mismos por nuestra condición de hombres carnales no dominados por el espíritu 2. del Enemigo de Dios y nuestro. Pero no hay porque preocuparse tanto. Existe un poder y un amor del El Padre Celestial que ha puesto a su disposición en la persona del Espíritu Santo, que nos guiara y nos ayudara a afrontar y vencer las tentaciones.


_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mie Jun 20, 2007 9:38 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

2.PRIMERA TENTACION "LA BUSQUEDA DESMEDIDA DE LOS DONES ESPIRITUALES O CARIMANIA"

La renovación es “carismática” principalmente por la docilidad y disponibilidad a la acción del Espíritu Santo en cada uno y en la comunidad orante. Pero lo es también por la donación, el uso y el crecimiento de los carismas. Más exactamente, “porque pretende vivir la plena vida en el Espíritu que significa el ejercicio de todos los dones de la comunidad.

La misma Iglesia Católica en el Concilio Vaticano II, los ha puesto en el lugar eminente que les corresponde. Son nada menos que el modo habitual de que se vale el Espíritu Santo para “edificar” su Iglesia. Por eso deben ser estimados debidamente; los fieles han de pedirlos con humildad y usarlos “DISCRETAMENTE, DENTRO DEL ORDEN” cuando el fiel se sienta agraciado con ellos.

Aún supuesta su bondad y eficacia, en la construcción de la comunidad del Señor, no deben pasar a ocupar, ni en nuestro deseo ni el uso lo que le corresponde a su Dador. Se trata, por tanto, de lograr ese justo equilibrio que nos impida corrernos a loas extremos: un deseo y búsqueda impaciente y morbosa, un temor más allá de lo discreto.

Los carismas son, primariamente, para bien de la Iglesia de Cristo, también los agraciados con ellos se benefician en su vida y en toda actitud de amor y de entrega.

No es raro que, sobre todo a los comienzas de una nueva vida en Cristo, se busquen con afán desmedido, como si el mero hecho de tenerlos nos llevaran a un alto grado de santidad. He incluso no es tampoco infrecuente asistir demasiado a a las reuniones de oración con el oculto deseo de ver algo espectacular. Esto demuestra una falta de madurez espiritual que poco a poco se va adquiriendo. El tiempo, la debida instrucción y la obra a fondo del Señor en nosotros se encargaran de irnos sacando de nuestros sueños y devolvernos a la realidad: EXISTEN LOS DONES, NO SON UNA FICCIÓN; todos nosotros podremos ser agraciados por los dones del Señor. Todo por el mero hecho de ser cristianos, somos fundamentalmente carismáticos. Pero no son tantos los tocados por la “carismanía”.

Seria totalmente injusto tachar a todos aquellos que llevan bastante tiempo en los grupos de oración de carismaniaticos.

La verdadera motivación para ir a los grupos de oración debe de ser alabar al Padre en Espíritu y verdad, y así vernos transformados, por su acción, y que nuestras vidas vayan cada vez más orientadas hacia nuestro Señor.

Es no sólo natural sino necesario que el Espíritu Santo suscite carismas en su Iglesia Católica, pero en donde mas se manifiesta estos carismas son en los círculos de grupos de oración ya que se les da más apertura para que estos actúen.

El deseo desmedido de los carismas cierra la mano del Señor. Porque la única manera de obtener los carismas del Señor es con una actitud de humildad y disponibilidad.

Esta es la tentación puede ser al comienzo de la entrada del Movimiento de Renovación y también cuando estamos comprometidos en el liderazgo.

Esta tentación también se nos puede presentar cuando tenemos una misión en la Iglesia, o tener que dirigir una comunidad juvenil, o grupo de catequesis, o cuando se trata de discernir la autenticidad y el buen uso de los dones, etc.… es un terreno apto para el maligno nos ataque, y por esos debemos de estar bien equipados para dirigir, ayudar, pastorear a todas nuestras ovejas de nuestros grupos.

Y es que el maligno no nos tentará abiertamente; lo hará, como a Cristo en las tentaciones del comienzo de su vida pública, a partir de un bien real o aparente. No hay que caer en el error de los líderes de la Iglesia Católica son inmunes a estos ataques.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!


Ultima edición por Pablo Jose el Mar Abr 29, 2008 12:47 am, editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mie Jun 27, 2007 12:03 am    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

La Carismanía y sus efectos

Muchas veces nosotros seremos tentados en lo que algunos acertadamente, designan con el nombre de “Carismanía”, que es un deseo desordenado de carismas. Es un peligro real que entorpece la verdadera efusión del Espíritu Santo, predispone para las “falsas” iluminaciones y puede llegar hasta ser soberbia.

Cuando una persona por sí y ante sí, decide sobre los dones supuestos que tiene, nos hallamos frene ante una situación complicada, porque sólo la prudencia, el tacto y, sobre todo, la oración puede resolver algún problema de estos.

El peligro que un individuo pertenezca a algún grupo de Renovación es que vea un “Circulo de oración con una gran actividad de carismática”, entonces la persona que cae en la carismanía se puede identificar porque va a empezar a bajar la calidad de su vida espiritual por la abundancia presumida de los carismas y de las manifestaciones sensibles del Espíritu, también esta persona se aleja de una dirección sana, se resiste a reconocer el valor de los grandes maestros de la vida espiritual, va apartarse un poquito de lo que es la tradición de la Iglesia Católica y estos riesgos son muy serios y devastadores.

Entra también en la Carismanía un error un error que indica desconocer la Renovación y no haber dado con la pedagogía más elemental de la espiritualidad cristiana: esperar que las vidas sean guiadas, siempre constantemente, por mensajes y revelaciones sobrenaturales; de otro modo o sea “Esperar que Dios intervenga de un modo carismático cuando los poderes naturales son suficientes para resolver un problema.

Este tipo de actitud implica una falsa impresión: “El ver la actitud carismática como un fin en sí, más bien que como un medio para el crecimiento personal y comunitario”

Algunas Causas:

Hay muchos carismáticos que se empiezan a inquietar porque no posee o no tiene ciertos dones que ellos desean pero lo que no saben es que todos estamos muy bien equipados de ellos.

Aquí sucede que le ponemos tanta importancia a que deseamos ciertos carismas y no le hacemos caso a lo que realmente tenemos. Y estamos aspirando por los carismas más “Extraordinarios” ya que pensamos que con tenerlos es una gran recompensa del Señor y se piensan que esto demuestra un alto nivel de santidad y esto es erróneo.

Es cierto que el cambio moral, la orientación de todo nuestro ser muchas veces hacia el Señor es signo de la “autenticidad” de los carismas de una persona.

Pero esto no implica ni equivale al juicio de Dios sobre nosotros.

El deseo inmoderado de carismas no se orienta precisamente a la gloria de Dios, ni ayudar en la edificación de la iglesia, ni a la unidad de la Iglesia, sino al “edificarse a sí mismo”: para obtener el prestigio, reputación, admiración de las personas y digan que tiene un alto nivel de santidad; el alabado exhibicionismo… Resulta muy halagador verse traído y llevado en boca de gente admirándonos y la gente viene hacia nosotros para que oremos, para que le hagamos una imposición de manos…

Nada de esto hemos notado en aquellos a quienes auténticamente el Señor ha favorecido gratuitamente con sus dones, por mas extraordinarios que sean. La sencillez, la humildad y un discreto de no hacer caso de las manifestaciones admirativas de los demás. Aceptan constantemente las palabras de alabanzas hacia ellos, pero su corazón esta puesto firmemente en el Señor de quien proceden y en sus hermanos a quienes sirven.

Todos los carismáticos podemos ser victimas de tal actividad de carismanía.

Por eso es necesario someter a discernimiento las emociones del Espíritu y lo que aparece como carismas, para averiguar, al menos con certeza moral, su calidad verdadera o falsa.

Por eso todo lo de dones carismáticos debe ser descubierto bajo la acción del Espíritu Santo, para ver si realmente proviene de El o si son frutos de nuestros deseos… o de la obra del “maligno” en nosotros.

Nunca olvidemos: que es importantísimo el discernimiento, en cosas de dones y carismas y para saber si uno los tiene es la misma comunidad que viendo los frutos que produce el carisma es cuando los confirmara con pleno discernimiento y también es necesario tener la ayuda espiritual de una persona que tenga bastante experiencia en el tema o un sacerdote renovado de preferencia.

Notemos de paso algo que esta, cada vez, mas claro en la Renovación: Esta necesita constar con santos y sabios maestros del Espíritu. La “dirección Espiritual” tiene una gran importancia especial dentro de ella. Refugiarse en “ya me guía el Espíritu; no necesito de ninguna ayuda ajena” es desconocer peligrosamente los pasos difíciles de la vida espiritual y los peculiares de la Renovación. Es preciso caer en la cuenta de que, a partir de la Encarnación del Hijo de Dios, e ignaurada por El una profunda humildad (Fil. 2,5), se da en el orden sobrenatural una mediación querida y bendecida por el Señor. Sigue el modo ya antes comenzado en el natural. En esa medición intervienen los hombres como cooperadores, respecto al tema de sus hermanos.

En conclusión con esto debemos estar dispuesto a aceptar cuanto el Señor nos regla; y atrevernos humildemente a pedir en abundancia los carismas del Espíritu Santo, dentro del plan salvador del Señor para nosotros. Pero guardémonos de medir nuestro aprecio de la virtud, el amor de Dios por la manifestación de los carismas. Todos somos entrañables, infinitamente queridos por el Señor, porque somos sus hijos, no porque poseamos uno o varios carismas.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Sab Jun 30, 2007 9:50 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

2.3 Tratamiento:

Como toda enfermedad, la “carismanía” lo es en sentido espiritual, requiere de un tratamiento adecuado. Seria muy bueno que las personas que tengan algún síntoma de la carismanía, estuviera dispuestas, con humildad a descubrir el porque se están dejando caer en esta tentación y así poder aplicar el tratamiento.

Pero lo difícil de esto es admitir que uno esta cayendo en tentaciones de un campo espiritualmente peligroso. Porque es realmente difícil que uno, por si mismo, si no es fuertemente iluminado por el Espíritu de Jesús, se de cuenta de la situación espiritual en que se encuentra. La tentación se puede agravar cuando la persona da lugar a su orgullo ya que esta en la tentación pero su orgullo lo pone primero para no reconocer que esta mal espiritualmente y piensa la persona que todo esta bien aunque este mal.

Este seria el primer medio: reconocer con humildad de que uno esta en esta tentación.

El segundo medio: es la ayuda fraternal, no debe de ser como una imposición, sino un dialogo ameno en el que este participando la persona afectada y la este ayudando el maestro espiritual que puede ser una persona con mucho tiempo de experiencia en los temas, con mucha madurez espiritual o un sacerdote.


PARA LOS GUIAS ESPIRITUALES:
También es necesario indagar, hasta donde se pueda, el origen de la situación concreta, ya que esto permite tener un conocimiento para llegar a la intimidad de la persona para ver el ¿Por qué surgió? ¿Por qué cayo? , eso si sin herirla y sin empeorar la situación. Si no se sienten capaz de manejar la situación o no tiene experiencia respecto a esto no hay que intervenir. Ya que no todos están aptos para este tipo de misión delicada, porque el meterse ayudar por propia iniciativa, cuando el caso es difícil, es arriesgarse a profundizar el mal, por mas competente que pueda ser uno en espiritualidad y teología. En estos casos es muy importante también la psicología ya que tiene su propio valor y su misión y por eso no hay que dejarla a un lado sino utilizarla y vivificarla con la oración intensa al Señor.

El tercer medio: es la oración del sujeto afectado y de su comunidad.

Algo muy señalado que se debe tener muy encuenta es: Tres son las fuentes de energía y actividad en la vida cristiana y son:

1. La Natural: Comprende todo lo que emana y procede de la naturaleza humana
2. La Eclesiástica: Comprende todo lo que procede de la institución hecha por Jesucristo
3. La Carismática: Abarca todo lo que emana de la libre inspiración del Espíritu Santo.

Ninguna de ellas reemplaza a las otras, cada una tiene su propia función.

El último aspecto, el carismático, necesita ser discernido; sometido a los criterios que garantizan su procedencia del Espíritu Santo y no de nuestros deseos o de la acción subterránea del subconsciente o del “maligno”.

En los tres enumerados debe entrar la oración como elemento vivificador que purifica motivaciones y se acoge al poder y al amor del Señor.

Tenemos que caer en la cuenta de que nosotros necesitamos poder para transformarnos; que no podemos enseñar y predicar y entonces como vamos a esperar que la gente cambie sus vidas. Esto puede ser, nuestro caso: una comprensión limitada, incompleta de la realidad espiritual. Ya que la oración, que pone a nuestra disposición el poder de Jesús, actuante por su Espíritu, se hace imprescindible cuando se trata de volvernos hacia el Señor, convertirnos y entregarnos mas a su acción.

En el problema que enfrentamos la gracia de Cristo se hará sentir para iluminar, mover al sujeto y agilizar el proceso de vuelta a la normalidad espiritual y psicológica. Este poder, que el Espíritu Santo pone en movimiento, es el objeto de una oración humilde, confiada, repetida en clima de fe y de amor.

Dentro del medio citado anterior puede entrar la oración de sanación interior. Hecha oportunamente y discretamente, en espíritu de fe profunda y de amor comprensivo hacia el hermano, será una gran ayuda inapreciable. Quizá, y hay casos que lo avalan, lo que no se ha podido conseguir por otros medios, se alcance por este. Pero como en todo actuar carismático, deben, también, aquí, estar my presente la prudencia y la caridad.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Vie Jul 06, 2007 11:36 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

3. SEGUNDA TENTACION " REPRIMIR LOS DONES DEL ESPIRITU SANTO"


Bueno encontré un testimonio para poder explicar más esto:

En 1968, mientras completaba mis estudios de graduado en filosofía por la Universidad de Fordham, tenía mi habitación en una residencia para los Jesuitas que estudiaban en la Universidad. Una mañana de primavera al Padre Jim Powers. S.J. de la Providencia jesuita de New England, coincidió conmigo en el desayuno. Había estado ausente por varios días. Me dijo haber asistido a una conferencia nacional de los carismáticos católicos. Yo había leído sobre el movimiento pero no tenia experiencia personal del mismo me extraño que Jim estuviera envuelto en tal cosa, porque me parecía ser el hombre más equilibrado. Yo no simpatizaba con el movimiento, pero tenía asociarlo con tipos mas emocionales que el Padre Jim. Le rogué que me contara mas respecto de sus experiencias con dicho movimiento católico. Mientras el hablaba yo me sentía en mi interior como algo iba quemando mi corazón iba moviendo mi ser entero como para poder experimentar dicha experiencia. Después del desayuno tuve la impresión de ser casi arrastrado hacia la capilla. Allí me senté y empecé a orar. Siguiendo las indicaciones de Jim de que podíamos preparar el camino al Señor para recibir El don de lenguas, comencé a repetir para mí tranquilamente “la, la, la, la”. Inmensamente consternado, note que pronto se siguió una rápido movimiento de lengua y de los labios acompañados de un tremendo sentimiento de interna devoción. Ahora puedo volver sobre esta experiencia y verla como el punto en que mi propia vida espiritual, en su desarrollo, dio una vuelta de campana. Yo había sido fiel anteriormente a la oración, pero era seca y formulística. Desde aquel día, he sentido una creciente necesidad de orar y un profundo deseo de orar por los demás.

Tomado de los escritos de Padre D. Gelpi, S.J.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!


Ultima edición por Pablo Jose el Sab Mar 29, 2008 10:53 pm, editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Vie Jul 13, 2007 11:14 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

Esta tentación puede llegarse a dar en la Iglesia Católica, en los movimientos y principalmente dentro de Renovación Carismática Católica en las comunidades de oración. Por eso hay que tener cuidado de no llegar al extremo de la carismanía, ni al extremo de reprimir los carismas, para esto se ha de buscar un equilibrio que requiere lo preciso, lo justo, lo que da una discreta razón y sobre todo, el discernimiento del Espíritu.

Aquí se refiere a la multiplicidad de carismas y dones que el Espíritu Santo puede y quiere suscitar entre los que el ha elegido para “edificación” de la Iglesia Católica.

Es muy proba le la búsqueda ansiosa de los dones del Señor, Lo es, mas aun, darles la primacía de la “docilidad al Espíritu”, su obra interna y la transformación de nosotros en Cristo. Pero también hay quienes se preocupan demasiado y se angustian por los peligro.

Una cosa es la discreta vigilancia, una previsión inteligente de ellos y aun la fraterna corrección a quienes indiscretamente usan los dones; otra, muy distinta “REPRIMIRLOS Y EXTRINGUIRLOS POR EL TEMOR O LA INCREDULIDAD”

Si realmente han nacido del Espíritu no es para que los agraciados con ellos los tengan “enterrados”, como hizo con el talento el siervo perezoso (mat. 25, 24-30).

Si los dones fueron dados para “EDIFICAR LA IGLESIA DE CRISTO” no usarlos, por la razón que fuere, es privar la iglesia de un gran bien y de su edificación.

El miedo infundido muchas veces a los carismas impide a que los carismas sigan creciendo y desarrollándose e incluso puede cerrar la puerta a la bendición de nuevos carismas. Siempre se hará actual el dicho paulino: “Examinad, todo, haced el conveniente discernimiento y quedaos con lo bueno” ( 1 Tes. 5, 21)


Algunos puntos doctrinales:


Recordemos ciertos puntos doctrinales. Nos darán el verdadero sentido de los “carismas” del Espíritu y nos ayudaran a apreciarlos, desearlos, pedirlos y cultivarlos en su justa medida, según la voluntad de Dios.

A. El fin de los carismas:

La definición de Muhlen más general, se completa con la de Rahner más particular: Los carismas (en sentido amplio) son “una aptitud general, en la medida en que es liberada por el Espíritu, y aceptada para la edificación y el crecimiento del cuerpo de Cristo o del mundo”.

En el Antiguo Testamento y en la actual terminología, designan, cuando se emplea en plural, los efectos del Espíritu de Dios en el creyente que nunca pueden ser exigidos por el hombre, ni pueden ser previsto por los órganos oficiales de la Iglesia, ni pueden alcanzarse por la recepción de los sacramentos; aunque siempre y en cualquier lugar de la tierra pueden conjeturarse o presumirse, puesto que pertenecen a la esencia necesaria y permanente de la Iglesia, de la misma manera que la jerarquía y los sacramentos. Los carismas, en contraposición a las virtudes, apuntan y hacen visible y creíble la Iglesia como “PUEBLO SANTO DE DIOS” y así son un complemento del ministerio eclesiástico en su función propia.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar Jul 24, 2007 10:53 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

Consecuencias

La primera consecuencia es que el Espíritu Santo, El Espíritu de Cristo, se manifiesta, esta presente en los carismas. Son “Signos de la presencia del Espíritu de Cristo”.

Aunque el Espíritu Santo es “un don en si mismo”, el don por excelencia, la fuente, origen y dador de todo carisma, la importancia, el valor y el aprecio de sus dones han de ser altamente considerados por todo cristiano. Se trata de realidades que nos descubren una presencia real de alguien que esta detrás y por encima de ellos, infundiéndoles, haciéndolos crecer e impulsando a usarlos rectamente.

Remontándonos a la causa ultima y suprema de su existencia, nos hallamos ante “signos manifestativos del amor de Dios, que se ha difundido en nuestro corazón por el Espíritu Santo” (Rom. 5,5) Es un amor de pura benevolencia del Padre que los concede en Cristo, por el Espíritu Santo, con una finalidad eminentemente “misionera y salvífica” por eso el cristiano debe servir al plan de salvación de Dios “con la fuerza de los dones del Espíritu que le hubieren sido concedidos”.

La segunda consecuencia: es una “derivación de la precedente, si se trata de realidades con un valor fundamentalmente salvífico es obvio que el cristiano los desee, los pida humildemente y los use conforme a la voluntad del Padre que los concede con una finalidad determinada. Así coopera al designio de salvación sobre los hombres. Cuanto se refiera a la propia estima, prestigio, exhibicionismo, influencia… queda radicalmente excluido. Indicaría “una especies” de robo sagrado, todo esto se orienta definitivamente a la construcción en el amor, en la unidad, de la Iglesia Católica.

Ellos capacitan para emprender diversas tareas que tienden a constituir y renovar a la Iglesia; consideramos que no es vana esta repetición: es demasiado serio lo que esta en juego para que los cristianos se permitan usarlos sin discreción o, mas grave aun, con la intención velada de glorificarse o aprestigiarse con ellos.

La tercera conclusión: nos hallamos ante realidades delicadas, expuestas a desviaciones, interpretaciones equívocas o torcidas; a influjos inadvertidos de nuestros profundos anhelos que parten del subconsciente y pueden pasar desapercibidos. Por eso se hace totalmente indispensable el discernimiento.

Lo importante es evitar el extremo opuesto, la “carismania” o deseo inmoderados de los carismas. Ambos son igualmente reprobables. Si debemos desechar toda ambición, eliminar todo uso indiscreto, es también inadmisible dejarse “traumatizar”, por el temor o ser inhibidos por miedo de un empleo dañino o destructor de nuestra vida espiritual y de la ajena.

Es preciso contar con nuestra sana comprensión de los “carismas”, con la propia “discreción” y la de nuestros hermanos; con la ayuda, que llegara si somos fieles al Espíritu, de quien es el Dador.

La cuarta conclusión, demasiado simple pero fundamental: Se impone antes de todo, juicio, conocer con cierta profundidad, si es posible, que son los carismas y las particularidades de cada uno.

Por citar un ejemplo: Son no poco los incrédulos, los que “minusvaloran”, hasta desprecian el controvertido “don de lenguas”.

Cuando se les invita a explicar que entienden por el don, lega uno a asombrarse de la ignorancia, de la ligereza con que hablan de una realidad hoy tan estudiada desde todos los ángulos posibles, por especialista y tan frecuente entre los carismáticos. ¿No sería más prudente dejarse instruir, sin prejuicios, por personas competentes en la materia antes de emitir un juicio que puede descubrir reparos, mala o deficiente formación?

Si los carismas pertenecen a la esencia de la Iglesia no tenemos que maravillarnos de que en nuestros días también se den. El mismo Vaticano ha tomado posición respecto de ellos y no es, por cierto negativa.

Se impone, por tanto, que los pastores y los fieles conozcan en profundidad este acontecimiento moderno, mejor, tan antiguo como la misma Iglesia, pero hoy afortunadamente reencontrados. Se debe conocer el pensamiento de Juan XXIII que tan sincera e intensamente pedía un Nuevo Pentecostés con todas sus felices consecuencias; enterarse del modo como “auténticamente” puede crecerse en ellos; saber los criterios de discernimiento de los dones y el uso “discreto de los mismos”

Ni juicios preconcebidos, ni ilusionados; ni “todo es bueno”, ni “todo esta erizado de peligros y por, lo tanto debe ser evitado”; ni vivir en angustia, ni infantilismo de que siempre acertaremos en el uso debido; ni cerrazón, ni apertura indiscriminada a cuanto parezca ser del Espíritu, sin previo discernimiento… Hemos de caminar hacia el equilibrio en el conocimiento, en el juicio, en el uso. Podemos faltar tanto por el ansia de dones o búsqueda desmedida de los carismas como por reprimir los dones y la espontaneidad de ellos”.


Si el circulo de oración ha madurado en la alabanza de los carisma no aparecen suficientemente, habría que indagar los obstáculos, los que impiden una sana y frecuente manifestación. Parece bastante garantizada esta afirmación: no todos los carismas se dan en la misma abundancia. El de lenguas suele ser prodigado por el Espíritu si las personas no ponen obstáculo. Hay quienes positivamente lo rechazan por diversas razones. Pero, aun en la hipótesis de no existir tal impedimento, es discutible si todos serian agraciados con el. El carisma de profecía no es, ni muchos menos, tan frecuente.

Otra pedagogía y normas hay tener con los grupos incipientes. Deben aprender a poner las cosas en su sitio; a conocer cual es lo insustituible; que puesto tiene la acción del Espíritu y que cooperación pide de nosotros. Tener prisa por tocar el tema, mas aun, presionar para que se manifieste es una dañosa pedagogía.

Pero en los grupos de oración ya maduros debemos ser discretamente atrevidos en nuestra fe para que el Señor se prodigue de modos diversos, por el nombre de Jesús. San Pablo nos anima a ello, con tal de que en todo se guarde el decoro y el orden y se posea el don preciso del discernimiento (1 Cor. cc. 12-14)

Sexta consecuencia: Favorecer la espontaneidad y las manifestaciones de los carismas, indudablemente, es tarea delicada. Aunque sea el Espíritu Santo quien los concede, los desarrolla y suscita su uso, hemos de saber colaborar con el; ni obstaculizar su obra en cualquiera de los tres aspectos, ni mostrarnos tibios sino favorecerla.
¿Cómo podemos hacerlo?

Si queremos añadir: esta colaboración debe ser a un triple nivel; a nivel individual, a nivel de todo el grupo de oración, a nivel de los líderes. Cada uno de estos diversos colaboradores del Espíritu desempeña un propio papel. Deben, por tanto, conocer los medios y el modo de realizarlo con la discreción humana, la humildad y la confianza en el Señor sin la que toda actividad del hombre queda estéril.

Respecto a los dirigentes es necesario insistir: una de sus tareas fundamentales es, precisamente, esa: No debe permitirse, ignorar cuanto le capacita humana y divinamente para colaborar con el Espíritu en una misión que redundara en bien o en mal de los sujetos particulares, del grupo como tal, de la Iglesia para cuya edificación se nos otorgan. Si los carismas se dan para “construir” la comunidad, su ausencia conducirá al estancamiento y al paulatino empobrecimiento del grupo.


Dar normas concretas no resulta fácil. Lo mas factible parece consignar orientaciones que puedan abordar las diversas situaciones de las personas y de los grupos. Es, pues, muy importante echar mano de una prudente flexibilidad en su empleo, del conocimiento de los que parezcan permitir las personas concretas y los grupos; sobre todo, hallarse sumergidos en la unión del Espíritu para discernir el tiempo, la oportunidad, el modo…, no apresurarse ni retrasarse; no insistir imprudentemente, ni al contrario descuidarse; no contentarse con poco, ni ambicionar lo mas y lo mejor ya desde los mismos comienzos… El mismo San Pablo, en los capítulos 12 a 14 de la primera carta a los Corintios, nos da las normas sabias, validas para nuestros grupos.

Entre las disposiciones envidiables del líder destaca la de hallarse “sensibilizados” a la acción del Espíritu Santo de modo que, percibidas sus iluminaciones y mociones, una su actividad a la del que actúa principalmente.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Vie Ago 24, 2007 12:22 am    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

Bueno continuo con lo ultimo de la segunda tentacion para seguir con la tercera

Apreciación Personal:

Con lo enseñando anteriormente se puede prevenir desvíos o ayudar a eliminar desorientaciones y usos indebidos de los carismas. No olvidemos, y lo decimos sin asomo de alarmismo, que se trata de una realidad eclesial maravillosa pero igualmente serie. Comprometerá o beneficiara al pueblo de Dios y consiguientemente, a la renovación, nacida en la Iglesia y para la Iglesia.

Estamos siendo protagonistas de una imprevisible renovación en lo mas profundo de ella. No es otra cosa, en expresión del Vaticano II que “la fidelidad a su ser y a su vida”.

Pues bien, la información y experiencia dice que la mayor parte de los grupos carismáticos de oración maduran progresivamente en el uso correcto de los carismas. Las faltas de tino y de equilibrio van desapareciendo a medida que se instruyen convenientemente y el Espíritu Santo tiene campo abierto para actuar. No olvidemos esta verdad cuando de algún modo tenemos la responsabilidad de cooperar a que los carismas se susciten: ni debemos ni esta en nuestra mano señalar la hora al Espíritu; retrasar o adelantar su aparición; ni designar a este o aquel como los mas indicados para ser depositarios de sus dones y mas equilibrados para usarlos.

Nos parece, como feliz progreso, que la búsqueda ansiosa de carismas y la experiencia de los “maravillosos” van cediendo el terreno al deseo de encontrarse con el Señor, a un sincero y profundo anhelo de conformar la vida con la de Cristo y de entregarse en humildad y sacrificio a los demás. El Espíritu Santo y la docilidad a su acción, el seguimiento de Jesús, instauración de una comunidad de amor preocupan serena pero seriamente a la inmensa mayoría de los carismáticos. Y, afortunadamente, en muchos de los grupos de oración ha pasado a ser más que una sana y profunda preocupación. Comienza a ser una viva realidad que no pocos, cuando ven con ojos claros desde afuera, comienzan a envidiar. Empieza a repetirse, asombrada de los primeros tiempos de la Iglesia: Mirad como se aman entre si y con que solicitud y sacrificio se ayudan. Hemos vivido, y pensemos que cada día será una realidad mas rica, lo que en nuestro mundo minado por el odio y la indiferencia, parecía imposible. Es un indicio de que la gracia del Señor puede abrirse paso a través de la selva mas tupida de maldad y obrar maravillas por su Espíritu

Antes hechos innegables, podemos afirmar que la Renovación, fundamentalmente, camina bien orientada hacia el Señor, hacia la vivencia del cristianismo autentico. Los carismas, sin dejar de ser estimados, pedidos y usados, pasan a ocupar el sitio que les corresponde: “signos de la presencia del Espíritu Santo, signos manifestativos del amor de Dios, manifestaciones del amor misionero y salvifico de Dios a los hombres”.

Por tanto, aun en toda su excelencia y necesidad, no pueden suplantar el Don supremo: El Espíritu y a su mas genuina manifestación: la caridad (1 Cor. c.13). Mas aun, los carismas se ordenan fundamentalmente a la caridad y en un sincero y d3enso clima de amor cristiano es donde se han de usar discretamente con miras a la “edificación del Cuerpo de Cristo”



Desvelando y prevenidos de abusos

A pesar de esta visión, sanamente optimista y real, hallaremos mas de una vez personas que dicen pertenecer a la Renovación; dotadas, quizá, de auténticos carismas pero actuando fuera de toda norma y medida. Les parece tener “hilo directo” con el Espíritu y verse privilegiadas constantemente, aun en las mas insignificantes particularidades de la vida ordinaria, con claras y profundas iluminaciones del Señor.

Impulsadas por esta persuasión, llenas a veces de buena voluntad se lanzan, por su cuenta y riesgo a hacer uso de ellos, sin pensar que pueden estar equivocados o ser juguetes de sus deseos y aun de la astucia del espíritu del mal.

No se les ocurre consultar, con total disponibilidad y pureza de intención. Si lo hacen, recurren a quienes preven que darán un si redondo a sus pretensiones o ponen en actividad sus cualidades para persuadir al consultado de sus ideas y sus planes. Hay una búsqueda exacerbada y enfermiza de si mismo; no un serio intento de dar con la verdad de Dios y de amoldarse a la voluntad.

Resulta lamentable presenciar ciertas actuaciones: presionan abierta o veladamente para hacerlos beneficiarios de sus carismas; imponen manos y oran “por sanación” a quien se les ponga a tiro; “evangelizan”, autónomos, sin contar para nada con la anuencia, menos aun con el permiso del párroco; van de grupo en grupo mostrando que ellos si tienen los dones del Señor, usando y abusando de los mismos, caso de que llegaran a ser verdaderos. La autoridad aun del obispo, queda al margen, porque son conducidos directamente por el “Espíritu”. No resulta fácil ni cómodo derribarlos, como a Saulo, del caballo. Se hacen impermeables a los consejos sensatos y aun a la gracia. No caen en la cuenta de que lo primero que el Espíritu Santo crea en nosotros si realmente actúa, es la humildad y la obediencia en el amor. Con tales personas que, afortunadamente no abundan en la Renovación, y terminan por alejarse de ella, se necesita mucho tacto, mucha paciencia y oración para saber actuar sin hacer daño alguno a otros que, demasiado crédulos o influenciables, han caído en la orbita de tales personas. El perjuicio, y aun el escándalo, se acrecientan cuando ocurre con algunos de los servidores. El puesto que ocupan les hace blanco especialmente vulnerable a las miradas de los demás.

Hemos exagerado intento, para poner de relieve una realidad que podemos vivir. Nadie debe escandalizarse de que también en la Renovación se encuentren personas que actúen con un evangelio propio. Es fruta de todos los tiempos y de todos los climas. Pero una cosa es cierta en esta situación: la Renovación toma muy en serio no dar lugar a tales espectáculos; que procura remediarlos, lo mejor que puede y que vive el Espíritu y pide ser librado de caer en errores y exageraciones individuales masivas. Habrá grupos los menos que, temporalmente, traspasaran la línea de lo “discreto”, habrá también “carismáticos” aislados que serán un dolor para la Renovación como los hubo en las primitivas comunidades cristianas. No debemos juzgar la Renovación por estos hechos que se esfuman ante la fuerza y la verdad de la obra del Señor en la Iglesia por sus medio. Lo sano, lo equilibrado, lo santo es mucho más que lo defectuoso. Y aun esto, tiende a desaparecer, sobre todo, cuando se cuenta con sacerdotes y obispos que animan, alientan, enseñan, guían, amonestan fraternalmente. Y esto, entendemos, debe ser así no solo por razón de los dones, sino también por la Renovación como tal y por su importancia para la Iglesia: “El crecimiento de la renovación a nivel internacional, el incesante compromiso y la participación, cada día mayor, de obispos muestra que la Renovación no es algo marginal y periférico a la vida de la Iglesia. Teológicamente, toca lo que hay de mas central en el evangelio y en el misterio de Cristo”. “Es el mas importante movimiento de renovación en la Iglesia Contemporánea)
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar Sep 04, 2007 11:52 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

4. TERCERA TENTACION DEL LIDER EL "DESEO DE DOMINIO"

Bueno pude conseguir un testimonio para poder explicarlo y entenderlo mejor.

Vivíamos tranquilamente en una ciudad, cuando una circunstancia familiar imprevista nos obligo a trasladarnos a otra cercana. Mi esposa, mis cuatro hijos y yo, éramos muy felices. Todos estábamos comprometidos en la Renovación Carismática Católica y dirigíamos un grupo de oración. Los pequeños iban dejándose captar por el ambiente y ellos actuaban como católicos carismáticos. Llegamos en un momento en que podríamos llamar providencial: acababa de formarse el primer grupo de oración en la nueva ciudad y no contaban, por entonces, con personas de experiencia para dirigirlo. Cuando se enteraron de nuestra llegada y de nuestros servicios en la Renovación, nos vieron como llovidos del cielo. Pronto se nos presentaron varias personas en casa y nos ofrecieron quedar al frente del círculo de oración. Aceptamos. Comenzó nuestro servicio. A las pocas semanas mi esposas se enfermo y yo me hice cargo de todo. Si hubiera tenido un poco más de juicio y de humildad, hubiera ido preparando algunas personas para colaborar conmigo. Las había muy dispuestas y entregadas al Señor.

Pero la tentación se hizo presente y sucumbí; tenia medianas cualidades para los diversos ministerios que exige el círculo de oración y yo no escatime entregarme en cuerpo: tocaba la guitarra y cantaba; me ocupaba en darle las instrucciones semana tras semana; dirigía el circulo de oración y corría con cuento menester, grande o pequeño, se presentara. Esta tremenda absorción me agotaba y me ponía nervioso. Lo que es peor, me llego a dominar el pensamiento de que era una ficha insustituible y de que no podía delegar responsabilidades en ningún otro. La gente –así me parecía- me admiraba y aplaudía mi actuación. Pero los meses pasaban y comencé a notar no solo los estragos en mi vida espiritual, sino empezó a preocuparme el hecho de que el grupo parecía no avanzar. Esta era la realidad. ¿Cuál seria la causa? Dios acudió a mi ayuda por el sentido común y la iluminación de mi esposa; estas desplazando al Señor. Y esto no puede ser bendecido con su gracia. Así era en efecto: sin caer en la cuenta me había deslizado hacia un egoísmo tan sutilmente posado en mi espíritu como la niebla del anochecer. Había tomado el grupo de oración como instrumento de propia gloria y satisfacción. Lo había convertido, por obra y gracia de la tentación en un medio de “poder” y de “prestigio”. Vi claro lo que antes ni intuía y pensaba que estaba empapado de la mas pura intención.

Hoy todo ha pasado. Las cosas se han puesto en su sitio. Repartimos responsabilidades. Otros, más dotados que yo y entregados mas sinceramente al Señor, colaboraron con gran acierto. Yo he vuelto a ser uno que forma parte del equipo de dirigentes en el grupo de oración. Ha sido una lección de humildad y de trabajo desinteresado. Espero no volver a caer. Mi vida espiritual se ha normalizado y crecido. Y el grupo, va progresivamente caminando en la alabanza y en los dones segura y serenamente de la mano del Señor.

Me parece que otros podrán aprender algo de mi propia experiencia. La tentación de poder nos asalta, por mas dados al Señor que nos creamos. Ojala mi sencillo testimonio abra los ojos a algún hermano y lo ayude a salir de tan peligrosa situación.

Introducción:

Cada día se cae más en la cuenta y se le presta mayor atención al papel de los responsables de los círculos de oración y a su esmerada formación. La cita, aunque no recordemos ni el autor ni la obra, merece ser subrayada: “Antes que la preparación de retiros, asambleas y seminarios, esta la selección, formación y cuidado que se debe prestar a los servidores”

Lo que vamos indicar se refiere especialmente a ellos.

Los dirigentes de los grupos de oración no son invulnerables alas tentaciones que caerán sobre su hermosa tarea. Precisamente por tratarse de una misión tan profundamente religiosa y delicada, existe la posibilidad de hallarse ante una mayor dificultad para descubrir las tentaciones con que el “mal espíritu” en expresión ignaciana, les acometerá. Y una de ellas las que un teólogo de prestigio, comprometido en la Renovación denomina: “libido dominandi” el “ansia de poder”. Seria lamentable que, en nombre de la Renovación, se diere libre curso a esta pasión capaz por si sola a desintegrar un grupo y de hacer infructuosa la obra del Señor.

No podemos descartar esta realidad. Los lideres deberían estar tan sensibilizados ala acción del Señor que discernieran por si o con ayuda de un sacerdote, cuando comienza a hacer presa en ellos la tentación de domino o acaparamiento del grupo, desplazando al Señor de su puesto. Deberían conocer la pedagogía que se ha de emplear en tales casos.

La tentación se disfrazará. Aquí, precisamente, esta el peligro y la dificultad de descubrirla como tentación: porque partirá de lo bueno o de lo aparentemente tal: de un servicio activo para el Señor; de no dejar infructuosos sus dones naturales y divinos. Adoptara diversos pretextos, pero la ambigüedad y el peligro quedaran eliminados por eso.

Acomodando unas preguntas certeras, que le autor antes citado formula, podríamos proponer las siguientes para ser considerados por los líderes: ¿Invito con mi actuación y mi vida, a una relación personal más estrecha con Cristo? ¿Trato de construir en el amor un grupo de oración de alabanza; una comunidad de caridad o estoy construyendo un reino para mí, a partir del prestigio, del mismo amor y servicio? ¿Busco, por mi parte, conocer y recibir más plenamente al Señor y capacitarme para ser instrumento cooperador de su gracia? ¿Busco sinceramente al Señor y dirijo hacia El a mis hermanos o voy tras algo que me libre d las responsabilidades personales y tras la satisfacción de dirigir acertadamente el grupo de oración. ¿Soy tan ingenuo que me creo ficha insustituible y que sin mí el grupo de oración no puede salir adelante?

Este pequeño catálogo de preguntas no debe ser leído entre temor y la angustia; sino recorrido con paz y respondido, en ambiente de oración. Con la sinceridad y lealtad de que me hallo ante el Señor a quien nada se le oculta recomponiendo mis desaciertos y eliminando mis limitaciones.

4.1 TENTACION DEL PODER


La búsqueda y actitud de domino puede ser a nivel consciente e inconsciente. A nivel “consciente”, es decir, cuando me doy cuenta que yo, actualmente, quiero valerme de los grupos de oración para mi propio prestigio: “Una persona puede ser tentada de escalar cierta posición de oración porque servir de este modo lo hace sentir en una posición importante”.

Evidentemente, la tentación responde a un deseo fomentado de prevalecer, de imponerse, de exhibirse, de obtener o aumentar el prestigio. Estamos, cuando nos entregamos a ella, dentro de un mismo campo bien penetrado de inmoralidad. El “seguir a Cristo”, “hacerlo y ser de hecho centro de nuest4ra vida y del grupo que dirigimos”, se queda en mera expresión sin contenido, mas se convierte en un desacato al Señor y en una deslealtad.

Nos servimos del grupo que se no ha entregado para ayudarlo a “alabar “ a Dios y a caminar en Cristo Jesús y lo hacemos pedestal de nuestra ambición. Hay un ingrato y fraudulento desplazamiento del Señor para situarnos en su lugar. Merece, dentro de la renovación, una calificación peyorativa especial, porque prometimos dar lo mejor de nosotros para ser usados como instrumentos de “transformación y crecimiento de Cristo” en bien de nuestros hermanos. Si consideramos la cadena que debería formarse: de nosotros con el Señor, de nosotros con los componentes del grupo y de estos, como agente del Espíritu, para transformar a otras personas, nuestro desacierto se agrava.
Algunos líderes probablemente caerán a la tentación, en alguna vez en sus servicios. Pero es muy distinto ser sorprendido por ella, claudicar momentáneamente, reconocer el error, arrepentirse, acudir al Señor con la carga de pobreza espiritual para sacar de esta experiencia del mal un fruto de humildad y de un servicio desinteresado. Tal fracaso y desfallecimiento en nada se parece a ceder, con plan conciencia, una y otra vez a los impulsos desordenados del poder.


La tentación adquiere una gravedad especial cuando el servidor no se deja ayudar, cuando oyendo materialmente, persiste tercamente en sus puntos de vista, sin tratar de ser iluminados por otros, ni considerar con lealtad cuanto de verdad pueda haber en el juicio de quienes han reflexionado y orado antes de hablarle. Entonces los responsables de la Renovación no necesitaran de una buena dosis de paciencia, de discernimiento de oración y de sana libertad para que no se siga haciendo daño a una comunidad.

Muchas veces los servidores al verse sorprendidos por la tentación y sucumbir transitoriamente a ella se sienten desalentados y defraudados de si mismos.

Insistimos, porque es una lección fundamental “en la vida según el Espíritu” saber mirar las cosas desde la perspectiva real; no valorar hechos aislados excesivamente, y, sobre todos, utilizar el tropiezo y la caída como un medio de adelantar en la virtud de la humildad, de la confianza en el amor del Señor, en la intima persuasión de que El sigue estando a nuestro lado para darnos la mano cuando volvamos a caer. Es necesario conservar el sano optimismo, aun reconociendo nuestro error y perseverar, mas humildes y purificados, de nuestra suficiencia, en un servicio que el Señor sigue mirando con agrado.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!


Ultima edición por Pablo Jose el Mar Abr 29, 2008 1:00 am, editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar Nov 13, 2007 10:19 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

Para Prevenir y superar la tentación de poder:

Testimonio:

“En la variedad de mortificaciones a que se entrega (San Luis Gonzaga) ¿Cuáles sobresalen? Las que van dirigidas contra “el sentido del honor mundano”. Todos conocemos el despotismo que sobre la psicología de aquel siglo XVI ejerció “el negro concepto de la honra”. Como “negro” califico Santa Teresa de Ávila, que a pesar de ser mujer y espiritualísima, tuvo también que luchar con vigor contra este caprichoso e intimo tirano. “Un punto de honra” hacia brotar de cualquier parte desafíos, odios, venganzas y guerras. Un código minucioso regulaba sus acciones y reacciones. Y quien se desviaba de el yacía socialmente aniquilado.

Pues bien: he aquí el acierto del “rebelde por Dios”. Arremetiendo contra el gran mundo se aplica cuidadoso en mortificar sus pasiones interiores en particular la honra, en verdadero acorralamiento del amor dentro de si mismo. Mortificaciones también las más útiles, como ejemplo y ayuda a los contemporáneos para superar sus disimuladas paradojas. La consigan del “servicio” ignaciano: “servicio por amor” colorea de un tono muy vivo la urdidumbre y dirige desde lo más profundo toda la orientación” (tomado de: El Rebelde por Dios”, J. Pasogli, Perfecit, Salamanca, 1997)

A. “Tratar de desaparecer” o el “anonadamiento”, de Cristo:

Citamos como una prevención y, a la vez un remedio, la feliz expresión que oímos a una fervorosa servidora. Coincide totalmente con la doctrina evangélica y con la larga tradición eclesial en todo tipo de apostolado: “El verdadero carismático” tiende a desaparecer más y más en sus servicio para dar lugar al Señor y colocarlo más espléndidamente y manifiesto en el puesto que le corresponde.

No se trata de una renuncia u ocultamiento de los dones naturales o sobrenaturales que puedan haberse recibido. Todo lo mejor de nosotros, regalo del Señor, es para El y para nuestros hermanos. Al contrario, en cuento de nosotros dependa, tenemos cierta obligación de irlos madurando y conducirlos, con la gracia de Dios a la plenitud.

El “tender a desaparecer: que se le pide al carismático” tiene un parentesco muy próximo con el “anonadamiento” de Cristo (Fil. 2, 5-11). Es estar dispuesto a trabajar en la Renovación tanto en la luz como en la oscuridad; es decir, tener la actitud de servir cuando puede ser notado y admirado, lo mismo que cuando ha de pasar desapercibido, llevando, quizá “el peso del día y del calor”. Es posible que otros sean quienes, ante los hombres, luzcan y aparezcan y El haya de contentarse con preparar el camino por donde transiten otros hacia el prestigio y admiración de los demás.

Es el “despojarse de si mismo” (Fil. 2-7). En Cristo es “Una humillación que se hace obediente hasta la muerte… Nada puede imaginarse tan alejado de Dios como la muerte. No habría necesidad de añadir más palabras para recalcar a fondo la dureza de este camino… La Cruz ocupa el punto central de su mensaje (de Pablo) que concibe la muerte de Cristo como muerte salvífica… Esta es la única causa valida que el Apóstol admite para gloriarse (Col. 6,14)

El “Carismático”, iluminado por el Espíritu Santo debe ir cayendo en la cuenta que su situación de servidor lo colocara en circunstancias semejantes a la s que vivió Jesús. Por supuesto, “fundamental en la Renovación”, el servir ha de ser cumplido con la intención, y el dolor con que Jesús nos reconcilio con el Padre.

A esta luz ha de ser valorado su comportamiento: Su actitud, su disposición, su actuación… Nada, por tanto, mas opuesto que el “ansia de poder” en una misión cuyo profundo misterio es colaborar por Cristo para conducir a El a quienes se han confiado fraternalmente a su ayuda.

Por eso, el servidor tendrá, a su vez, que dejarse ayudar por sus hermanos de servicio. Nada tan hermoso como la unión entre él y los que llegan, hasta dejarse “interpelar”, “corregir” en amor, aceptar su colaboración para superar errores y defectos; perfeccionar virtudes y dones; crecer progresivamente en Cristo. “El futuro de la Renovación Carismática depende en alto grado, de los servidores de los grupos de oración y comunidades. Se hala íntimamente unido a su abertura al Espíritu, a su determinación de morir por si mismo, su obra realizada en unión con otros, su mutuo servicio y disponibilidad a las personas de sus grupos son esenciales para que llegue a convertirse en realidad lo que Dios desea obrar en la Renovación y a través de ella. “Cuando los grupos tiene problemas, es, frecuentemente porque sus servidores tienen problemas entre si.”

B. La Ley ontogénica Fundamental o el misterio de la Cruz:


Tan unido se halla con el apartado anterior, que viene a ser una amplificación del mismo. Debemos insistir, siguiendo la pedagogía de Cristo y de los maestros de la vida espiritual, sobre tema que presenta una dificultad especial. Se encuentra revestido de aristas tan agudas que es necesario tratarlo una y otra vez, para redondearlo y suavizarlo.

Es tema valido para todo ámbito de la vida espiritual: para la verdadera oración para el auténtico amor para la motivación cristiana, para la perseverancia… Nada escapa a sus dominios. Tremortunt lo expone tan densa y acertadamente que seguimos muy de cerca su pensamiento.

“En varias ocasiones Jesús nos enseña una ley que es, a nuestro juicio, una de las leyes genéricas fundamentales o, incluso la más esencial de las leyes que caracterizan la realidad actualmente en trance de formación y que Jesús designa con la expresión de “Reino de Dios”. La ley en cuestión… resume todas las paradojas que hemos leído, expresa el “estilo fundamental que caracteriza a nuestro modo de ver, lo esencial de la doctrina evangélica”. Y sirve como detector de la veracidad y profundidad con que el cristiano católico lo va aislando y viviendo. Este, exactamente, es el pensamiento de los grandes maestros de vida espiritual. Parecemos haberlos olvidado un poco; sin embargo, ahí esta con su doctrina enraizada en el Evangelio, siempre actuales: No ha pasad Catalina de Siena, Santa Teresa, San Ignacio de Loyola, San Francisco de Sales.

No debemos de extrañarnos que la incluyamos como condición y, a la vez, criterio de discernimiento para descubrir si hemos sido o estamos a punto de ser atrapados por la tentación de poder. Lo hemos dicho, la espiritualidad de la Renovación Carismática, por ser esencialmente de acuerdo al evangelio, bebe en las mismas fuentes de la gran tradición de la Iglesia.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar Nov 13, 2007 10:20 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

La ley de que hablamos “recapitula la totalidad de las paradojas que caracteriza la doctrina evangélica, esa constante inversión de valores que registrábamos en cada ámbito de la existencia”. Por eso, es aplicable para certificarnos sobre la autenticidad del crecimiento en Cristo, Citamos los pasajes más salientes del evangelio: Mc. 8,34; Mt. 10,39; Mt. 16,24; Lc 9,23. “Se trata de una ley experimental cuya veracidad podemos comprobar… Esta ley ontogénica fundamental, teórica pero con aplicaciones practicas, con consecuencias en el ámbito de la acción esta solidamente fundada. No exige un reconocimiento sino una previa comprobación. Se funda sobre la experiencia constante y universal. Es una ley del ser y del génesis del ser. La consecuencia que entraría en el ámbito de la acción no desemboca en el vacío. Al igual que todos los preceptos de la doctrina. Poseedores de un fundamento ontologico, y susceptibles de comprobación experimental, tampoco este desemboca en nada, sino por el contrario, desemboca en el ser, en el ser más en la vida. Enseña las condiciones de acceso de la vida. No exige al sacrificio por si mimo. Como todos los preceptos evangélicos, invoca no el masoquismo autodefensor sino el interés bien entendido. Es una ley del ser y de la vida, no de la muerte”. Es en otras palabras lo que gráficamente nos enseña San Juan: “Si el grano de trigo que cae en la tierra no muere queda infecundo; pero si muere, produce mucho fruto” (Jn. 12,24).

Todo en Jesús se halla orientado al momento supremo de su muerte que culmina en la resurrección. No es posible comprender su actuar sino con referencia a su sacrificio y glorificación. Por eso el total desencanto y escándalo sobre Jesús para judíos y gentiles (1 Cor, 1,23) culmina cuando se le presenta como crucificado. NO lo olvidemos: La misión del servidor “no es otra que la continuación de la misión misma de Jesús, y por lo tanto, reproducir su modo y pedagogía divina, dolorosa y gozosa, a la vez”

Aquí no cabe engañarse con sentimentalismos ni arranques imaginativos, este modo de vivir en la realidad evangélica no supone rechazar ni ser indiferentes a la interna alegría. Es un fruto del Espíritu Santo (Gal. 5, 22-23). Aunque huela paradójico se halla en el corazón mismo la cruz de Cristo, llevada con amor. Es otra paradoja existencial del vivir en Cristo bajo el influjo de su Espíritu.

C. El peligro del “escándalo”:

No estamos exento de él, por más comprometidos que nos creamos en la Renovación, “este lenguaje es duro, quien podrá soportarlo? (J. 6,60) Podemos imitar a los gentiles y griegos que San Pablo nos cita en su carta a los Corintios ( 1 Cor. 1,1Cool.

El escándalo de la cruz nos acecha a quienes hemos entregado sinceramente nuestras vidas al Señor y queremos hacerlo, en verdad, el “centro de toda nuestra existencia”. Si en algún campo necesitamos la iluminación del Espíritu, para llegar a la comprensión de este “misterio” y para vivirlo, es precisamente en el que tanto nos sucumbimos. Nuestro ser cristiano y el compromiso con nuestra Iglesia Católica y con Renovación están pidiendo un nuevo modo de vivir del que no esta exento esta realidad. Podemos citar, con todo derecho, lo que D. Mondrone dice, inmediatamente a propósito de los santos: “Se ha dicho que la vida de un santo resulta incomprensible, en absoluto, cuando lo sometemos al mero juicio de la razón. Si queremos comprenderlo, valorarlo y describirlo conforme a los criterios comunes, corremos el riego de no entenderlo del todo, y de arrancarlo del ámbito focal, hasta darle, sin más ni más, un perfil contrahecho. El santo es un hombre que ha elaborado en sí mismo una transformación de pies a cabeza; es un inaprensible para quien lo observe superficialmente y con perspectiva profana, y encima no percibe la carencia absoluta, en si mismo de aquel espíritu y de aquella responsabilidad que lo sostuvo. Nuestros criterios de buen sentido, de prudencia y las misma s leyes de valoración psicológica resultan desconcertantes e incapaces de decirnos la verdad si nos ponemos a estudiarlas aplicadas a un santo. Esta penetrado de Dios, contagiado de la locura de la cruz de Cristo. Se siente como una ganancia y un deleite lo que otros lamentarían como una perdida y un tormento. Para el es vida lo que para otros es muerte”

Doctrina desconcertante pero verdadera, la única espiritualmente avalado por el ejemplo de Cristo, que recibió toda la garantía de autenticidad en la resurrección del Señor. Si los servidores son personas que anhelan vivir para El, no tienen otra solución que darse como El y rechazar a su ejemplo de la tentación de Poder. Quien se ha entregado a Cristo, quien ha capitulado ante El, esta irremisiblemente perdido, este será el gran consuelo, el gran hallazgo del servidor.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar Dic 04, 2007 11:39 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

5. CUARTA TENTACIÓN El “Paraclericalismo” o Independencia frente a la Jerarquía

Es uno de los peligros que más preocupadamente se vigilaban al principio. No ha desparecido del todo. Pero la realidad muestra que esta sucediendo precisamente lo contrario a lo que se temía. Alguna encuesta reciente, orientada hacia la adhesión de perteneciente y no pertenecientes a la Renovación Carismática a varios aspectos fundamentales de la Iglesia, aporta que el tanto por ciento más elevado de adhesión, se hala del lado de los “carismáticos”.

El resultado no nos extraña. Cuando se ha captado bien lo que es la finalidad de la Renovación y la función de los carismas eso es, sencillamente, lo que debe ocurrir: una creciente adhesión a cuanto la Esposa de Cristo, con quien se ha comprometido, propone, y una más estrecha unión con los que el Señor ha puesto para regirla con el “carisma jerárquico”.

1. Sentido del “Paraclericalismo”

El P.O’ Connor trata este punto del “Paraclericalismo” breve pero densamente “Uno de los aspectos más admirables y prometedores de la Iglesia actual, es el redescubrimiento del sacerdote y el apostolado de los seglares. La Renovación Carismática constituye un poderoso apoyo a este avance, porque es precisamente oficio de los carismas proveer el individuo para desempeñe un ministerio en la Iglesia. Muchos laicos, mediante los carismas, recibidos por ellos son llamados y de hecho desarrollan un claro ministerio de enseñanza, predicación, profecía, consejo, etc.

Esto se halla de acuerdo con la naturaleza de la Iglesia y es una reacción al clericalismo exagerado imperante en tiempos pasados. Pero por este camino se puede ir demasiado lejos, en cuyo caso se puede incurrir en un Paraclericalismo (…). Este término no significa lo mismo que anticlericalismo, que es un resentimiento contra el clero (…). El “Paraclericalismo” ocurre cuando el liderato de los seglares llega a duplicar o usurpar las funciones que corresponden al sacerdote oficial. Si se le permite que desarrolle hasta sus últimos límites, puede llegar a reducir a dicho sacerdocio oficial, a una especie de capellanía sacramental mientras que el trabajo activo de evangelización, enseñanza pastoral, etc., seria de la competencia de los líderes carismáticos (…). Tanto el oficio como el Carisma tienen su propia función y deben complementarse, no sustituirse uno al otro. El sacerdocio de ordenación se origina en el mandato dado por Jesucristo a los Apóstoles. Fue, pues, establecido por el mismo Señor y constituye un elemento estructural y permanente de la Iglesia. Por otra parte, los carismas representan la libre inspiración del Espíritu, que sopla donde quiere, independientemente de la función. Tanto función como carisma, son utilizados por Cristo para regir su Iglesia. De igual modo, el Espíritu Santo santifica a la Iglesia a través de ambos; pero la forma de obrar es distinta.

El sacerdote ordenado y el carismático son instrumentos de Cristo y el Espíritu; pero en forma distinta. Las sagradas ordenes hacen quienes las reciben sean representantes personales de Cristo. Están facultados para actuar, según la expresión: in persona Christi, En nombre de Cristo. No solo en consagrar o absolver los pecados actúan en nombre de Jesucristo, sino también cuando predican, bendicen o en cualquier forma, desempeñan una función sacerdotal. Los carismáticos, en cambio, son los portadores de la facultad de cristo que no se confiere por las sagradas órdenes. No tienen autoridad para hablar o actuar en el nombre de Cristo como lo hace el sacerdote. Sino que lo hacen con el poder espiritual que se instala por propia eficacia.”
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar Dic 04, 2007 11:42 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

2. La doble faceta del “Paraclericalismo”

Desearíamos hablar de la renovación carismática, a la que amamos profundamente, sin tener que airear aspecto no tan limpios! Donde se encuentran? La lealtad y el amor nos hace ser fieles y descubrir deficiencias o prevenir peligros reales. Sentiríamos causar a nadie temores infundados, ni menos producir “alarmismo” sin fundamentos. Al contrario, cuanto en este curso se dice va orientado a vivir, en sano optimismo y entusiasmo la Renovación, a ayudarnos a ser hombres “purificados” de todo lo que se opone a la obra del Espíritu en nosotros y a convertirnos en eficaces cooperadores de la gran obra que El quiere hacer en su Iglesia por la Renovación.

A. Usurpación de Funciones:

Ya notamos anteriormente la descripción de ella hace O’ Connor. No es necesario repetirlo. Insistimos únicamente en lo que sigue:

Descontando que existe un campo de exclusiva competencia del sacerdote ordenado, los aspectos en que pueden actuar, a la vez, el oficio y el ministerio son realizados de modo distinto por el sacerdote y el carismático. Si tomamos como ejemplo la evangelización, la unción sacerdotal le confiere el ministro ungido del Señor la facultad “única” de actuar “in persona Christi”, es representante personal de Cristo, Cabeza de la Iglesia. No solo al perdonar los pecados, o consagrar actúa “en el nombre (en la persona) de Cristo”, sino siempre que desempeña cualquier función sacerdotal: predicar, bendecir, evangelizar…

Es una realidad “peculiar” del sacerdote. Todo seglar debe mirarla con respeto y gratitud; al fin hacia ellos se ordena: a la comunidad eclesial. Y nunca, por más comprensivo y amplia que sea, debe dar la impresión abdicar una realidad querida e instituida por e mismo Cristo y otorgada por la ordenación como su ministro.

E indicamos, también, la “peculiaridad” del seglar. Por mas estrechamente unidos que se hallen: clérigos y seglares poseen funciones distintas. Ambos, por tanto, deben colaborar entre sí con amor para edificar el Cuerpo de Cristo. “Solo habrá perjuicio si el sacerdote tiene celos del carismáticos al considerarlo como un competidor, o si el carismático desdeña al sacerdote como funcionario (…); el oficio clerical, tiene una base sacramental, poderes y naturaleza muy distintos el carismático” aunque también el sacerdocio, como el episcopado haya de ser contado entre los carismas.

B. Actuar en la práctica, por su propia cuenta:

Existe otro aspecto del “Paraclericalismo” que es más de tipo práctico: Los carismáticos pueden reconocer teóricamente el “oficio”, el “don” del discernimiento, la “autoridad” de Obispos y párrocos pero actuar en la practica, por propia cuenta y riesgo: introducir la Renovación en la Diócesis o en la parroquia furtivamente, como si los últimos responsables de la mismas no tuvieran que contar. Esto, crememos, va desapareciendo pero es necesario eliminarlo del todo.
Resulta lamentable presenciar actitudes más o menos disimuladas de rebeldía y desplazamiento: Se dan casos, afortunadamente no frecuentes, de “carismáticos” que, por tener, según ellos, “hilo directo con el Espíritu”, se empeñan, hasta la terquedad, en hacer prevalecer su propio juicio, por más que un buen sentido común y una experiencia de años, les diga, pro un sacerdote, que tal cosa no debe ser emprendida, o al menos, no de ese modo. Nos hallamos en el punto ya indicado por sacerdotes que saben escuchar, valorar, apreciar, medir discretamente las consecuencias de una acción determinada. No hay párroco que respetado en su ministerio, obedecido en amor en las cosas de su competencia, apreciado en su arduo trabajo, no llegue a considerar como obra de Dios una Renovación que produce una calidad tan evangélica de cristiano.

Un aspecto que presta, especialmente, a fricciones entre los sacerdotes y ciertos “carismáticos” es el doctrinal: se dan casos de sujetos, que, por haber asistido algún cursillo de Catequesis u oído varios retiros sobre la Renovación, ya se considera equipados para predicar, evangelizar, interpretar la palabra de Dios… Es obvio que su bagaje teológico pueda ser escaso y corren, por tanto, el peligro de afirmar errores o inexactitudes. Aferrados a la inspiración del Espíritu, hablan, mejor, improvisan sobre la Iglesia, sobre puntos centrales del cristianismo con osadía. Las consecuencias se han dejado sentir en más de un grupo de oración.

Mezclan lo verdadero con lo falso; dejan sin puntualizar claramente puntos de trascendencia; se repiten incesantemente; confunden y crean dificultades que un sacerdote prudente no o lo harían con sencillez y precisión teológica. Este es un punto de Paraclericalismo sobre el que deberían velar conjuntamente sacerdotes y fieles. Hay “carismáticos” a quienes el Señor les ha concedido el don de penetrar en las almas, pero les ha dado el conocimiento teológico, bíblico, espiritual, que los sacerdotes se han conseguido tras años de arduo estudio y meditación. Hemos de tener la humildad suficiente para reconocer nuestros límites y tratar de capacitarnos, sin tentar al Espíritu, fiándonos determinadamente de su inspiración.

3. Conclusiones y Actividades del Líder “Carismático” ante la Iglesia Institución:


A. Los lideres “No deben olvidar que también las funciones sacerdotales son un Carisma”. El primer carisma, el apostólico (1 Cor. 12,25) “Para realizar estos oficios, los apóstoles fueron enriquecidos pro Cristo con una efusión especial del Espíritu Santo, que descendió sobre ellos (Hechos 1,8;2,4 ; Jn. 20, 22-23), y ellos a su vez, por la imposición de manos, transmitieron a sus colaboradores este don espiritual (1 Tim. 4, 14; 2 Tim. 1,6-7), que ha llegado hacia nosotros en la consagración episcopal”.

Se prolongan a quienes colaboran con los mismos: sacerdotes y diáconos; ellos presiden, en nombre de Dios, la grey de la que son pastores como maestros de doctrinas, sacerdotes del culto sagrado y ministros de gobierno.)
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mie Dic 05, 2007 10:57 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

2. “Jesús quiso instituir, de hecho instituyo la Iglesia de forma jerárquica”. “La consagración episcopal, junto con el oficio de santificar, confiere también los oficios de enseñar y de regir, los cuales, sin embargo, por su misma naturaleza, no pueden ejercerse sino en comunión jerárquica con la Cabeza y los miembros del Colegio (apostólico) (…) Así como, por disposición del Señor, San Pedro y los demás apóstoles forman un solo colegio apostólico, de modo análogo se unen entre si el Romano Pontífice, sucesor de Pedro, y los Obispos, sucesores de los Apóstoles”. No tiene, pues que extrañarse los comprometidos en la Renovación, que, tanto esta como su existencia, marcha y desarrollo, la vigilancia doctrinal y el derecho a impartir normas de orientación caigan bajo la autoridad de la Jerarquía, carisma fundamental. No se trata de competición de carismas, sino la subordinación a una institución que, a la vez que carisma, tiene por función dirigir, enseñar y santificar al Pueblo de Dios cuyos miembros son los portadores de una “facultad” (carisma) de Cristo que solo se confiere por las “sagradas ordenes”.

3. “En la Sucesión Apostólica”. “Por medio de una sucesión ministerial, prolongada en el tiempo, los obispos forman un cuerpo único que garantiza una función escatológica: La custodia del testimonio trinitario para la salvación del mundo. La fuente absoluta de la verdad, de la misión, del apostolado, de los dones… es el Padre, quien, por su Hijo y en el Espíritu, ha constituido a los presbíteros como sucesores de los apóstoles, custodios fieles de su verdad. Esto significa que el ministerio episcopal tiene una función especial en la Iglesia: la de subordinar todas las experiencias y los carismas al discernimiento espiritual de la caridad eclesial”. De otro modo: “la función del ministerio episcopal consiste, propiamente, en edificar la Iglesia en el sentido que la acción eclesial de Dios por medio de los Apóstoles y de sus sucesores constituye la comunidad de la Iglesia, discerniendo los carismas para que sirvan al bien de todos. Por tanto, el carisma episcopal es, esencialmente, un carisma de discernimiento. Es como un radar que debe descubrir las ambigüedades y conducir a la Iglesia por la línea recta de la experiencia del ministerio de Cristo. Esto se realiza, ciertamente, en unión con toda la Iglesia, y este carisma, dado de una vez para siempre como afirma a la carta a Timoteo, debe ser renovado continuamente en la experiencia personal. Los Obispos deben experimentar su ministerio en el Espíritu, al servicio de toda la comunidad eclesial”.

Los seglares, por tanto, aunque sean agraciados, en mayor o menor grado, con el don de discernimiento, deben tener muy presente que la institución jerárquica ya en si un carisma, le corresponde, antes que a nadie, discernir sobre la verdad de la doctrina, sobre la autenticidad de la conducta cristiana, sobre los carismas. A ellos, pues deben someterse humildemente cuando sea necesario o conveniente. Este orden, querido e instituido por Cristo, no atenuara ni la efusión del Espíritu con sus dones, ni limitara el recto uso de los carismas auténticos. Será, por el contrario, una obediencia al Espíritu, y consiguientemente, una preparación para que su acción se intensifique y El se manifieste paradójicamente en sus dones.

4. Pasando ahora de la institución jerárquica a los pastores en su relación con la Renovación Carismática, damos algunos puntos de orientación que nos parecen que deben ser conocidos y tenidos en cuenta por los comprometidos en la Renovación:

Este es el “acontecimiento fundamental”, al cual, necesariamente tiene que referirse a la Renovación Carismática de nuestros días. Sin ella, no es posible comprender correctamente ni su origen n i su finalidad, ni sus frutos, ni la actuación del Espíritu ni los diversos elementos que la configuran, especialmente los carismas.

Pues bien, los pastores en la Renovación, sacerdotes o seglares, están dentro de un cuerpo orgánico de toda la Iglesia, en la escala del Pastoreo: El Papa, los obispos, los pastores intermedios.

Nada más, pues, fuera de la intención del Señor que intentar edificar una Iglesia pequeña dentro de la Iglesia. Toda la doctrina, vivencia, estructura de la Renovación Carismática deben estar insertadas y vitalmente unidas a la Iglesia Católica y a sus pastores puesto por el Señor. Por eso, el clero local, sobre todo, debe ser el pastor por excelencia. Como dice San Ignacio de Antioquia: “nada sin el Obispo”, donde esta el Obispo ahí esta la Iglesia. La intuición eclesial del gran mártir romano sigue siendo especialmente válida para la Renovación. Es una cadena de pastores, que en último término llega a Jesús y al Padre. Si se rompe la unión, la cadena se deshace. Se pierde la categoría de pastor y la unión con el Señor.

El servidor, de un modo extensivo, puede ser considerado como pastor: se supone haber recibido su “misión de quienes, de un modo o de otro, se hallan en íntima relación con la Iglesia Jerárquica; por los pastores puesto por Cristo Jesús y recibido la autoridad de enviar “legítimamente”. De aquí también ellos deben comprometerse a ejemplo de los pastores jerárquicos, quienes a su vez, tienen la seria responsabilidad de reproducir en si la imagen del único pastor, Cristo Jesús.

5. La dependencia fundamental de los servidores respecto de la Jerarquía de la Iglesia ha de ser vivida en obediencia, humildad, disponibilidad, amor y libertad. Se trata, pues, de atenernos gozosa y humildemente a la realidad creada por el Señor. Todo, a partir de los pastores, debe ser ejercido fraternamente, en verdadero espíritu de servicio, reconocimiento de los dones del Espíritu con que el provee a su pueblo; examen de los mismo y ayuda para que no permanezcan inútiles y colaboren con los pastores en la construcción del Reino de Dios.

De parte de los fieles, enriquecidos por el Espíritu con dones más o menos importantes, necesarios para la edificación de la Iglesia, de igual modo, pero en forma distinta a la Jerarquía, debe darse la unión de corazón con sus pastores; la disponibilidad al trabajo; la docilidad, dentro de una sana libertad en exponer sus puntos de vista, para someterse alas orientaciones de los pastores de la grey del Señor.

Debe cuidarse muy bien de los que erróneamente afirman que la Renovación Carismática es Renovación de seglares. Lo es de la Iglesia entera: es el Espíritu Santo “que renueva la faz de la tierra”. Tiene, deben tener muy dentro de la mente y del corazón esta verdad: No hay más que una Iglesia con su triple elemento: institucional, sacramental, carismático. Mejor una triple realidad que arranca de un fondo común, el carismático, por hallarse sobre todo, bajo el dominio, el impulso, el ejercicio y la expansión del Espíritu, la fuente que se derrama en variedad de manifestaciones dentro de la Iglesia. Todos son dones del Espíritu, el “Don” por excelencia.

Con claridad de ideas en lamente y plena disponibilidad en el corazón, colaboran en las tareas que se les encomendado unidos a su obispos y párrocos. Es un gozo para ellos participar tan activamente y tan de cerca en la construcción de la Iglesia de Cristo, enriquecidos, muchas veces, con carismas, aún lo más extraordinarios.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mie Dic 05, 2007 10:59 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

Si la Renovación Carismática es un hecho irrecusable en la Iglesia de Dios, ambos: Obispos con sus sacerdotes y seglares han de vigilar discretamente, alentar, favorecer, cultivar para que el soplo del Espíritu, manifiesto y poderoso de los frutos que el Señor Pastor supremo y el Papa esperan de ella. Ambos han de trabajar en armonía; cada elemento en su propio puesto y misión especifica. Solo así se lograra esa armonía gozosa y unión de fuerzas, suscitadas por el Espíritu, que se orientan hacia el mismo fin.

No será fácil realizar evangélicamente en el justo equilibrio este ideal. En ultimo termino, habrá una invitación a la cruz, cuando pretendiendo vivir auténticamente su tarea en un dialogo fraternal con el obispo y el párroco respectivo, se sienta rechazado y tenga que abandonar sus mas queridas ilusiones. Por experiencia propia y ajena sabemos que nos es frecuente tal caso. Pero debemos persuadirnos que debe acontecer. Entonces no será hora de extrañarnos, desilusionarnos, desunirnos… Entonces la providencia del Señor hará pasar su plan de salvación por nuestro sacrificio. Del grano de trigo muerto (Jn. 14, 24) brotara una vida pujante, cuando llegue la hora del Señor. Aun los que decimos buscarlo sinceramente y desear servirlo con todo nuestros ser, nos desorienta y tornamos impacientes: Nos trazamos la propia ruta y no siempre coincide con la de Jesús. Anhelamos recoger la cosecha nada más haber regado la semilla, tenemos puesto nuestro reloj a una hora temprana y no siempre coincide con la del Señor; queremos no hallar obstáculo alguno en nuestra misión y encontraremos que las dificultades asoman la cabeza pro doquier. Los santos nos previenen sabiamente contra esta ilusión de principiantes en la vida espiritual.

6. Queremos insistir en una actitud de servidor difícil y necesaria: la sana libertad. Cuando hemos dicho sobre la unión, cooperación, obediencia, disponibilidad y aun humillación sin llegar a darse situaciones de tensión no debe restar nada a la sana libertad. Las actitudes enumeradas no cierran la puerta a la iniciativa, creatividad, despliegue de cualidades y carismas. Se trata de una aceptación activa en la que nos encontramos libres, no atados, porque la hacemos nuestra, a semejanza de Cristo que hizo suya la voluntad del Padre. Con la “libertad de los hijos de Dios”, correctamente entendida, nos vemos libres para exponer nuestro puntos de vista, sin miedos, inhibiciones o alternativas. Oraremos antes, consultaremos, si es preciso, someternos a discernimiento nuestros deseos y propuestas, pero tendremos la libertad de manifestar lo que pensamos. Nos vamos a defender un punto de vista, sino ayudar con nuestro pequeños aporte o nuestra débil luz. Nada tan libertador como la disposición interna de plena disponibilidad a lo que, en definitiva se determine. Se trata de un dialogo en el que aporto lo mejor de mi y de la iluminación del Espíritu, no de lucha entre razones. Nos comprometernos mutuamente como hermanos en amor, consideración y aprecio. Esto no es caer en el error de falta a la autoridad y de que la mera discrepancia con el Superior es una falta. Dios quiere de todos los suyos. Del padre que oye y decide, del hijo que expone, ser creativos… con serenidad interior, búsqueda de su voluntad, capacidad de oír, pensar y deliberar, decidir, a la luz del Espíritu.

Nos parece que este modo dejando a cada uno en su puesto, aporta una gran riqueza, asegura humana y divinamente el mandato y facilita su cumplimiento. El amor y la hermanada se dan la mano también entre el que preside y el que se presidio en la grey del Señor.

Hoy hace más necesaria esta actitud, porque los seglares son empujados por el Espíritu a tomar cada vez mayores responsabilidades en la Iglesia, dentro de su propia misión y agraciados con carismas extraordinarios.

Por su parte, estos dentro de la Renovación, no deben olvidar que el Obispo de su diócesis y el párroco en la parroquia son los jefes espirituales de la Renovación. Nada importante, por consiguiente, deben hacer sino contar con ellos; desde constituir un grupo de oración hasta tomar iniciativas de consideración dentro del grupo o conjunto de grupos de la parroquia. Deben contar con su aprobación o visto bueno, de algún modo, en las posiciones o iniciativas de cierta importancia.

Seria una bendición de Dios que, cada vez más, los párrocos y sus colaboradores sacerdotes y religiosos fueran tomando conciencia de la trascendencia de la Renovación en nuestra Iglesia. Y que esta persuasión se irradiara al papel vivificador que puede jugar en la parroquia cuando cuenta con el aliento y la dirección espiritual del Pastor.

Hay ciertos aspectos en ella que le debieran estar reservados y de los que no puede abdicar. El entusiasmo que despliega con los movimientos que viven y trabajan en su parroquia debería darlo también, y especialmente, a la Renovación. Esta – ya dijimos- abarca la revitalización de todo, de toda la Iglesia. Es el Pentecostés fundamental de la Iglesia naciente que se repite en nuestros días y en las circunstancias que vivimos.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Vie Dic 14, 2007 10:54 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

6. QUINTA TENTACIÓN “EL DESALIENTO”


1. Notas Previas:

A.Generalidades:



La tentación del desaliento es una de las más frecuentes en la vida espiritual; también dentro de la Renovación Carismática. Sin punto de exageración, la consideramos como una de las más sutiles y peligrosas.

No pocos se han visto frenados en su vida de crecimiento; se puede llegar hasta abandonar la Iglesia Católica al igual que el movimiento de Renovación por haber sido envueltos en una realidad que constituye el ABC de la vida cristiana.

En nuestra situación terrena de peregrinos hacia el Señor los altos y bajos se suceden con cierta intermitencia. No recuerdan la periocidad de las mareas, aunque no se puede aplicar la comparación estrictamente.

Nos hallamos unas veces encendidos en el amor de Dios, acrecentados en nuestra fe; disponibles, para entregarnos, sin precio ni medida, a los demás, hasta el heroísmo, Tan desbordante puede llegar a ser esta realidad fascinante que nuestro mismo organismo se ve sumergido en esta deliciosa luz y “experiencia” del Padre y de Jesús, por la actuación del Espíritu de Cristo en lo intimo del Ser.

Otras veces nos sentimos alejados de El, insensibles ante lo divino, torpes y perezosos para el bien, sin gusto alguno del Señor y de sus dones… es el reverso de la medalla.

Sin embargo hemos de contar con que este contraste se producirá en nuestra vida espiritual; que seremos sometidos a este proceso contrapuesto de ondas esplendorosas y rubias, que caminaremos, con intermitencias, en la luz y en la oscuridad de la fe. San Ignacio de Loyola asumiendo, sintetizando y completando la gran tradición eclesial sobre el tema, no revela el misterio y nos de sabiamente en sus Ejercicios Espirituales.

Es, ya lo dijimos, una tentación peligrosa; en la situación que los autores clásicos clasifican como “desolación” es donde se puede instalar el juego sutil del “enemigo” para perdernos.

Son muchos los que reaccionan, y parecen proceder lógicamente: “si me siento frío, insensible… ¿Por qué asisto al grupo de oración? ¿Por qué orar cuando mis palabras parecen brotar de la punta de los labios con un corazón ausente? ¿ Para que tener que aguantar una hora de reunión, perdiendo en tiempos preciosos, cuando pudiera estar haciendo casa mas placenteras y útiles?” los “por que” se podrían multiplicar y aplicar en otros dominios. Nos hallamos por tanto, frente a una tentación que, sin apariencias de tal, nos envuelve sutilmente.

El nombre que se le ha dado es “la tentación del desaliento”, es excesivamente general. En ella se quiere incluir aspectos tan variados como: las desilusiones por causa del prójimo, habría que añadir, por causa de uno mismo, de los grupos, de los dirigentes, de las personas que decimos buscan sinceramente al Señor, y aun de Dios mismo. También se incluyen en ellas “La experiencia de los propios limites”; las falsas interpretaciones de la voluntad de Dios, el cansancio de practicar el bien, el sentimiento de fracaso, etc..

Es por tanto, una realidad con la que debemos contar frecuentemente en nuestra vida espiritual.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Vie Dic 14, 2007 10:56 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

B. Persuasión

Es consecuencia de los expuesto: Nos parece fundamental esta “persuasión”: se trata de hallarse convencidos de lo que, sin duda, ha de acontecer en nuestra vida, con mayor o menor frecuencia e intensidad, aun en épocas de crisis capaces de alarmarnos y de turbarnos profundamente. Es un “ya contaba con eso”; “no me extraña”; “no me sorprende”; “no me encuentra desapercibido ni desarmado”. Esta persuasión, deposita en las manos del Señor, nos hará vivir pacíficamente preparados para recibir el “impacto” y actuar para superarlo. Es una tranquila disposición para ver un acontecimiento esperado en nuestra conversión al Señor, en nuestro crecimiento y transformación en Cristo.

Quizá podamos aplicar la feliz expresión de Santa Teresa, alma experta en todo el amplio y complicado mundo espiritual: “Basta tener una grande y decidida determinación de no parar hasta llegar a ella (la santidad), venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabájese lo que trabaje, murmure quien murmure, siquiera llegue allá, siquiera se muera en el camino o no tenga corazón para los trabajo que hay en el, siquiera hunda en el mundo”. Para darse cuenta de que habrá de pasar el túnel oscuro y luminoso, a la vez, doloroso y fuente de gozo indescriptible. Esto es aplicable especialmente en los líderes en la Renovación Carismática.

C. Purificación Interna y el “Espíritu de Jesús”

La purificación interior es una tarea fundamental del Espíritu que actúa en el “don teologal de la fe”, para purificarla, perfeccionarla, llevarnos a una adhesión mas decidida, mas consciente y estable a la verdad de Dios, a su voluntad “ cualquiera que sean los dominios en que se manifieste” (Jn. 15, 3-Cool.

Si la misión del Espíritu Santo es hacernos entrar y perfeccionarnos en los caminos de Jesús, entra insustituiblemente en su obra purificarnos de cuanto se opone a nuestra “cristificacion”: “Consumada la obra que el Padre encomendó realizar al Hijo sobre la tierra (Jn. 17, 4), fue enviado el Espíritu Santo el día de Pentecostés a fin de santificar indefinidamente a la Iglesia y para que de este modo los fieles tengan acceso al Padre por medio de Cristo en un mismo Espíritu” (Ef. 8,1Cool

A medida que el cristiano vaya madurando en la fe y en el amor del Señor, su encuentro con la cruz se ira haciendo mas frecuente, mas doloroso y gozoso, en una humana incomprensión, si no se ha vivido la experiencia de esta divina contradicción. Dios nos llamara a actitudes de fe que serán más difíciles y aflictivas, pero siempre Dios nos quiere ayudar, nos ayudara de hecho por su Espíritu a conformarnos, cada vez más íntimamente a la imagen de su Hijo. (Rom. 8,29) a prepararnos para el encuentro definitivo en El y la futura glorificación en plenitud.

No se tratará, de ordinario, de una purificación a través de la enfermedad, sino de ese dolor penetrante que se adhiere, como la hiedra, la muerte a si mismo en el pecado, en sus raíces de egoísmo, soberbia, negación a dejarnos amar por el Señor.

D. Importancia:

La tentación del “desaliento” adquiere una importancia especial si se tiene en cuenta la misión fundamental de los grupos de oración. La comunidad o circulo de oración como anotamos en otro opúsculo, desempeña una función importante sosteniendo en sus miembros la vida en el Espíritu; la experiencia muestra que la perseverancia en esta nueva “marcha hacia al Señor” depende mucho de la participación sincera y cordial en las reuniones semanales de oración. Si el fin primordial de las comunidades de oración es alabar al Señor por la oración y testimoniar su gracia, el segundo, no menos esencial, es desarrollar una vida espiritual de los participantes. En esta reuniones en donde cada uno aprende “según los carismas recibido” a ponerse al servicio los unos a los otros, como buenos administradores de la múltiple gracia de Dios”. (1 Pedr. 4,10).

Pues bien, cuando uno se halla bajo el peso del desaliento, se tiende a crear en el que padece la tentación, una actitud de apartamiento y rechazo al grupo. Mas o menos conscientemente, recionandolo o no, parecemos encontrarnos, con gran facilidad, pretextos o excusas que se nos antojan auténticos impedimentos. A los sacrificios que a veces se nos impone para asistir, se une ahora la situación interna de alejamiento psicológico que nosotros, desalentados, convertimos en espiritual. Hechos que en realidad, no pasarían de acontecimientos diarios: un simple catarro, un quehacer no urgente, una llamada imprevista pero aplazable… las tendemos a convertir en causas reales que nos impiden la asistencia. Personalmente me he visto sorprendido, mas de una vez, por esas dificultades, enormes en momentos e desolación; ridículas y despreciables fuera de este clima de turbación interior; una persona ejemplarmente constante en la asistencia a los grupos de oración, decía que, precisamente, cuando llegaba la hora de prepararse para ir a la comunidad, surgían de improvisto obstáculos que instaban a dejarlo para otra semana.

Aquí radica la seriedad de la tentación de desaliento referida ahora en los grupos de oración: Nadie puede prometerse un fruto abundante de progreso espiritual, a partir de los círculos o comunidades, si no acude asiduamente a ellos para alabar al Señor y facilitar al Espíritu su obra en una oración ferviente comunitaria. Por eso, el desaliento, al tender alejarnos de los grupos de oración, nos introduce en un clima de frialdad, de despego, de apartamiento que llegaremos a ver con naturalidad, sin mayores preocupaciones; lo que en un principio nos inquieta, no alcanza después repetidas omisiones a rozarnos la piel. La tentación nos venció.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Vie Dic 14, 2007 11:00 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

2. Descripción de Algunas Causas

Testimonio:

Entre en la Renovación hace años. No me costo gran cosa asimilarla. Así mal menos, lo creía yo. Todo marchaba sobre ruedas. Me parecía que Dios había suscitado expresamente para mí. También me iba en ella. De los retiros salía hecha un fuego, dispuesta a cambiar el mundo, con la llama del ardor de Dios que ardía en mi corazón. El gozo y la alegría de que había oído hablar no eran un sueño. La felicidad que no me había animado ni en la infancia ni aún en mi vida matrimonial, parecía volcarse sobre mí de repente con una intensidad increíble. El Bautismo en el Espíritu fue un momento inolvidable en mi vida que se prolongó durantes semanas enteras. Vivía como en el aire, envuelta en una atmósfera de paz y de amor jamás soñada. Se apoderó de mí un anhelo de intimar con el Señor que me consumía. Tenía hambre, casi material, de leer y penetrar en la Palabra de Dios. Vino a colmar mi dicha el don de lenguas del que tan controversialmente había odio hablar. Ahora, por experiencia propia, podía dar un juicio y considerarlo como un precioso regalo del Señor. No parecía existir dificultad que no fuera capaz de superar. Las montañas mas altas de la vida espiritual, podía escalarla sin fatiga, cantando a pleno pulmón “alabaré” o cualquiera, otra canción carismática. Hasta mis hermanos me parecían tan dignos de ser amados que les prodigaba mis servicios con constancia y afanosamente. En verdad, me sentía una mujer nueva en el Señor. Era como si una primavera espiritual de gozo, de amor, de paz., de todo hubiera florecido en mí ¡maravilloso! Decía como trasportada… Ni ocurrírseme que esta “luna de miel” pudiera ocultarse. No tardaría en sucederme.

No recuerdo como: el hecho es que poco a poco fui entrando en cuarto menguante hasta que desapareció totalmente. Así me parecía.

¡Un estado de animo, se apodero de mí, tan distinto y aún opuesto al anterior…! A la paz interior que había disfrutado, se sucedió una intranquilidad que no acertaba explicarme. Aquel “mar de amor” en que me parecía navegar, se torno amargo y violento. Al deseo de Dios sucedió la apatía, la indiferencia y hasta la actitud de rechazo. Dios quedaba ahora muy lejos de mí. Y pensar que había soñado no perderlo jamás… Las consecuencias funestas que comencé a sacar me alarmaron: empecé a distanciar mi asistencia a las comunidades de oración: no me sentía con ánimo. Cuando hacía acto de presencia y alababa al Señor, no era la alabanza viva, encendida que antes salía a torrentes de mi boca y de mi corazón. La oración probada, que en los tiempos de gloria casi nunca omitía y en la que gozaba ávidamente de la presencia del Señor, fui poco a poco, acortándola. Para que perder el tiempo en una aridez continua? Aún el mismo trato con los de la casa comenzó a resentirse: mi sonrisa tan acogedora siempre, estaba ahora oculta, como el sol velado por las nubes. El genio rebrotó; las intemperancias se sucedían… En fin, Dios y yo estábamos “enemistados”. La nube de gloria que me había acompañado día y noche durante meses se había ocultado, según las apariencias, definitivamente.

¡Dios mío, puedo exclamar, como San Agustín! ¡Qué el mío! ¡Tú Señor siempre amante y bondadoso hasta el extremo tuviste compasión de mí y te acordaste de tu hija! Fue una amiga mía querida de la que Dios se valió para sacarme del aprieta y llevar a mi espíritu la luz y el aliento que necesitaba. Le expuse mi situación. Mientras yo me desahogaba entre lagrimas, ella no hacia sino sonreír con una comprensión y amor que me conmovieron. Era un alma privilegiada y bien instruida en los caminos del Señor: lo había aprendido y vivido. A la luz de sus palabras comprendí que yo no pasaba de ser una “aprendiz” a “carismática”. Lo más elemental de la vida en el Espíritu era tan desconocido para mí…! No había caído en la cuenta de las vicisitudes por las que las almas pasan en su caminar hacia el Señor; de las sorpresas a que están expuesta, especialmente al comienzo de su “nueva vida”; ni sabía el modo de hacer frente a tales situaciones, ni la estrategia para superar una tentación tan peligrosa. Me fue abriendo delicadamente los ojos del alma. Sus palabras caían sobre mí como gotas de agua, sin ruido, suavemente, hermosamente. Fue una charla intima de amigas en la que yo, tan niña en los caminos del Señor, me sometí a la sabiduría y experiencia de quien había recibido el don de consolar, orientar, fortificar a sus hermanos. Me sentí tan aliviada interiormente que la oscura nube de tristeza, desaliento, desesperanza… comenzó a disiparse. Dios volvía a hacerse presente en mi interior. Me parecía que el Señor se hallaba ante mí con una sonrisa de compasión y de amor tan fascinante que no pude contener las lagrimas. Pero ahora lo eran de arrepentimiento. Había sido fiel al Señor, que nunca se había alejado de mí, aunque no sintiera su presencia. No había sido capaz de soportar una prueba tan insignificante en sí. Le pedí perdón y allí mismo; arrodillada, me volví a entregar a El con todo mi corazón, de una manera mucho más humilde y confiada. Al terminar mi amiga me impuso las manos y volvió a orar como lo había hecho cuando recibí, hacia meses la Efusión del Espíritu Santo. Y algo menos llamativo que entonces, pero mas profundo, se repitió en lo más intimo de mi ser. Mientras nos abrazamos en un grupo de hermanas me vinieron a la memoria las palabras de los discípulos de Meaux: “no ardía nuestro corazón mientras nos hablaba y abría el sentido de las escrituras” (Lc. 24,32). Dios ha querido darme una lección. Espero haberla aprendido para siempre. Gloria al Señor y a su amor misericordioso.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Vie Dic 28, 2007 9:22 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

A. El sentido de FRACASO:

Si hay algo desgarrador y que conmueve profundamente en los evangelios es el paso de Jesús por esta increíble, pero real experiencia. Nos asombra que, siendo dios, hundiera tanto en nuestra realidad humana. No jugo a ser “Hombre”; lo fue verdaderamente y corrió hasta el fin de su vida, con todas sus consecuencias. Las expresiones en que los evangelistas han vaciado los sentimientos de Jesús desgarrado por fracaso aparente de su vida, son parcas, pero inmensamente elocuentes.

Se sale de nuestra categorías humanas el que Jesús llegara a sentir, como una realidad viviente, la inutilidad de su sangre vertida por nosotros en puro amor y obediencia filial al Padre; el inmenso vacío en que perdían sus dolores; el desvanecimiento de su predicación…; en lo más íntimamente cercano a sí. La disposición suprema que uno puede tener: la propia vida. Más aún nos resulta incompresible el grito de Jesús clamando fielmente al Padre por su aparente abandono. Ha llegado a ser cruz para la interpretación teológica. (Mc. 15, 34)

Jesús vivió el fracaso. Fue un profundo misterio de su vida; misterio de amor verse aplastado por el sentimiento de fracaso. Pero en El nos obtuvo la gracia saber enfrentar y superar nuestro sentimiento de derrota, de impotencia, de fracaso.

La importancia que encierra dejarnos captar por la actitud modélica de Jesús en esta desgarradora experiencia, nos permite alargarnos en el tema. “Cristo experimento, en primer lugar, el fracaso: se ve condenado y crucificado. El pidió que se le ahorrase este sufrimiento. No se le concedió ningún signo de poder. La lógica de los acontecimientos políticos y jurídicos siguió su curso. Jesús entro en el rodaje de la historia. El objeto de su predicación, el anuncio del reino de Dios, ya no tiene ningún porvenir. “Aquel que paso haciendo el bien” se ha mostrado incapaz de llevarlo a termino “El mundo viejo”, por utilizar el vocabulario paulino, ha quedado triunfante. No son los pobres los que imponen su sello ha este mundo, ni los mansos, ni los que tienen sed de justicia, ni los limpios de corazón. Esta muy lejos de aquellos que se le habían prometido a los que siguieran la palabra. La agonía de Jesús por una parte, la percepción de la injusticia que se comete contra los pobres y débiles, contra los que esperaban el reino (…) el mesianismo no ofrece ningún resultado tangible. El repaso de los evangelios después de los sucesos pascuales no nos permite valorar debidamente este fracaso (…) La teología del abandono de Cristo en la cruz (cima de la percepción de su derrota), no puede omitir la perspectiva de San Lucas en donde pone de relieve la esperanza de Jesús en Dios, su Padre”.

No hay, por tanto, que atenuar el paso de Jesús por el sentimiento de fracaso que se agudiza al tocar a su fin la obra salvifica, ni exaltarlo sentimentalmente. Basta penetrar los testos de los evangelistas cada uno con su propia teología o mensaje… Nunca más que ahora se necesitara la iluminación del Espíritu. Nuestra lógica toca fondo muy pronto. Se ve desbordada por el misterio.

No importa hora lo objetivo o subjetivo de la experiencia. El hecho real es que lo experimento hasta las fibras más sensibles de su Espíritu.

Leamos pausadamente los textos evangélicos, sobre todo a partir de la pasión. No pasemos de ligero. Hay que dejarlos reposar, adherirse a nuestra alma, permitirles hablarnos para comenzar a descubrir el gran misterio que encierran.


B. El desaliento en su cima o el acecho de la desesperanza:


La desesperanza participa del estado de ánimo que crea el desaliento; pero es algo más profundo y devastador. Podría describirse, aproximadamente, como: perdida de la esperanza, persuasión total de hallarse ante un objeto imposible de alcanzar, caída del impulso de la voluntad en lo profundo del ser del Hombre que esperaba llegar a conseguir un bien apetecible y apetecido. Los efectos no pueden ser más nocivos: Es la actitud negativa ante los hechos y las personas, y el distorsionamiento de los juicios y valoraciones, en escepticismo, la insatisfacción, la pasividad, el desgarramiento interior, la amargura profunda… Se trata de una situación que puede calificarse de alarmante cuando ha llegado a madurar en lo íntimo del ser.

Cualquiera que sea la forma en que se presenta conduce al hombre a “evadirse de su existencia como peregrino y de no aceptarse a partir de Dios”. Por eso, la desesperanza lleva en si misma una huida a un intento de poner los medios apropiados. Sin embargo, “No ahorra el esfuerzo, sino que lo exige como su propia respuesta y comunicación”.

Las causas son variadas. Fundamentalmente, quizá, se puedan reducir, a las dificultades internas y externas. Con que tropezamos en la marcha hacia un objetivo. Tales dificultades se agravan cuando se alían con un temperamento que tiende al pesimismo, a exagerar las dificultades, a dejarse impresionar vivamente por los obstáculos… Todavía crece el problema cuando se trata de esfuerzos realizados en común y cuyo fruto parece agotarse.

Sin embargo, es necesario prevenirse contra este enemigo que nos acecha y combatirlo con energía. Es imprescindible llenarnos del dinamismo de la esperanza cristiana: “Dios hace que todas las cosas concurran para bien de los que la aman” (Rom. 8, 2Cool. Nuestra actividad frente al mal es asumida por Cristo, triunfador y vivificante por su Espíritu Así nos convertimos en cooperadores de su actuar salvífico y esperamos gozosos el triunfo definitivo en la gloria junto al Señor Resucitado. Ahora solo percibimos imperfecciones.

Es preciso asimilar estos pensamientos vivencialmente. Son una realidad que ayuda a captar y aceptarla como es; empujar a seguir actuando y a combatir el peligroso acecho d de la desesperanza: “En un mundo amenazado por todas parte en el que las esperanzas humanas se nos vienen abajo, la salvación no puede venir sino de Dios sólo, de su fuerza”.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Vie Dic 28, 2007 9:25 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

C. Tres Causas inmediatas:

Abordamos, brevemente, algunas causas que la experiencia demuestra ser las mas frecuentes y sobre las que hemos de estar particularmente alertas.

El “desaliento” puede gestarse en el sentimiento de fracaso en la marcha hacia la santidad. Bajo la avenido de la gracia, que, frecuentemente, acompaña al Bautismo o Efusión del Espíritu Santo, tendemos a facilitarnos las cosas muchos mas allá de lo sensato, “es cierto que existen leyes espirituales y resulta muy útil con frecuencia, conocer cuales son (…) pero no debemos confundir esto con el Evangelio. En Cristo, Dios nos da su Espíritu sin condiciones. Dios no se encuentra atado por las leyes de nuestro Espíritu; El es nuestro maestro, en lo espiritual como en lo moral es importante saber que se da una profunda y gozosa interrelación entre ley y gracia; entre nuestra naturaleza y el don gratuito de Dios. El no depende o espera necesariamente por nuestro esfuerzo aunque requiere de nosotros cierta capacidad correlativa para recibirla. Dios puede, si quiere, darnos, simultáneamente, la capacidad y el don”.

Doctrina exacta y esperanzadora, que nosotros, ilusionados, tendemos a tomarla unilateralmente. Queremos ahorrarnos el tiempo y el esfuerzo. Aquí, precisamente, es donde se esconde la semilla del desaliento: Esperábamos santificarnos de una vez y nos encontramos envueltos en las mismas limitaciones, parecidas intemperancias de genio…; hasta las mismas tentaciones nos asaltan y hacen peligrar virtudes que parecían firmemente arraigadas.

a) El desencanto de uno mismo:

En formas muy variadas lo tendremos que sufrir, aun dentro de la Renovación. Esta visión pesimista nos impide ver la obra real y profunda de la gracia; la transformación que se ha operado a pesar de las imperfecciones, faltas, caídas, y hábitos adquiridos que subsisten y no duele tener que soportar.

b) El desencanto de aquellos con quienes convivimos

Buscan, como nosotros, al Señor, pero siguen cargando sobre si el peso de las propias debilidades. La obra del Espíritu es, frecuentemente profunda, pero todavía la concupiscencia y el espíritu del Mal., tiene su poder en nosotros. Pensábamos, al igual que en el propio caso, haber quedado eliminado en nosotros lo imperfecto y nos damos de frente con sus criticas, egoísmos, desatenciones, faltas de caridad más o menos salientes… Todo un mundo que se trata de extirpar pero rebelde a la obra de la gracia.

Si no estamos tranquilamente alertas, nos dejaremos enredar y en nuestro interior comenzaremos a sorprendernos y a mirar extrañados una realidad que pensábamos haber sido eliminada para siempre. El capo esta preparado para el desaliento tanto mas peligroso cuanto se nos presenta con aspecto de verdad indiscutible. Nos sentimos defraudados, escandalizados de nuestros hermanos e incapacitados para ayudarlos sencillamente a crecer en el Señor.

c) el desencanto de los dirigentes:


Pensábamos que iban a ser intachables, comedidos, dueños de sí en todo momento, libres absolutamente de egoísmos; buscadores incansables del Señor… y nos encontramos no pocas veces, con que, también ellos, son manejados por las pasiones; actúan al margen de Cristo, se buscan a sí mismos; parecen querer imponer su criterio mas que buscar un dialogo fraternal con sus hermanos. Nos resultan imprudentes y aún pretenden exhibirse en el uso de sus dones… Acaparando por esta visión subjetiva nuestros ojos se cierran a la realidad de las virtudes que atesoran y practica, frecuentemente en la fe y con una generosidad solamente conocida por el Señor.

3. Estrategia:

Un comprometido en la Renovación y, sobre todo, un servidor desalentado trasmiten su estado de animo espiritual al circulo de oración o al menos, se convierte en un obstáculo, para que este se entregue a la alabanza. Su acción será fluctuante, indecisa, sin calor vital y si ocurriese algún problema encontrará especial dificultad para afrontarlos. Aún más importante que estas consecuencias es el peligro de ser arrastrados por la inercia y el alejamiento de la oración probada, y de centrar su corazón en el Señor dentro de la oración comunitaria. Tenemos antenas muy sutiles para captar las situaciones y actitudes de los demás respecto de nosotros. El grupo percibirá que hay algo que no esta al nivel que debiera. El efecto de esta percepción se hará sentir en la entrega del grupo al Señor para alabarlo.

El dirigente, y cualquier otro en la renovación debe examinarse con sosiego y tratar de dar con la causa, aun pidiendo humildemente la ayuda de sus hermanos más avanzados en los caminos del Señor o de un director espiritual experimentado.

Debe estar prevenido del paso de este acontecimiento por su vida. No tiene que sorprenderse de que alguna vez se encuentre envuelto en la tentación del “desaliento”. Es muy importante saber reaccionar y la estrategia que conviene seguir en tales situaciones.

Señalemos como especialmente peligroso cerrarse sobre si mismo. Puede estar seguro que su perseverancia en un recurso filial y humilde a Dios y la ayuda fraternal de los compañeros lo sacaran adelante.

La oración, por ser un medio siempre recomendable y necesario en los caminos del Señor, cobra una importancia excepcional en una tentación a la que no suele concedérsele la trascendencia que realmente tiene.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar Ene 08, 2008 7:14 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

7. SEXTA TENTACION "LA IMPROVISACION"

¿Quién no ha caído alguna vez en ella? El cansancio, la prisa, el pensamiento de que ya sabemos guiar una operación…, se han conjurado y hemos sucumbido. Hemos ido al grupo de oración casi como a cualquier otra reunión, la hemos dirigido sin la preparación seria que reclama su importancia: en ella va a tener una nueva oportunidad el Espíritu de Jesús para obrar en nosotros; nuestros hermanos acuden llenos de deseos para verse renovados, una vez más, por el Señor; de ir construyendo en su vida el “hombre nuevo” y madurándolo a imagen de Jesús; de aprender a mamar con el amor de Cristo, de aprender a servir según el modelo que nos dejó Jesucristo en su vida y conforme a las orientaciones de los apóstoles Juan y Pablo…

No es poco lo que se juega en cualquier grupo de oración. Es algo muy importante para todos los asistentes y para la comunidad en cuanto tal. Es demasiado seria la responsabilidad con que nos hemos comprometido. El mismo Espíritu que nos ha inspirado cooperar en su obra, quienes nos han aceptado confiados en nuestra responsabilidad está exigiendo que pongamos a disposición del Señor todas nuestras cualidades, cuantos dones se nos han otorgado para que el grupo de oración camine en el Señor, lo alabe, dé gracias, crezca en El cada semana. El personaje principal es sin duda el Espíritu de Jesús, pero inmediatamente después va el responsable o los responsables que dirigen la oración.

La tentación de la improvisación puede malograr el fruto o disminuirlo. Démosle la importancia que tiene. El espíritu del mal esta al acecho y no sugerirá mil pretextos para no prepararnos debidamente. Inocente o perezosamente se da, a veces, una lamentable convivencia en nosotros con esta intención del que se ha propuesto malograr la obra del Señor como sea. Tratamos de indicar algunos puntos que nos ayuden a superar esta tentación tanto más peligrosa cuanto nos suele ser tenida por tal.

Esta que pudiéramos llamar tentación “universal”, porque a todos, de maneras diversas, nos ataca, tiene sus peculiaridades respecto de los dirigente de Renovación Carismática Católica. Son aspectos en los que suele tercamente insistir.

A. La tentación de omitir o precipitar la preparación mediata para los grupos de oración.

Considera de un modo general, cualquier “Carismático”, puede verse incluido en ella. Pero la anotamos, referida especialmente a los líderes de los grupos de oración.

Todo trato con el Señor requiere una preparación de nuestra parte. A menos que El se adelante, y nos tome por su cuenta y se apodere de nuestras facultades invadiéndonos de su presencia, necesitamos prepararnos para la oración. Hay que hacer un corte psicológico y espiritual con la ocupación, precedente, crear un clima apto para el dialogo entre ambos. Todo nuestro ser va ocuparse con el Señor desde la mayor intimidad. El proceso de comunicación con El suele recorrer los paso que solemos dar en nuestra relaciones personales con los hombres, cuando estas son intimas, reservadas, profundas. El olvido de esta realidad hace que vayamos al a oración con un corazón menos abierto ala acción del Espíritu y que nos privemos que el Señor se retraiga de introducirnos en una intimidad de comunicación que El nos hubiera llevado. También aquí puede aplicarse, en su tanto, lo que decimos de los Sacramentos. Estos, por más que tengan en sí mismo la fuerza de Santificación, no actúan al margen de la preparación del que los recibe. Nada más ajeno a la virtualidad sacramental que una acción automática. Dios, respetuosamente, espera que sus criaturas e hijos se abran ala gracia de la comunicación divina. Por eso, aunque seamos sus hijos queridos llenos de confianza y amor a nuestro Padre Celestial, hemos de saber armonizar esta profunda realidad con el hecho de que somos también criaturas suyas a quienes lleva en lo más hondo de su corazón. El respeto filial, la reverencia amorosa, están pidiendo que nos acerquemos a tratar con El como Jesús, el modelo de oración cristiana, retirados de todos, es decir, apartados de todo pensamiento que entorpezca nuestra comunicación intima; serenados de todo sentimiento que nos acapare para sí; abiertos, como la tierra esponjosa a recibir la semilla de la gracia.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Sab Mar 29, 2008 10:42 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

El dirigente de un grupo de oración va a acercarse a tratar con el Señor en una comunicación que le busca sinceramente y quiere dejar actuar a fondo al Espíritu de Jesús. Más, él, va a convertirse, en parte, en el instrumento a través del cual se prepara, se continúa y se profundiza la acción del Espíritu Santo. Debe caer en la cuenta de la importancia que juega su preparación o su descuido. Es cosa comprobada en los grupos de oración: Existen bloqueos espirituales a la acción del Espíritu Santo: la frialdad, la indiferencia, el cerrarse en la alabanza, una situación de pecado de la que uno se resiste a salir, la renuncia en el perdón, etc.… pueden impedir o disminuir la obra de la gracia. El Espíritu se siente atado para actuar y la comunidad se priva de iluminaciones y mociones que hubiera derramado de no existir tales obstáculos. A veces la bondad del Señor, salta por encima de ellos y actúa fuertemente, a pesar de lo mismo. Pero en cada uno de los asistentes, sobre todo, en los que dirigen está disponerse para permitir obrar al Espíritu Santo según sus designios sobre el grupo.

“El cristianismo no es una religión como las demás, en que el hombre busca a Dios y satisface en su vida religiosa su necesidad natural de relacionarse con su Creador; el cristianismo es, ante todo, la religión de un Dios que busca al hombre, que ha tomado la iniciativa de amarlo, salvarlo y formar con El una unidad en la caridad; “ la liturgia, maestra de la oración, se encarga de significar este misterio de llamada y respuesta a través de su estructura misma: en la liturgia, habitualmente, la oración (cantos, silencios, oraciones comunes, etc.) sucede a la proclamación de la palabra: es una respuesta del hombre que acaba de escuchar en primer lugar la Palabra de Dios que le ha hablado. Esta estructura de la liturgia revela todo el profundo sentido de la oración cristiana” respuesta a Dios en Cristo, por el poder y amor del Espíritu Santo.

Esta profunda realidad de la oración cristiana como dialogo entre el Padre Celestial y sus hijos nos advierte tácitamente de la actitud que debemos acercarnos a ella y de la preparación que requiere una comunicación tan intima y personal. El dirigente ha de estar sosegadamente preocupado de disponer cuidadosamente: él también va a participar, uno más en la comunidad y , al mismo tiempo, va a ser tomado para representar, de algún modo, a la Iglesia en el pastoreo de los fieles que acuden a la oración.


Su preparación mediata puede recorrer diversos caminos pero hay aspectos que los maestros de la vida espiritual nos aconsejan y deben ser tenidos muy en cuenta: la preparación por la pureza de la vida; de otro modo, por la vivencia del Señor en nuestra vida ordinaria. El testimonio sencillo y constante que vamos dando, a través de nuestras ocupaciones, de que, efectivamente es el Señor a quien hemos elegido como centro de nuestras vidas y quien, de hecho, reina en ellas, predispone profundamente para escuchar la Palabra del Señor y hacernos aptos para responder a sus llamada. Crea en nosotros un clima de docilidad a la obra del Espíritu que va a descender como lluvia fecunda para gestar y hacer crece en nosotros a Jesús. ( Is. 55, 10-11). Juntamente con esta preparación no hemos de olvidar purificarnos de nuestros pecados e infidelidades. Nos acercamos al “Santo de los Santos”, al padre lleno de amor. San Juan nos asegura que nuestro corazón está manchado con muchos desordenes y faltas reales, sobre todo en el domino del amor. ( 1Jn. c.3) Justo es que nos preparemos a la obra del Espíritu, Espíritu de amor, con la detestación de cuanto hemos hecho y permanece oculto en nuestro corazón, contrario a su plan de salvación sobre nosotros y nuestros hermanos. En esta purificación de nuestras faltas ocupa un lugar de preferencia el perdón que debemos otorgar con generosidad a cuantos nos hubieran ofendido.
La oración personal debe ser otro elemento que integra nuestra preparación mediata. La media hora que, a ser posible dedicamos diariamente al Señor, es entrar en relación íntima con el Padre en Cristo por el poder del Espíritu Santo.

Esta intimidad habrá que vivirla, no pocas veces, en fe sin ese sentir perceptiblemente su presencia y amor. Esto que es importante, pero no esencial ni decisivo, lo advertimos cuando el Señor plazca darnos a gustar lo que es sentirse amado por El. Pero no constituye un elemento que hemos de estar añorando constantemente como algo que mide la bondad de nuestra oración. El Señor nos ira purificando para que aceptemos y vivamos su amor en pura fe, en un fidelidad que no tiene mas asidero que fiarnos de su Palabra.

Al lado, y fruto de una oración personal llevada en una constancia indeficiente, ha de estar lo que desde muy antiguo se ha llamado la vida de oración. Es la contemplación que se extiende a lo largo del día, de las acciones, de nuestras relaciones personales, de nuestros problemas, etc. no se trata de una presencia actual de nuestra mente a Dios, sino un acto consciente de alabanza que surge de nuestros lab9ios. Se trata de la atención del corazón lleno de amor hacia el Señor; de una actitud oculta; pero real de todo nuestro ser a un Dios que habita en lo más intimo de nosotros amándonos infinitamente y lo que se desea responder con la alabanza, la acción de gracias, el amor. Es un movimiento, una corriente de amor que, sin detenerse conscientemente sobre el objeto, se fija en El y para El. El absorbe toda su vida, sus intenciones, sus motivaciones más ocultas y en cualquier momento que se le interrogara sobre el ser que vive en el fondo de su Espíritu podría exclamar: mi Dios, mi Señor, mi Padre. Esta contemplación que experimenta a Dios en la historia: en la vida, en los quehaceres, en el hermano irrumpe, a veces, en alabanzas conscientes como un impulso que nace bajo la acción del Espíritu.

Esta hermosa realidad que tantos viven en la Renovación Carismática es también y, especialmente para el dirigente. A medida que su espiritualidad va madurando ha de hacerse sentir en esta intimidad sencilla y profunda con el Señor. Esta actitud y orientación de todo su ser hacia el Padre en Cristo su Hijo hará de su vida un “sacrificio agradable” y una alabanza continua a su amor. Esta vida de oración le irá transformando paulatinamente en las actitudes de Jesús, porque se halla bajo la acción del Espíritu. Será, igualmente, una manera muy eficaz de preparar su interior crear un clima apto a la obra del Señor en el grupo de oración que dirigirá.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Sab Mar 29, 2008 10:44 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

B. La tentación de omitir o descuidar la preparación inmediata de la oración comunitaria en el grupo.

Queremos situarnos ya en el día en que se ha de tener el grupo de oración. Personalmente opino que, sin ser este lo definitivo, si es un medio maravilloso para el objetivo total de la Renovación: “una corriente de renovación espiritual”; “una corriente de gracia por la que el Espíritu nos lleva a vivir de manera experimental la realidad del Cuerpo de Cristo”. “Una docilidad creciente al Espíritu. Un encuentro más profundo con los hermanos ya que se nos aviva la realidad de formar un solo Cuerpo en Cristo”; “una acción del Espíritu Santo (en la Iglesia) que la aviva, fortalece y construye” (Paulo VI) “Llevar hasta sus ultimas consecuencias la exigencias del Bautismo” bajo el poder del Espíritu, asemejándose más a Jesús, incorporándose plenamente a sus obra salvadora, construyendo la Iglesia y el mundo.

Esta piedra fundamental de la Renovación Carismática debe jugar toda su importancia. Y que esto suceda, depende, en gran parte, de la actuación de los dirigentes.

Esta preparación inmediata exigirá de El que [i] intensifique su oración: [i] El dirigente del grupo no sólo ha de pedir por él para que el Espíritu actúe con poder a través de su instrumento; para que El sea totalmente dócil a su acción; para que lo ilumine y acierte a dirigir con prudencia, fervor, intensidad la oración; para saber portier los pasos difíciles que se presenten; para captar el ritmo que el Espíritu quiere imprimirle en la oración y mantenerlo en él; para ayudar al grupo a que crezca en la alabanza y sepa usar debidamente los carismas… Todo un mundo de actividades sosegadas en el Señor, bajo el impulso del Espíritu y para esto necesitamos orar. No se trata solamente de crear en sí mismo un ambiente que predisponga al trato íntimo con el Señor en la comunidad. Se presupone y debe cuidarse con esmero, aunque sea vivido en sola fe. Nos hallamos ahora frente a una acción del Espíritu poderosa, eficaz, ante la que somos totalmente impotentes; con la ayuda del mismo Espíritu, Jesucristo nos anima a orar al Padre Celestial porque en su Providencia entra a darnos el Espíritu que necesitamos. (Lc. 11, 11-13)

Los dirigentes necesitan orar también por todos lo que les han sido encomendados. Hay quienes se acercarán al grupo de oración por mera curiosidad; con indiferencia; con la motivación predominante de presenciar algo “llamativo”; con determinación de no abrirse a la oración de alabanza… los hay también y estos serán los que llegarán con verdadera ilusión de crecer en el Señor; con un profundo deseo de glorificar al Padre y a Jesús, en el Espíritu; con un anhelo de ponerse en comunicación profunda con el Señor a ejemplo de María; con una voluntad de oro para ser usados por el Espíritu en sus diversos carismas para “edificación” de la comunidad… Los dirigentes han de orar para que el Espíritu Santo mueva y transforme el corazón de los primeros y no se convierta en obstáculo a su acción. Necesitan hacer fuerza humildemente confiados en el poder del Espíritu, para que actúe sobre ellos con poder, purifique sus motivaciones, los abra a su Palabra, suscite en ellos el deseo de convertirse y salgan de la oración habiendo experimentado al menos, la fuerza transformante de una oración comunitaria hecha en unión con Cristo y en el poder del Espíritu. Los dirigentes han de orar, de un modo especial, por quienes buscan adorar al Señor desde el fondo del ser y quieren ser dóciles a la acción del Espíritu. Estos son los que forman el grupo casi total de oración. Su transformación en Cristo se va realizando en una alabanza que sale sencilla y sincera de sus corazones o a la que se adhieren con todo su ser cuando son otros hermanos los que alaban al Señor. Esta obra del Espíritu que se realiza semana tras semana en el grupo de oración los va “Cristificando” insensiblemente pero eficazmente. Algo fundamental va cambiando en sus vidas. De hecho, son ellos mismos los primeros en advertirlo. Pero es también muy frecuente que cuantos forman el círculo de su vida se vena sorprendidos por sus nuevos modos, por sus valoraciones hasta entonces desconocidas, por su comportamiento que cada vez se acerca más al modelo del Evangelio.

Por todo ellos los dirigentes deben ser conscientes de la seria responsabilidad que les incumbe, si quieren ser fieles a la misión que han aceptado, no para dominio o exhibición propia, sino para servicio de Jesús en sus hermanos. Sería muy recomendable que se pudieran disponer de un tiempo de oración, ya personalmente, ya en compañía de los dirigentes del grupo. Esto sería sumamente beneficioso para ellos y para el grupo y los uniría, desde entonces, en el Señor para realizar su obra común en armonía y en unión intima con el Señor.

Entre los dirigentes de un grupo, cada uno tiene su campo de responsabilidad. No debe permitirse ir a improvisar en la parte que le corresponde, por más veces que haya actuado en ella. Será la dirección de la oración, la introducción de los cantos, la instrucción… Todo debe ser cuidadosamente preparado. Es muy recomendable lo que no pocos servidores de grupo suelen hacer: reunirse de antemano y allí, en ambiente de oración, preparar el desarrollo del grupo de oración en sus diversos elementos. Tiene gran importancia: un canto u otro introducido en diversos momentos de oración puede elevarla o entibiarla. Una lectura, metida en un ritmo diversos del que, quizá va marcando el Espíritu, rompe la unidad psicológica y espiritual. Las demasiadas lecturas hacen pesada la oración; la parquedad, puede impedir a la comunidad orante tener un punto de apoyo para orar. La oración es una respuesta a la Palabra de Dios y si esta falta en exceso, la oración se dispersa y se hace rutinaria. Pero esta preparación debe permitir una razonable flexibilidad en la oración. Los dirigentes deben estar muy sensibilizados ala acción del Señor para ser capaces de variar según parezca pedirlo la conducción del Espíritu, no según el propio gusto o deseo.

Esta cuidadosa preparación, ajena a toda improvisación, no indica, en modo alguno, estar persuadidos que es la obra humana la que lleva adelante la oración en el grupo; ni menos que la acción del Espíritu se atiene inexorablemente, a esta actividad de los dirigentes. Se trata, sencillamente, de cooperar con cuanto El nos ha dado, a su obra; facilitar su acción el grupo. Es como decirle humildemente: “Lo que debíamos haber hecho, lo hicimos”; “actúa ahora Tú”, “sin ti nada podemos” (Jn. 15,5). Es tener una confianza inquebrantable en su cooperación libre del hombre a quien el Señor quiere asociar a su obra. La improvisación en el grupo de oración lleva inevitablemente a atenuar la actuación del Espíritu. Es un modo indirecto de indicarle que no nos interesa mucho su acción. Por otra parte, la misma improvisación conduce al rutinarismo de la oración, en la que se repite, un día y otro, lo mismo sin tener para nada en cuenta el avance del grupo, la acción el Espíritu, las necesidades de la comunidad, el aprovechamiento de la experiencia de grupos mas adelantados. NI cabe decir, por se un error, que “el Espíritu lo hace todo”.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar Abr 01, 2008 8:58 pm    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

C. La tentación de la improvisación en dirigir eficazmente la oración comunitaria

Este aspecto está muy relacionado con el anterior. Es la realización de cuanto se ha preparado. Con todo, por hallarse al grupo inmerso en una comunidad ya orante, bajo el influjo del Espirar, tiene particularidades que difícilmente puede preverse, y, por tanto, prepararse con anterioridad. Por otra parte el hecho de encontrarse el dirigente actuando en un grupo compuesto de personas, con distintas necesidad, diferente madurez humana y espiritual, diversa apertura el Espíritu hace que su misión se torne más difícil. Por eso esto nos llevaría como de la mano, a señalar cualidades y disposiciones sin las cuales ninguno debería aceptar la responsabilidad de dirigir un grupo de oración, ni, en los responsables invitar para ello, sin que les conste con seria garantía la actitud de los sujetos. No se trata de buscar los dirigentes ideales. Cada uno ha de tener el anhelo de perfeccionarse en su misión, pero siempre se encontrara con deficiencias que deben ser un estímulo para entregarse más al Señor e impulsarlo a superarlas. Desde luego huele a osadía lanzarse, por sí y ante sí a dirigir un grupo formal de oración sin tener una preparación conveniente. Esta supone el conocimiento teórico de la Renovación, estar al corriente del modo llevar una comunidad orante, de las incidencias que pueden ocurrir a lo largo del paso por los diversos elementos que la configuran, y sobre todo, el conocimiento vivencial de un grupo de oración. Todo esto suele aprenderse al lado de dirigentes experimentados y en una forma metódica impartida durante semanas y aun meses. Nos resulta difícil creer que el Espíritu Santo actué fuertemente, y supla este bagaje de cooperación y este, sin más, a disposición del que atrevidamente se lanza a dirigir una comunidad de oración. Otra cosa distinta es reunirse varias personas, informalmente, para orar. Entonces todos se simplifican. Pero aún en este caso sería muy conveniente que un dirigente entrenado se hallara presente y se responsabilizara de la marcha general de la oración.

Los dirigentes de los grupos que actúan ya en la oración deben tener en cuenta no pocos aspectos en los que han de esta dispuestos a actuar al margen de toda improvisación. Por eso lo primero en él les será pedir insistentemente a la asistencia del Espíritu Santo. El lo ha prometido y no se hará de rogar, si nosotros clamamos pro su asistencia. Reducimos esta actuación a los puntos más salientes:

Nunca se ponderará suficientemente la importancia de la apertura de la oración con la invocación al Espíritu Santo. Aunque hayan prendido cantos o le sigan pidiendo la presencia y su actuación no debe faltar una oración sencilla, ferviente de impetración. Puede hacerse con la hermosa oración tan conocida y practicada hasta no hace mucho por cualquier cristiano consciente del poder y necedad de la acción del Espirar en el dominio sobrenatural: “Ven, Espíritu Santo”… Puede hacerse con palabras sencillas, salidas de un corazón que verdaderamente cree en esta realidad. Lo que Forrest dice, referido a la plegaria antes mencionada, se puede aplicar a toda invocación al Espíritu Santo con que ya es clasismo comenzar la oración comunitaria en la Renovación Carismática: “Sencillo como suena, un rol vital que podemos jugar dentro de la Renovación es revitalizar nuevamente la antigua plegaria de la Iglesia, Ven, Espíritu Santo. Esta oración expresa todo lo que creemos y esperamos y todo aquello por lo cual trabajamos a través de la Renovación”.

En pocos grupos de oración, sobre todo en Europa, se da oportunidad para que los miembros del grupo de oración lo invoquen, a su vez, breve, sencilla y fervientemente.

Otro aspecto en el que el dirigente debe estar sinceramente activo, bajo el influjo del Espíritu, es el elemento más importante que configura la comunidad orante en la Renovación: La oración de Alabanza

No ponderemos aquí su importancia. Lo hemos hecho en otro opúsculo. Esta, es la que da el tono fuerte ala comunidad que ora; es allí donde, de un modo especial, actúa la fuerza y el amor del Espíritu Santo; la que envuelve; como dirigentes han de poner especial atención a que se desarrolle en un ambiente de serenidad interior y exterior, en una intimidad profunda, en un fervor que no decae, sino que va progresivamente creciendo. Sin dar entrada, por ningún motivo al “emocionalismo”, se acepta cuando la oración de alabanza sube de intensidad, avivado por la acción del Espíritu. Todo cuanto tienda a desviarla, atenuarla, hacerla oscilante, formulistica… debe ser eliminado, discretamente, hasta donde se pueda. El tacto del dirigente, elevado por la asistencia del Señor, no hará difícil esta misión importante.

El dirigente no puede dejarse llevar ni del temo, ni de la improvisación para hacer que guarde el orden que Dios quiere (1 Cor. 14. 33. 40). Orden no es sinónimo de rigidez, de monotonía de ausencia de creatividad. San Pablo nos lo aclara suficientemente en el capitulo 14 de la primera carta a los Corintios. El orden es indispensable para que el Espíritu de Dios se manifieste, para que la oración proceda en un ambiente de paz interior y exterior, para profundizar en la oración, para una sana creatividad. El dirigente irá aprendiendo a intervenir, a callar, a posponer su actuación para fuera de la oración, a cortar intervenciones, desafortunada y turbadoras con un canto oportuno, o de otros modos diversos. Sabrá ir abriendo cauces, sin acaparar la oración, reduciendo su palabra a lo indispensable, para que la comunidad se sienta invitada a entregarse al Señor, a manifestar en alabanza ante los demás lo que bulle en su corazón.

El dirigente se irá sensibilizando progresivamente respecto de la orientación que el Espíritu Santo va imprimiendo a la oración. Esto se capta, sobre too, a través de las motivaciones de la alabanza y de la calidad de la misma. No siempre ocurre pero tampoco es infrecuente. A veces, no se da porque la comunidad no tiene palabra de Dios en que apoyarse. Mientras perdure este ritmo orientado por el Espíritu mismo deberían hacerse rupturas, sino seguirlo e intensificarlo. Por eso las lecturas, los cantos, introducidos deberían estar en la misma línea del conjunto. No hay que temer que la oración sea una repetición de frases sobre un tópico común. El Espíritu Santo ira suscitando oraciones de alabanza parciales que desembocarán en el cauce que El ha abierto; cada un distinta, pero cada una acorde a la orientación del Espíritu. Cuando la oración se hace dispersa el dirigente debe saber conservar su serenidad y actuar parcamente usando el buen sentido común que se presupone tener y poniéndose fervientemente bajo la acción del Espíritu Santo.

Un aspecto en que la tentación de la improvisación acecha especialmente al dirigente de un grupo de oración es la instrucción. No vamos a insistir en su importancia. Apenas hay documento de la Jerarquía en el que no se haga alusión a ella y se recomienda encarecidamente. Por la instrucción los asistentes a los grupos de oración van siendo evangelizados más eficazmente que en cualquier otra circunstancia, si exceptuamos la celebración eucarística. Las disposiciones en que se encuentran hacen que oigan y absorban con fruición la Palabra de Dios. Por la instrucción se dispone espiritualmente a participar en el grupo de oración. Por ella también, abren sus corazones a la acciones del Espíritu que aprovecha toda oportunidad para actuar calladamente en lo más intimo del ser.

La tentación de la improvisación nos ataca y sorprende a la mayor parte. Encontramos, fácilmente pretextos para no prepararla mediata o inmediatamente: muchas veces no cuesta emplear un tiempo del que apenas disponemos; nos agarramos a que “el Espíritu Santo pondrá en mis labios lo que El quiere que diga”; a veces, son temas ya oídos repetidamente o sobre los que hemos hablado y nos parece suficiente para entregar el mensaje del Señor a la comunidad. Si hay grupos de oración que avanzan demasiado lentamente, no sería difícil hallar causa en una instrucción dada, una y otra vez, como podríamos entregar una clase de gramática o de historia mal preparada. La Palabra de Dios y sus cosas son algo muy serio. Leamos la Constitución del Vaticano II sobre la Revelación. Después del Cuerpo real de Cristo en la Eucarística, no hay cosa que se deba tratar con más respeto, veneración y amor. Una manifestación de esto es el modo como damos la instrucción a una comunidad ansiosa de conocer al Señor, de llenarse de su sabiduría y de hacerla norma de su vida cristiana. Si el dirigente realmente, no se siente preparado, no debe correr el riesgo de encargarse de una misión tan fundamental en la Renovación. Los responsables de señalar, invitar, selecciona los temas deben tener muy presente cuanto hemos dicho. No basta la facilidad de palabra, ni siquiera el testimonio cristiano de la propia vida. Ha de haber una garantía real, desde la seguridad y pureza en la doctrina de la Iglesia Católica, hasta en el modo vivencial de comportarse con la Palabra de Dios y entregarla a la comunidad.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar Abr 29, 2008 12:38 am    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

D. La tentación del “Rutinarismo”

Hacemos nuestras las palabras del Padre Tomás Forrest sobre el tema: “Probablemente sea bueno en este caso compartir la culpa: ellos por venir a menudo con una especie de egoísmo espiritual, buscando sanación y bendiciones sólo para ellos mismos más bien que sabiduría para ser dadores como Cristo; nosotros por conducirlos en círculos, o en reuniones que semana tras semana repiten lo mismo en vez de mostrarles a un Dios que siempre se renueva. Aún lo extraordinario repetido semana tras semana se convierte en ordinario y los más débiles pronto se aburren y abandonan. Más que una repetición, nuestro trabajo es señalar nuevas luces y guiar a un nuevo crecimiento en un Dios que siempre tendrá más para nosotros aún después de siglos en el paraíso”.

Es este punto sí es, realmente, preciso que me dé a entender con toda claridad. No se trata de que en un grupo de oración se proceda con una libertad sin límite. El orden es necesario en toda la vida espiritual. Lo es igualmente en el inicio, en el desarrollo y fin del grupo de oración. Sin orden no hay posibilidad de que la oración se haga en el nombre y bajo la guía del Espíritu Santo.

San Pablo no habla claramente de esto en 1 Corintios 11,4. Restablecer el orden fue uno de los motivos que lo impulsaron a escribirlo. No se trata tampoco de que los dirigentes tomen la oración carismática como trampolín para hacer gala de invenciones, como signo del poder de su imaginación. La oración comunitaria en la Renovación Carismática tiene una estructura flexible que orienta y marca los sentimientos que de ordinario deben entrar. Cualquier dirigente, medianamente instruido en la Renovación, sabe cuales son. Pues bien, se trata de saber conjugar estos elementos con una sana creatividad, cuyo fin no es solo ni principalmente darle una discreta variedad; se busca, antes que nada ofrecer a la comunidad orante nuevas oportunidades de crecimiento; presentarles “a un Dios que siempre renueva” en su actuar para con el hombre y en su anhelo de acercarlo más a sí, para conformarlo en creciente novedad a la imagen de su Hijo, Cristo Jesús. NO es fácil darse a entender. Pero no es tanto lo externo de la oración, aunque también tenga su parte, cuanto la dinámica interna que vivifica en parte con sana variedad a los elementos externos.

Cada semana que nos reunimos en una comunidad Carismática orante deberíamos salir de ella renovados a partir del punto en que estábamos la semana anterior. Se trata de construir sobre lo ya edificado; no de derribar para estar en un sempiterno comienzo.

Este aspecto de la misión de los dirigentes se hace más arduo; el que más exige el empleo de todos los medios humanos y divinos y un acercamiento humilde al Señor para que les envíe su Espíritu que vivifica y renueva. Es necesario aceptar esta realidad también en la Renovación Carismática nos acecha el rutinarismo y más que a nadie a los dirigentes: es muy fácil poner día tras día los pies en las mimas huellas, sin molestarse por caminar en la novedad, guiados no por el capricho o la ilusión sino por el Espíritu del Señor. Y aquí viene la importancia capital de una preparación seria y más que nada de la entrega de los dirigentes de Jesús, como dentro de sus vidas en una constante realidad.

La preparación les ira descubriendo modos discretos de evitar el rutinarismo y de proporcionar a la oración una sana y equilibrada novedad para un nuevo conocimiento, amor y alabanza. El amor por su parte es esencialmente creativo porque la acción del Espíritu estará a punto para sugerir maneras, actitudes, motivaciones, calidad de oración que no dependen de una viva imaginación.

Cuando hemos dicho, tácitamente nos esta confirmado en la necesidad de contar con servidores psicológicamente equilibrados, de un juicio sano que acierta a poner las cosas en su sitio, a captar la oportunidad, a desechar ocurrencias y exhibicionismos; dirigentes de plena garantía humana y más aún sensibles a la acción del Espíritu en sus vidas y la comunidad que se le ha entregado para pastorearla en su nombre. Dejamos otros aspectos para no extendernos excesivamente.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar Abr 29, 2008 12:40 am    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

E. Tentación de la improvisación por omitir la evaluación del grupo de oración

Todos sabemos que una de las deficiencias de la RCC es la falta de dirigentes y servidores preparados para su ministerio y el crecimiento de los grupos dependen en gran parte, de esta preparación.

Pero aún el mejor equipo de dirigentes fallara sino se reúnen periódicamente. Los dirigentes han de reunirse ellos solo por lo menos cada quince días.

Esta reunión debe ser ante todo una reunión de oración. Alabar al Señor como único Pastor del grupo, presentar todas las necesidades, invocar al Espíritu Santo pidiendo don de discernimiento y el don de amor. Reconocer la propia pobreza y la actitud de servicio al Señor y al grupo”… “Entre los dirigentes debe reinar el ambiente de humildad, de amor, reconocimiento de los valores de cada uno, libertad de expresión y de iniciativa, etc.

Debe reinar la libertad de los hijos de Dios, la libertad del Espíritu, por ellos se prefiere que exista un compartir personal entre los hermanos que forman el equipo de dirigentes. Tan importante como orar y reflexionar sobre lo que hay que hacer, es que existan unas relaciones fraternales que haya una gran transparencia, entre los dirigentes. La base de la transparencia es la actitud de escuchar al hermano, la actitud de respeto profundo ante su persona y el amor que desea solo lo mejor. Si no hay buenas relaciones entre los dirigentes el grupo no puede marchar bien”… “De la marcha del grupo hay que revisar.

a. La reunión de oración.
b. El ejercicio de los carismas y ministerios
c. Las necesidades personales de los miembros del grupo”.

“Al revisar la reunión se debe examinar el grado de participación de los hermanos y su actividad de alabanza, tan vital en la vida personal y del grupo. Del mismo modo hay que discernir si hay fidelidad a los elementos esenciales del Grupo de Oración de Renovación Carismática: fe en la presencia de Jesús, innovación al Espíritu Santo, alabanza, acción de gracias, enseñanzas, testimonios e intercesión por la Iglesia y por el mundo. Otro punto de discernimiento es la manifestación de la presencia del Espíritu en los carismas, dones y frutos.

Refiriéndose a los carismas, es evidente que ningún grupo esta tan abierto a la acción del Espíritu como para que se den en él la plenitud de los carismas. Sin embargo, en todo grupo, normalmente deben darse los carismas como manifestaciones de vitalidad, de las fuerzas del poder del Espíritu Santo. Así la profecía, las lenguas, la interpretación, la curación, et. En caso de no darse los carismas los servidores discernirán en la verdad y en el amor las causas de tal carencia, sobre todo, si es duradera”.

“Puede ser un grave obstáculo para un grupo carismático el que algún hermano o algún grupito consciente o inconscientemente, quizá con la mejor buena voluntad, sin pretensión alguna, actúen como si los demás hermanos no tuviera carismas o los ejercieran mal, impidiendo así que los ejerzan para el provecho común. De esta forma el grupo acabara sin manifestar sus dones y un hermano parecerá monopolizarlos todos”.

“De ahí el deber de valorar mucho a los hermanos, y más a los más pequeños. Los dirigentes deben amar a todos hasta que cada uno se sienta amado por ellos. Ese amor les permitirá descubrir las cualidades, los carismas y talentos con que el Señor le ha regalado y le ha confiado la responsabilidad y el cargo para el que él es idóneo”. “Solo así los hermanos se integrarán en la comunidad y habrá una liberación autentica, duradera y estable, y una verdadera manifestación de los carismas, es decir, de la acción del Espíritu”.

“Hay dos ministerios que no pueden improvisarse: la enseñanza y la animación de la Reunión de Oración.”

“Quien vaya animar la reunión de Oración debe saberlo con la suficiente antelación”

“Del mismo modo el hermano encargado del Ministerio de enseñanza, debe prepararse no solo con el estudio, sino, sobre todo, con la escucha y la contemplación de la Palabra de Dios. Es importante estar atentos a que la enseñanza no sea improvisada. Debe ser verdaderamente Carismática tanto en el lenguaje como en el enfoque. Es necesaria para el crecimiento de los hermanos y del grupo en su totalidad. Debe ayudar a una experiencia más profunda del Señor Jesús y de la acción de su Espíritu”.
_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Pablo Jose
+ Moderador
+ Moderador


Registrado: 13 May 2007
Mensajes: 4078
Ubicación: Ciudad de Guatemala

MensajePublicado: Mar Abr 29, 2008 12:42 am    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

CONCLUSIONES

Nada más lejos de nosotros que dejar la impresión pesimista. Intentábamos, precisamente, lo contrario, señalar, si, los peligros y aun las caídas; pero, sobre todo, tocar ascéticamente los puntos que pueden comprometer o disminuir la eficacia admirablemente en la transformadora de la Renovación; para evitar en lo posible esos efectos.

Para quienes cuentan seriamente en sus vidas con el poder del Espíritu de Jesús los peligros indicados les servirán para acogerse con mayor confianza este poder amoroso y liberador. Un clima de sano optimismo y de aliento profundo se derramará sobre ellos al constatar las exigencias puramente evangélicas que bullen en la entraña de la Renovación; la fuerza salvífica operante que tiene a su disposición, para realizar la transformación de su vida y cooperar en la renovación profunda de la Iglesia de Cristo. Nada más alentador que verse protagonista, con el Señor de una empresa tan vasta y fundamental.

Creemos será de motivo poderosos y de calido estimulo para lanzarnos a superar dificultades y sobrellevar tentaciones y vernos envueltos en esta llamada del Señor, entrarnos profundamente en la Renovación, Nuevo Pentecostés de la Iglesia. Bien merece la pena arriesgarse en el dolor teniendo la vista puesta en la aventura maravillosa a que somos invitados pro el Espíritu

Bueno hermanos con esto queda terminado el Curso de las Tentaciones de los Lideres, aprovechalo y llevalo a tu comunidad....

_________________

Arrow ¡Visita mi Blog!
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Lorca
Asiduo


Registrado: 10 Oct 2005
Mensajes: 128
Ubicación: Costa Rica

MensajePublicado: Mie Feb 18, 2009 7:23 am    Asunto:
Tema: Las Tentaciones de los Lideres
Responder citando

Dios te bendiga Pablo!!
_________________

Si 2:1
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Yahoo Messenger MSN Messenger
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Miembros de la Renovación Carismática católica Todas las horas son GMT
Ir a página 1, 2  Siguiente
Página 1 de 2

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group
© 2007 Catholic.net Inc. - Todos los derechos reservados